PS4, Xbox One y Wii U - La peor generación de consolas

PS4, Xbox One y Wii U nos están dando grandes alegrías desde su aparición pero ciertos modelos de negocio y algunas decepciones pueden convertirlas en la peor generación de consolas de la historia. 

AVISO: Como blog, este artículo no pretende sentar cátedra ni convertirse en dogma. Es mi modesta visión del mundo de los videojuegos. Una simple opinión personal.

La octava generación de consolas, PS4, Wii U y Xbox One, nos ha dado casi cuatro años repletos de alegrías. Desde su llegada, hemos podido disfrutar de joyas como The Witcher III: Wild Hunt, Splatoon, Super Smash Bros., Fallout 4, Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, DOOM, Uncharted 4 y un largo etcétera.  

Pero no todo han sido alegrías, también ha habido decepciones y eso es precisamente lo que vamos a repasar en este reportaje. Además, la aparición de las nuevas consolas ha hecho florecer un buen número modelos de negocio y “epic fails” en general que tienen a muchos usuarios en pie de guerra. Es más, los inconvenientes y grandes decepciones de esta generación son tantos que, para un servidor, puede convertirse, si siguen por este camino, en la peor generación de consolas de la historia. 

Pagar por jugar online


Durante la pasada generación de consolas, tanto PS3 como Wii nos permitían disfrutar del juego online sin poner un céntimo pero Sony se unió a la fiesta de Microsoft por primera vez con PS4. Es cierto que tanto PS Plus como Xbox Live Gold nos regalan, además de permitirnos jugar online, una media de 3 títulos por mes, lo que no está nada mal pero, hoy por hoy, la única alternativa de esta generación de consolas para jugar online gratis es la Wii U de Nintendo.

PS4 sigue sin ser retrocompatible


Aunque hemos avanzado algo en el tortuoso camino de la retrocompatibilidad con Xbox One (que por cierto podría aumentar el ritmo de juegos retrocompatibles porque a este paso va a llegar la Xbox Two o Xbox Scorpio) todavía tenemos descolgada a PS4, que no nos permite jugar a juegos de PS3, salvo pasando por caja en la PS Store, como sucede también con PS One y PS2. Como sabéis, Wii U sí que tiene retrocompatibilidad total con los juegos de Wii



Downgrades gráficos


Esta es otra práctica que es muy vieja en la industria. Siempre ha habido casos de bajones gráficos entre las presentaciones del E3 o similares y los juegos finales, como Killzone 2, Dark Souls II, Aliens: Colonial Marines y sus antropomorfos chiquitescos o Final Fantasy XIII, por ejemplo. Pero no nos engañemos, cada vez es más habitual encontrarnos con downgrades en las nuevas plataformas. La lista es larga: Watch Dogs, The Division, The Witcher 3, Rainbow Six Siege, Forza Motorsport 5, Far Cry 4, Xenoblade Chronicles X… Quiero recordar que eso no significa que estos juegos, o los anteriores, fuesen malos. En absoluto y hasta casi lo contrario en muchos casos; es simplemente que muchos usuarios nos quedamos a cuadros cuando vemos semejantes bajones gráficos. 

The Witcher 3

Micropagos


Montones de skins para Evolve, Assassin’s Creed Unity, los bailecitos de Destiny y su micro-gigantesco-pago para llegar a nivel 25 de un plumazo, Halo 5 y sus packs con cromos, Metal Gear V que nos permite pagar para evitar que la gente se lleve buena parte del botín de nuestra Base, etc… La lista es mucho más larga, y lo que aún está por venir, pero me da la sensación de que estamos volviendo a los tiempos de las máquinas recreativas, salvo que ahora tenemos que pagar 70 euros de inicio y después ya un poquito más cada día. 

Remasterizaciones 

Lo primero aquí sería diferenciar entre remasters de juegos con un mínimo de antigüedad que justifiquen su existencia de los que actualizan juegos de la pasada generación. En el primer grupo tenemos títulos como Grim Fandango Remastered, The Legend of Zelda: Wind Waker HD, Day of the Tentacle HD, Final Fantasy X/X-2 HD Remaster, Resident Evil: HD Remaster (que sería el remaster del remaster), Final Fatasy Type-0 HD, Oddworld: New ’n’ Tasty, etc…

En el grupo de los que repiten después de salir al mercado hace no tanto tenemos: GTA V, Halo: The Master Chief Collection, The Last of Us Remastered, Borderlands: Una Colección Muy Guapa, Dishonored: Definitive Edition, DmC: Definitive Edition, Tomb Raider: Definitive Edition, God of War III Remastered, Journey, Dark Souls II: Scholar of the First Sin, Saints Row IV: Re-Elected, Dead Island Definitive Collection, Valkyria Chronicles Remastered, Resident Evil 5,... ¿sigo?

