PS4 y Xbox One decepcionan con sus ventas en China

PS4 y Xbox One están decepcionando con sus ventas en China a los analistas de mercado que ven cómo las consolas de Sony y Microsoft no terminan de encajar en el país.

Cuando China abrió sus fronteras a la venta de consolas el pasado año, lo lógico era pensar que los habitantes del país estarían deseando poder hacerse con las consolas de última generación, pero los resultados de las ventas conseguidas por Sony y Microsoft con PS4 y Xbox One publicados por el portal GameIndustry indican todo lo contrario. Y es que, según estos resultados, las ventas de las dos consolas en conjunto sólo han alcanzado las 550.000 unidades en China. Un resultado que los analistas de mercado han tachado de “decepcionante”, y eso que Xbox One triunfó en su lanzamiento.

Y es que, si comparamos las ventas totales de las dos consolas en china con sólo las de PS4 en España, nos damos cuenta de que aquí ya se han vendido más de 700.000 unidades de la máquina de Sony. Eso sí, hay que tener en cuenta que PS4 lleva menos tiempo en el mercado chino que en el español y que el gobierno de China impone unas leyes de censura muy exigentes a los videojuegos, por lo que es lógico que las ventas de ambas consolas no sean elevadas.

Además, el estudio realizado por la analista Losa Cosmas Hanson para el citado medio señala que los usuarios chinos están una amplia cultura de juego online en PC, por lo que el salto a consolas es difícil de ver. Eso sí, del mismo modo también se ve una luz al final del tunel que da esperanzas a que las ventas de PS4 y de Xbox One asciendan en China. “Los chinos llevan entre 26 y 35 años creciendo con Super Nintendo”, señala el estudio. “Están acostumbrados a jugar con un mando frente al televisor. Además, estos jugadores adoptarán las Smart TV y las consolas, y comenzarán la transformación del salón en una habitación de ocio”.

Ahora tendremos que ver si las predicciones de los analistas se cumplen y las ventas de ambas consolas en China logran aumentar notablemente o si se quedan estancadas como hasta ahora. Seguiremos muy pendientes de lo que ocurra en el mercado chino para ver si las consolas terminan de asentarse en un país que no está acostumbrado a recibir este tipo de productos.