Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Descargas de ilusión

imagen por defecto contenido opinión

Cada día parece más claro que el futuro está en la red. Buscamos información, nos mantenemos en contacto con los amigos, accedemos a nuestras cuentas bancarias, compramos y nos descargamos cosas: música, vídeo y, por supuesto, videojuegos. Y ojo, que hablo de cosas legales.

Desde hace tiempo podemos elegir entre comprar ciertos juegos en formato físico o en descarga. A priori, no hay color. Puedo comprarme el juego cuando me apetezca, sin bajar a la tienda a buscarlo, sin encontrarme con que no quedan unidades… Lo tengo directamente en la consola (en el disco duro, en la tarjeta de memoria), con lo que no tengo que buscar el disco ni molestarme en guardarlo en su sitio (yo soy de esas que tengo GOWIII en la caja de Red Dead Redemption, porque saqué uno para meter el otro y, claro, con los nervios, no me iba a poner a buscar cajas...). Sé que me puedo volver a descargar el juego las veces que quiera, con lo que tampoco tengo miedo a perderlo… Todo ventajas.

Y para las compañías también son todo ventajas. Menos gastos de distribución y producción, menos intermediarios con los que repartir el pastel… Se acabaron los problemas de stock. Un chollo, vamos.

Las desventajas llegan cuando me doy cuenta de que descargarme el juego me cuesta el mismo dinero que comprarlo físicamente… ¿Cómo es posible? A ver, grosso modo, se están ahorrando el disco, la caja, el manual de instrucciones, el transporte… ¿Y yo no me ahorro nada por no tener mi cajita, mi manual? (que no es los lea, pero oye…)

Desde dentro de esta industria entiendo más o menos lo que pasa. Quieren que el futuro sea la descarga, quieren que con el tiempo nos lo bajemos todo de la red (hay quien opina que no habrá ni juegos, los alquilaremos para pagar sólo cuando juguemos). Sin embargo, todavía no es factible prescindir del “canal” y tener contentos a los que venden los juegos es fundamental para que las cosas vayan bien… Si una compañía tiene problemas con una cadena, seguramente nos les quieran comprar los juegos o puede que se los coloquen bastante mal y poco visibles en las estanterías… Y claro, a las grandes cadenas de tiendas no les sienta nada bien vender un producto a 60 euros si el usuarios se lo puede comprar a 30 desde su casa… ¿La pescadilla que se muerde la cola?

Tiendas virtuales como PlayStation Store nos están acostumbrando a comprar online, pero no sé lo que tardaremos en comprar “juegos grandes” también el Store. Yo pico con los “pequeños”, pero a igualdad de condiciones prefiero tener mi caja y ese manual que nunca leo (ni siquiera cuando falla todo lo demás).

Supongo que más pronto que tarde todo se pondrá en su sitio y las descargas tendrán un coste más ajustado que los juegos físico. Y estoy casi segura de que, en un futuro no muy lejano, decargarnos los juegos directamente a la consola será lo habitual. Tardará más en desaparecer la distribución tradicional, ya que, al fin y al cabo, todavía hay cosas que nos gusta guardar. Los juegos muy especiales seguirán teniendo mercado, sobre todo si hablamos de Ediciones Especiales. Incluso todavía hay veces que nos hace ilusión comprar en persona… Aunque cada vez menos.

A veces pienso que esto de Internet nos va a terminar aislando, conectados con todos, eso sí, pero aislado. Solos con mucha gente. En fin, esta es un reflexión para otro día.

¿Vosotros compráis en el Store de Sony (o en cualquier otro, es que me tiran los colores :-)? Ahora mismo se descarga más música que música se venden en las tiendas (insisto, hablo de cosas legales). ¿Pasará igual con los videojuegos?

Lecturas recomendadas