Imagen de perfil de SomosXbox
La opinión de
SomosXbox

Sobre el embargo de análisis hasta la fecha de lanzamiento

imagen por defecto contenido opinión

¿Qué es un embargo? Un embargo consiste en retener (embargar) información hasta una fecha límite. Todas las compañías del sector lo hacen, ya sea para retener información de eventos privados, entrevistas o para obligar a sacar a los medios los análisis un día determinado. Es una medida legítima y que muchas veces sirve para que todos los periodistas saquen la información a la vez, algo comprensible y que hace que todos los medios que intervienen partan desde el mismo punto ya que de otra manera sería un método “El primero que lo ponga gana”. Hasta aquí todo bien, pero el tema que me ocupa hoy es otro, dicho tema es el embargo de los análisis.

Un análisis o review es lo que muchos usan de baremo a la hora de comprar un juego y que la mayoría de veces aparece antes de la salida del mismo, así la gente se hace una idea de lo que se espera y decide si vale la pena comprarlo. En mi época de joven jugón recuerdo leer las revistas más famosas (Hobby Consolas, Revista Nintendo, Playmania…), en ésas revistas salían los análisis de los juegos que estaban por venir (a veces había alguno de un juego que ya había salido ya que por fechas de publicación no lo habían podido incluir) pero la constante era leer análisis de juegos próximos, entonces decidía si valía la pena el gastarme los 60 euros de turno (Dios bendiga la importación y las tiendas online) en ése juego. Ahora internet da una nueva dimensión a los análisis y es que las compañías apuran al máximo las fechas de salida y las revistas ahora publican sus reviews en internet mediante sus webs. ¿Qué quiere decir eso? Antes sabíamos que si Hobby Consolas salía el 24 de Septiembre íbamos a tener la review del juego que esperamos ése día,ahora las compañías fijan la fecha en la que se publican los análisis y si no cumples con  el embargo debes hacer frente a fuertes multas.

Todo esto no tendría que ser algo malo, ya que hay muchos medios digitales y fijar una fecha hace que todos publiquen el análisis al mismo tiempo. El problema reside cuando ése embargo se levanta el mismo día de salida del juego, algo que por desgracia estamos viviendo mucho desde el inicio de esta generación. Las compañías gastan mucho dinero en desarrollar juegos en sistemas que aún no conocen al 100% y se esfuerzan en vendernos el mejor producto posible pero si se huelen que las notas no van a ser favorables lo que hacen es retrasar lo máximo posible los análisis de los juegos y así resentir lo menos posible las ventas. Una medida muy cuestionable y que hemos visto recientemente con Halo: The Master Chief Collection, Watch_Dogs, Destiny, Assassin’s Creed Unity, Driveclub y un largo etcétera. Estos retrasos pueden deberse a varios motivos, de Destiny ya hablé en su díaHalo sufre problemas de Matchmaking… A los juegos de Ubisoft les dedicaré un apartado especial.

SI LAS COMPAÑÍAS VEN QUE LOS ANÁLISIS NO VAN A SER FAVORABLES FIJAN EL FIN DEL EMBARGO LO MÁS TARDE POSIBLE.

El embargo de análisis hasta el día de salida es algo sangrante y que hace daño al sector de los videojuegos, engaña al comprador ocultándole información. No digo que un análisis debe ser el motivo principal por el que se debe comprar un juego pero sí que ayuda a decidir si damos ése paso. ¿Cómo debe sentirse un periodista que analiza un juego y ve que no puede exponer su trabajo hasta el mismo día de salida, siendo así cómplice del ‘engaño’ a sus lectores? Es muy vergonzoso y habla del desprecio que últimamente muchas desarrolladoras predican ante sus consumidores haciendo que todo lo que vemos de sus juegos sea algo que ellos mismos nos enseñan y que las valoraciones (si son malas) se retrasan lo máximo posible debido al miedo a perder ventas, microtransacciones, Pases de Temporada que valen lo mismo que el juego, DLC’s constantes…

En cambio tenemos otros casos que son el contrario, los más recientes son Dragon Age: Inquisition, Forza Horizon 2 y Sunset Overdrive, cuyas reviews se publicaron una semana antes de su salida, siendo la mayoría de ellas muy positivas. Análisis que seguramente hayan favorecido a sus ventas y convencido a quien tenía dudas.

UBISOFT, OH… UBISOFT

¿Qué le pasa a Ubisoft? En serio. Es una marca a la que admiro, cuyos juegos intentan romper con lo visto y  buscan sorprender al usuario. En los últimos años nos han dado maravillas como Assassin’s Creed 2, Far Cry 3, Child of Light, Valiant Hearts, South Park: The Stick of Truth y en el pasado nos brindaron sagas míticas como Rayman, Prince of Persia o los locos Rabbids. Por juegos y calidad no tienen nada de lo que preocuparse pero el explotar a su gran saga y obligar a gran cantidad de estudios en trabajar a contracorriente para entregar una parte de Assassin’s Creed cada año ha ido mermando su calidad, ojo, no la calidad narrativa, cuyo último ejemplo es Black Flag, juego que personalmente me parece el mejor de la saga con permiso de la segunda parte. Me refiero a la calidad referente a bugs, problemas en el control, la IA de los NPC, un apartado técnico nada optimizado y que necesita mucho más cariño para que el producto sea redondo.

POR JUEGOS Y CALIDAD NO TIENEN NADA DE LO QUE PREOCUPARSE PERO EL EXPLOTAR A SU GRAN SAGA Y OBLIGAR A GRAN CANTIDAD DE ESTUDIOS EN TRABAJAR A CONTRACORRIENTE PARA ENTREGAR UNA PARTE DE ASSASSIN’S CREED CADA AÑO HA IDO MERMANDO SU CALIDAD.

