El porqué de la ausencia de Strider en Wii U

Andrew Szymanski, el productor de Strider, intenta explicar el porqué de la ausencia de la resurrección de la mítica franquicia en Wii U.

Sería difícil encontrar a alguien que no se alegrara (al menos de primeras) tras conocer la noticia de que Strider volvería a cobrar el protagonismo que se merece tanto en la presente como en la próximo generación tras catorce años desde que pudimos echarle el guante al último título protagonizado por el incombustible ninja Strider Hiryu.

Si quisiéramos buscar a alguien que no estuviera conforme con el bombazo de Capcom, posiblemente deberíamos buscar entre los usuarios de Wii U, ya que Strider verá la luz en un buen puñado de consolas (PlayStation 3, PlayStation 4, Xbox 360, Xbox One y PC) entre la que no está incluida la última sobremesa de Nintendo, en lo que parece ya una costumbre por parte de muchas desarrolladoras durante los últimos meses.

Lo que también es una costumbre es intentar justificar el porqué de la ausencia del juego en cuestión en Wii U. Andrew Szymanski, el productor de Strider, ha afrontado dicha cuestión y al más puro estilo de un buen político español, no ha dejado muy claro los motivos de Capcom, que no pasa por sus mejores momentos, para llevar a cabo tal decisión.

Según comenta Szymanski, desde Capcom se intenta unir el juego correcto con la plataforma correcta. A veces depende de decisiones estratégicas, en otras ocasiones entran en juego decisiones tecnológicas y en otras la experiencia de los desarrolladores de turno en cada plataforma. En el caso de Strider, su desarrollo comenzó en PS3, 360 y PC, y al conocer más sobre las nuevas consolas que están en camino vieron que era capaces de ir un paso más allá, y dieron el paso hacia la next gen.

Pero no perdáis la esperanza, usuarios de Wii U, ya que parece ser que Double Helix, el estudio encargado de su desarrollo, no descarta sacar una versión de Strider en la consola de Nintendo si existe la suficiente demanda. Veremos si queda en una promesa vacía o no.