Imagen de perfil de Roberto J. R. Anderson
La opinión de
Roberto J. R. Anderson

¿Debería Nintendo crear su propio smartphone?

imagen por defecto contenido opinión

Mucho se ha hablado en el último mes, desde que Nintendo anunció sus planes de desarrollar juegos para móviles en colaboración con la compañía DeNA. Tras obtener unos malos resultados financieros en los últimos tiempos, era lógico que Nintendo fijase su vista en un negocio que desde hace tiempo genera más beneficios que las consolas portátiles.

Sin duda, hay un gran mercado al alcance de la mano (nunca mejor dicho), y puede ser la puerta de entrada de muchos nuevos jugadores a los míticos universos de Nintendo y a sus carismáticos personajes. Sin embargo, tengo que reconocer que soy un poco escéptico con la estrategia que se está gestando para llegar a este mercado.

La alianza con DeNA

Nintendo ha elegido como socio para esta aventura a DeNA, una empresa conocida por crear juegos free-to-play para móviles plagados de microtransacciones que interrumpen la partida y nos obligan a pagar para poder avanzar, o en los que los jugadores que más pagan obtienen ventajas competitivas. Por ejemplo, el mayor éxito que ha editado esta compañía, Rage of Bahamut, es un juego de batallas de cartas en el que los usuarios que invierten dinero tienen acceso a cartas más raras y poderosas, y por lo tanto muchas más opciones de obtener mejores resultados que sus rivales. Otro ejemplo más reciente es Transformers: Battle Tactics, cuyas mecánicas de "pagar para ganar" han suscitado críticas.

Si a eso sumamos los experimentos en 3DS de la propia Nintendo que hemos visto con los recientes Pokémon Shuffle (interrupciones intrusivas si no pagamos) y Pokémon Rumble World (pagar para avanzar más rápidamente y conseguir Pokémon más raros), podemos hacernos una idea bastante clara del tipo de juegos que editará Nintendo en móviles. Y sinceramente, este modelo no me atrae lo más mínimo, y seguro que tampoco a muchos de los jugadores habituales de plataformas Nintendo. Está claro que los free-to-play pueden ser una buena forma de hacer dinero, pero eso no quiere decir que no haya otros caminos al éxito en formato móvil.

Creo que nuestra amada compañía podría ofrecer un valor mucho mayor si simplemente adaptase clásicos como Super Mario Bros. o Zelda: A Link to the Past. Está claro que Nintendo no quiere lanzar juegos en smartphones que hagan pensar a los usuarios que es innecesario adquirir sus propias consolas, pero no veo qué problema habría en relanzar ese tipo de clásicos. En este sentido, por ejemplo Square Enix ha relanzado con éxito en móviles las entregas clásicas de Final Fantasy y Dragon Quest (y no por ello ha renunciado a sacar también juegos free-to-play, alguno de ellos desarrollado por la propia DeNA).

Curiosamente, y en un movimiento opuesto a lo que planea hacer ahora, Nintendo ha colaborado (en este caso con GunHo Online Entertainment) para convertir un exitoso juego free-to-play (Puzzle & Dragons) en un par de juegos completos y sin ningún tipo de microtransacciones en 3DS, e incluso cediendo a Mario y su mundo para ello.

El gran éxito de estas entregas de Puzzle & Dragons para 3DS en Japón (y puede que pronto también en occidente) demuestra que el free-to-play no es necesariamente el único camino para triunfar. Sin embargo, parece una iniciativa contraria a lo que pretende hacer Nintendo en móviles, que es convertir a los personajes de sus juegos tradicionales en carne de free-to-play.

Una gran oportunidad para Nintendo

La verdad es que creo que Nintendo debería fabricar su propio smartphone. Eso sí que sería una verdadera apuesta por todo lo alto para conquistar este importante mercado. Si lo hiciese, podría centrarse en crear contenidos de gran valor para su propia plataforma móvil, en lugar de lanzar juegos "secundarios" para teléfonos de otras compañías.

Todo apunta a que los juegos para móviles seguirán comiéndole más y más mercado a las consolas portátiles tradicionales, y creo que lo más inteligente sería fusionar ambos formatos. Cada día salgo de casa con mi teléfono móvil en un bolsillo y mi New 3DS en otro, y estaría bien poder llevar encima un único dispositivo capaz de realizar las funciones de ambas máquinas.

Creo que un smartphone de Nintendo sería un éxito enorme si se cumpliesen los siguientes requisitos:

- Pensado para jugar. Esto sería fundamental: más que un smartphone más, tendría que ser un dispositivo novedoso que equilibrase con acierto las prestaciones de una consola portátil y las de un teléfono. El principal obstáculo para jugar a juegos tradicionales en los smartphones actuales es que no están pensados para ello. El de Nintendo debería incluir botones y pads deslizantes para ofrecer una experiencia de juego tan cómoda y placentera como en cualquier consola. En definitiva: debería ir un paso más allá que Xperia Play de Sony Ericsson en su día, el cual fue un dispositivo con buenas ideas pero al que los juegos no acompañaron lo suficiente como para poder considerarlo una alternativa real a una consola portátil tradicional.