Ubisoft sufrió ese problema primero con Assassin’s Creed III, estrenaban motor, el Anvil Next y sin duda no estaba pensado para consolas como Xbox 360 y PS3 ya que había cantidad de fallos técnicos como sombras, una extraña IA y una gran cantidad de bugs que empañaron un juego con una jugabilidad magistral y una historia que se alejaba de lo visto anteriormente. Black Flag fue un juego más cauto en ese sentido, el apartado gráfico se rebajó en las consolas de la pasada generación y pese a detalles raros como las sombras y algún bug puntual el juego quedaba muy redondo y en PS4 y Xbox One el resultado fue óptimo consiguiendo 30fps clavados en ambas consolas y una resolución de 1080p en PS4 y 900p en One. Un juego muy sólido pero que no tenía ‘gráficos next gen’.

Llegamos al apartado de Watch_Dogs donde el juego sufrió un retraso de 5 meses donde vivimos una rebaja de la calidad gráfica para que pudiese mantener sus 30fps clavados y una resolución de 900p sin que se resienta nada en el juego además de mejorar la campaña y darle algo más de sentido. Watch_Dogs no tuvo grandes bugs pero sufrió uno de los embargos más fuertes que recuerdo. La información que recibíamos era siempre de la mano de Ubisoft y no vimos sus análisis hasta el mismo día de salida del juego. Ubisoft temía que una de sus apuestas más fuertes en forma de nueva Ip resintiese sus ventas debido a malas notas, las notas fueron buenas ya que consiguió una media de 80 en Metacritic, pero el movimiento conservador de Ubisoft consiguió que muchos usuarios se cabreasen con la compañía.

En la Revolución Francesa había descansos para bailar al ritmo de Smooth Criminal

Y ése cabreo se ha encendido más esta semana, Assassin’s Creed Unity salía este martes en Norte América y no se levantó el embargo hasta 12 horas después de su salida. Ubisoft calcó lo que hizo con Watch_Dogs y es que esta vez el juego sí que tiene graves problemas y necesita urgentemente parches que mejoren su rendimiento y estabilidad en general. La culpa principal de ello es la obsesión de lanzar un Assassin’s Creed por año, ya que seguramente con 3 meses más de optimización, los chicos de Ubisoft Montreal (y otros 9 estudios que trabajan junto a ellos) habrían conseguido que el juego funcionase de manera excelente en las nuevas consolas. Ubisoft debe replantear su política ya que sus juegos son siempre interesantes, atrevidos y llamativos pero la obsesión de forzar a sus desarrolladores en publicar entregas de esta saga en contrarreloj para así seguir generando ingresos está llevando a la compañía porel mal camino, una compañía de la que me podría declarar “fanboy” y con la que cuento con el privilegio de colaborar con su división Española recogiendo feedback de los usuarios. Una compañía que amo y a la que veo como el camino que lleva desde hace unos años es el equivocado y si no se dan cuenta y no cambian de dirección podrían correr la misma suerte que Capcom.

Ubisoft debe replantear el tema de los embargos, tema que ha encendido a muchos periodistas, Kotaku no aceptará juegos cuyo embargo de review se levante el mismo día de salidaOtro tema sangrante es el de los absurdos “micro”pagos que incluye Unity, micropagos que ya estaban desde hace 3 entregas pero que ahora pueden llegar hasta 100 euros para poder desbloquear contenido en vez de esperar a conseguirlo mediante puntos de experiencia. A todo esto le podemos sumar que Ubisoft parece más preocupada en sacar Season Pass y hacernos pagar (a parte de los 60 euros del juego) por contenido que podrían regalar para ampliar la experiencia del jugador. Alguien debería decirle al señor Yves Guillemot que vaya a hablar con los chicos de CD Projekt y así replantee lo que está haciendo su empresa.

Las “micro”transacciones de Assassin’s Creed Unity, sin palabras…

CONCLUSIÓN: EL TRABAJO BIEN HECHO NO TIENE RIVAL

¿Qué quiero decir con esto? Que si en vez de mirar los ingresos las compañías se dedican a mirar al usuario, escucharlo y hacerle caso no habrá necesidad de embargar análisis hasta el día de salida. Mi sensación es que EA ha aprendido la lección, mirad Dragon Age: Inquisition o sino el próximo Mass Effect donde el juego se está desarrollando a partir de todo el feedback que han recibido de los usuarios y que saldrá cuando sea necesario así como Star Wars Battlefront o Battlefield Hardline, el cual fue retrasado para que no se repita el desastre de Battlefield 4. Ojo al siguiente vídeo que muestra algunos de los fallos de Unity (el vídeo contiene spoilers menores, muy menores, pero aviso por si a caso).

Las compañías deben tomarse el tiempo que sea necesario para hacer el mejor juego posible, que los jugadores estén contentos y que gasten su dinero convencidos, que los medios les sean favorables porqué tienen un buen trato con ellos y porqué el juego sea un juego acabado y no una Beta. Los jugadores (me niego a usar el término gamers) no tenemos paciencia y muchas veces queremos un juego a toda costa pero luego lo acabamos criticando porqué ha salido sin pulir, así que el ejercicio debe ser mutuo, los jugadores debemos aceptar que las desarrolladoras trabajan con un hardware que no conocen del todo y las compañías deben dar el tiempo necesario a sus estudios para que hagan juegos ‘acabados’ y así contentar a jugadores y medios.

Artículo firmado por Daniel Villagrasa.

Lecturas recomendadas