Pues vale: Call of Duty Modern Warfare Remastered (que ha suscitado más amor en Internet que la nueva entrega), Kingdom Hearts HD 2.8 Final Chapter Prologue, Resident Evil 6, Shadow Complex Remastered, The Legend of Zelda Twilight Princess HD, Heavy Rain, Gravity Rush Remastered, Beyond: Dos Almas, Deadpool, Darksiders II: Deathinitive Edition, Tearaway Unfolded, Gears of War: ultimate Edition, PayDay 2: Crimewave Edition, Bayonetta, Sleeping Dogs: Definitive Edition, Metro Redux y un largo etcétera, que ya me aburro.

No se trata de valorar o no la calidad de cada remaster, de saber si merece la pena volver a jugarlos o si hay algunos que casi son remakes sino de constatar con pruebas que, a día de hoy (ya veremos qué más se anuncia en el E3 2016), tenemos más remasterizaciones de juegos que nunca y, claro, eso quita tiempo a las desarrolladoras para crear nuevas aventuras. 

Juegos sin multijugador local


Si hablamos de jugar online con completos conocidos o desconocidos no hay problema. Pero el juego de sofá, el de varios mandos, griteríos y fiestas consoleras está en peligro de extinción. Podría poner muchos ejemplos de juegos que no permiten el juego multijugador local (ya sea a pantalla partida o sin ella) pero es que la lista sería tan larga que acabaría con los recursos de la web. Wii U se salva una vez más de la quema, ofreciendo muchos más juegos con multijugador local que sus dos competidoras. Y puestos a hablar de quemazones, la mía con Halo 5, una saga que siempre había ofrecido todo tipo de contenidos para jugar con amigos en casa y que también se ha pasado al Lado Oscuro del sólo online. Nunca te lo perdonaré, Carmena, digo Cortana. 

Juegos con poco contenido


Otra de las modas que campan a sus anchas por PS4 y Xbox One cuales hombreras en los 80 son los juegos con poco contenido. Siempre ha habido juegos cortos o muy cortos, y algunos de ellos son buenísimos. No vamos a valorar eso pero, últimamente, la moda de lanzar juegos con poco contenido está haciendo que disfrutar de ellos al máximo resulte tremendamente caro. Star Wars Battlefront, Street Fighter V, Evolve, Titanfall, The Order 1886, Overwatch o Ryse son algunos ejemplos de grandes juegos que llegaron demasiado cortos en cuanto a modos de juego, personajes, escenarios, etc…

Juegos por episodios


Los juegos por episodios tienen muchas ventajas, desde luego, como permitir a los desarrolladores no arriesgar tanto dinero sin saber si una idea gustará, permitir a los desarrolladores recaudar suficiente dinero como para poder hacer el resto de episodios o permitir que los desarrolladores experimenten con nuevas ideas sin arriesgar todo el dinero de su compañía, entre otras muchas. Pero, ¿qué ventajas tiene para el usuario?. Pues ventajas, lo que se dice ventajas, sólo encuentro una: dejarnos probar un juego antes de hacer un desembolso de 70 euros. Aunque, espera, creo recordar que en tiempos muy lejanos había una cosa que ya nos permitía hacer eso y sin gastar un duro. ¿Cómo se llamaba aquel invento? ¡Ah, sí! DEMO. 

En esto de los juegos episódicos Telltale es la reina, con Tales from the Borderlands, Game of Thrones, Walking Dead, etc… pero hay muchos más sumándose a la moda, como Life is Strange, Resident Evil Revelations 2, King’s Quest, Hitman, D4: Dark Dreams Don’t Die, Broken Age, Dreamfall Chapters: The Longest Journey, etc… Otra cosa son los juegos con estructura episódica pero completos desde su lanzamiento, como Alan Wake, por ejemplo.