- Una pantalla de como mínimo 5 pulgadas podría estar bien, aunque incluso se podría idear un formato de doble pantalla al estilo de DS y 3DS, que se abriese para jugar pero que en la parte exterior tuviera una pantalla adicional para realizar las funciones de teléfono (es sólo una idea, quizás demasiado complicada de llevar a cabo). También podría haber un modelo "estándar" más pequeño y uno más grande XL, siguiendo la tendencia de las últimas consolas portátiles de la compañía.

- También sería muy inteligente que, además de lanzar este producto como smartphone, también apareciese un dispositivo más barato, compatible con los mismos juegos pero sin las funcionalidades de teléfono móvil. Vamos, una edición puramente "consola portátil". Así esta versión podría tener un precio más asequible, lo cual la haría más accesible especialmente para la audiencia más joven (parte de la cual ni siquiera está en edad de tener un smartphone), que siempre ha sido muy importante para las portátiles de Nintendo. Sería un poco el equivalente a 2DS, y también sería una gran opción para quienes prefiriesen seguir utilizando otro smartphone y sólo les interesasen los nuevos juegos portátiles de la compañía.

- Nintendo debería diseñar un sistema operativo propio para el dispositivo, con unas funciones, estabilidad y aplicaciones que no quedasen demasiado por detrás de iOS y Android. En este sentido, sería importantísimo que Nintendo consiguese llevar a su smartphone aplicaciones clave como WhatsApp, Facebook y Twitter. Por muy buen trabajo que hiciese Nintendo con su teórico móvil, si le faltase una aplicación tan fundamental como WhatsApp sería algo que echaría para atrás a muchos. Y no sería suficiente con crear una aplicación de chat similar, ya que la gente quiere comunicarse fácilmente con todos sus amigos, mediante la aplicación que todos utilizan.

- ¿O quizás lo mejor sería simplemente utilizar Android como sistema operativo? Desconozco hasta qué punto podría haber obstáculos para ello. Si se consiguiese algo así (lo cual me parece poco probable), el dispositivo debería incluir por separado dos tiendas virtuales: la Play Store y una eShop exclusiva.

- Adoptar la estrategia de un nuevo móvil cada año. Pero, por supuesto, los nuevos juegos deberían ser compatibles con modelos de como mínimo dos o tres años de antigüedad. Lanzar un nuevo modelo cada año serviría para mejorar ligeramente la tecnología y las cámaras con cada versión, pero lo normal para los usuarios sería cambiar de dispositivo cada cuatro años aproximadamente.

- Crear una Consola Virtual móvil, al estilo de las que hay para las consolas Nintendo, con una amplia variedad de juegos clásicos a disposición de los usuarios. Imaginad poder jugar cómodamente en un móvil a vuestros títulos favoritos de Super NES y N64, entre otras. Y sería un puntazo si esta vez además incluyesen funcionalidades como multijugador online para estos juegos.

- Y por supuesto, lo más importante sería alimentar este dispositivo con nuevos juegos tan ambiciosos y enfocados a los jugadores habituales como los que salen hoy en día para 3DS. Sería una continuación de las portátiles de Nintendo, con un catálogo a la altura de ellas, y con nuevas entregas principales de Pokémon, Fire Emblem, Mario Kart y muchas otras sagas, además de nuevas propiedades intelectuales obviamente.

- El apoyo de las third parties sería muy valioso, y estaría garantizado si se hiciesen las cosas bien y esta máquina supusiese una continuación del éxito de las portátiles de Nintendo.

- Probablemente el formato de los juegos tendría que ser ya 100% digital (sería un poco raro utilizar un formato físico en un smartphone a estas alturas, y aumentaría innecesariamente el tamaño y precio del dispositivo). Por lo tanto, estaría también genial que el dispositivo viniera bien servido con una cantidad generosa de gigabytes.

- Debería incluir un método sencillo para crear copias de seguridad de todos nuestros datos, para no quedarnos sin ellos en caso de pérdida del dispositivo. Al ser un smartphone, lo llevaríamos con nosotros a más lugares y sería más fácil perderlo, y en tal desafortunado caso sería un fastidio echar a perder nuestros juegos y nuestros cromos de StreetPass (sí, el StreetPass es una gran idea que debe tener continuidad, y en teléfonos móviles funcionaría aún mejor).

¿Qué pensáis vosotros? ¿Os compraríais un smartphone de Nintendo si cumpliese estos requisitos? ¿O qué otras cosas le pediríais?

Lecturas recomendadas