Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Acción sindical

imagen por defecto contenido opinión

Antes de que salten las alarmas;  no pienso escribir sobre política, ni el mercado laboral… sino sobre una de las promociones más interesantes que hemos disfrutado en los últimos meses.

Martes, 7 de febrero. A las 10:00 de la mañana se presenta un tipo trajeado y con gafas de sol en nuestras oficinas: trae un paquete que debe entregar en mano a David Martínez… ¡nada menos! En el interior del sobre hay un teléfono móvil de prepago. Está activado, y a los pocos minutos recibo una llamada: es Eurocorp, que se pondrá en contacto conmigo más adelante. No debo separarme del teléfono.

Tres días después me llaman de secretaría. Hay otro paquete para mí; esta vez, son unas gafas de sol Wayfarer, el modelo perfecto para tener pinta de “malote”. Y junto a las gafas hay unas instrucciones muy claras: tengo que llevarlas puestas para mi siguiente encuentro con Eurocorp. Por si alguno no lo sabe, es una de las grandes corporaciones que luchan por el control del mundo en Syndicate.

 

Esta imagen es, ni más ni menos, que una publicidad personalizada, enviada por la misma compañía. Cada uno de los periodistas que participaron en la promoción, recibió una diferente (incluído Dani Acal, de PlayManía). Está claro que me conocían, por mi gusto por las artes marciales. Y creo que no hace falta explicar lo de la rubia, ¿verdad?

Por fin, una semana después de recibir el primer envío, todo sale a la luz. Una pareja de Eurocorp me recoge en la oficina y me lleva hasta un remolque. Allí, tratan de implantarme un chip de memoria (taladro en mano) y me explican de qué va el juego. Por suerte, dejan que me implante yo mismo el chip. Para ello, nos equipan con bisturí, guantes de látex, tiritas de sutura, yodo y un stik de memoria cargado de información.

Desde entonces, soy uno de los agentes más entusiastas de Eurocorp.

Lecturas recomendadas