Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Jugadores al borde de un ataque de cambios

imagen por defecto contenido opinión

Últimamente no oigo más que declaraciones de gurús de esto de los videojuegos comentando lo mucho que ha cambiado el cuento y lo poco que los jugadores de toda la vida nos estamos adaptando al cambio. Nos dicen, por activa y por pasiva, que no es que haya pocos juegos, es que no sabemos buscar. Lo mismo que le digo yo a mi hijo cuando no encuentra algo… “¡Que no sabes buscar! ¿A qué voy yo y lo encuentro?” Efectivamente, yo sí que lo encuentro, porque no me limito a mirar encima de la cama o a abrir un cajón. Yo miro debajo de la cama o meto la mano en el cajón…

Al darme cuenta de eso, me he parado a pensar un poquito. ¿Y si van y tienen razón los gurús estos? Digo yo que no se alcanza cierto estatus y cierto reconocimiento si no tienes ni idea. Algo sabrán... Por ejemplo, Shuhei Yoshida, presidente de Worldwide Studios de Sony y responsable de todas las actividades de desarrollo de juegos exclusivos de PlayStation, comentó hace poco, no muy contento: "He oído quejas sobre la falta de juegos AAA. Me doy cuenta de que a algunas personas sólo les interesan juegos de gran presupuesto. No les entiendo muy bien. Tal vez ni siquiera han probado un juego Indie para decidir si no les gusta…” Pues mira, creo que tiene razón, porque yo también me he dado cuenta (y soy mucho más torpe) de que la gente no valora los juegos independientes por lo que son, si no por lo que se imagina que son. Vamos, que los jugadores de toda la vida tenemos bastantes más prejuicios de lo que nos gusta reconocer. Y eso que los que llevamos más tiempo en esto de los videojuegos hemos sufrido prejuicios en nuestras propias carnes durante muchos años…

Podéis pensar que qué sabrá este señor, que está tan arriba que seguro que sólo piensa en beneficios y seguro que no se ha parado a reflexionar en que no te compras una consola de 400 o 500 euros para jugar a “jueguecitos”…  Bueno, pues algo sí que sabrá Yoshida, que ha sido productor de Gran Turismo, ICO, Ape Escape y The Legend of Dragoon. Como veis, ni se cierra a los éxitos comerciales, ni a los experimentos ni a géneros más marginales.

Me da a mí la sensación de que lo Yoshida no entiende es porqué extraña razón los jugadores-jugadores, los de toda la vida, los que tanto hemos sufrido, primero con el estigma de bichos raros y segundo con desembolsos exorbitados (hay que ver lo que costaban los juegos hace 20 años), no seamos capaces de rebuscar en el cajón y nos limitemos a abrirlo. ¿Porqué nos negamos a aceptar que los descargables pueden gustarnos? Cuando se lanzó PS4, Resogun nos pareció por aquí de lo mejor del lanzamiento, pero según confirmó el propio Yoshida, "Resogun estuvo disponible de forma gratuita para todos los miembros de PS Plus durante un largo período de tiempo, pero aún así no todos lo descargaron." Ya ni gratis… Me jugaría un par de dioptrías más a que si en 2001 hubieran existido las tiendas digitales ICO no se hubiera lanzado en físico… Y hubiera sido igual de bueno (o de malo, que para gustos…).

Yo también echo de menos “Triples A”, pero qué queréis que os diga, si son todos clones o entregas numeradas, como que me da pereza. Y si el hecho de que existan las tiendas digitales permite que un estudio independiente pueda publicar un juego sin tener que estar a merced de las grandes distribuidoras, aplaudo con las orejas. Que, aunque no os lo creáis, lo de sacar el juego en disco es carísimo (no penséis en lo que vale el disco, pensad en transporte, distribución, logística, almacenaje, marketing…) y sólo las grandes pueden hacerlo. Y no hablamos de 10 euros más. De ahí que Lorne Lanning, fundador de Oddworld Inhabitants y padre de Abe’s Oddyssee, ante algunas críticas recibidas por el precio de New’N Tasty, cuando dijo que rondaría los 30 euros, declaró: “Este juego va a jugarse mejor, verse mejor y proporcionar más horas de diversión que otros que se venden por 60 dólares. Si el juego tuviese una distribuidora costaría esos 60 dólares o más y todo el mundo diría que es un Triple A”. Ha dicho cosas más fuertes e igual de ciertas, pero con lo que nos ocupa, me vale con esta declaración.

Aunque hay que tener cuidado con lo que se dice, que como la gente escucha con las orejas y no con los oídos (o lee, pero no sabe interpretar), te puede caer la del pulpo, como a Peter Moore (Microsoft, SEGA y actualmente en Electronic Arts) que dijo que le parecía inevitable que los micropagos se extendieran hasta ser lo habitual, que en 5 o 10 años los juegos serían free-to-play en su mayoría y que aunque seguiría habiendo Triples A, serían cada vez menos. Añadió “a los core gamers no les gustará oír todo esto. Les gusta cerrar filas en torno a lo que creen que es algo que han ayudado a construir, y con razón”. Moore es consciente de que las cosas están cambiando y de que lo están haciendo mucho más rápido que en otras ocasiones (y eso que esta industria es una montaña rusa) y no quiere quedarse fuera del cambio. Que los videojuegos no sean ahora un ocio marginal y sólo para frikis se debe a que hoy día muchísima gente juega y en gran parte gracias a los teléfonos, tabletas y los siempre vilipendiados “casual games”. Y esa gente nueva ni se cierra a los micropagos, ni a los DLC ni a las descargas. Además, son mucho más numerosos y, por lo tanto, tienen el poder. El poder de la mayoría, que al final es la que manda.

Nos podemos cerrar al cambio tanto como queramos, aferrarnos a nuestro estilo de juego habitual y negarnos a pasar por el aro. Estamos en nuestro derecho, como la gente que escucha música en vinilo, se pasa las pelis a VHS o sólo va a al cine a ver filmes rusos en versión original. Pero no sé porqué me da a mí que no lo tienen fácil… A ver, que no nos están pidiendo permiso para cambiar y no nos pide nadie que cambiemos. Las cosas cambian, queramos o no. Es de sabios verlo venir, anticipiarse y decidir si subirse a ese carro o esperar al siguiente. Y yo, que soy más práctica que sentimental, me bajaré Oddworld New’N Tasty, me comparé en disco, para “la cole”, Uncharted 4 y seguiré mirando a ver si me sacan algún DLC de Tomb Raider, pero que tenga que ver con la aventura, que ya no tengo yo edad para trajecitos y armas nuevas. Y que conste que no tengo ningún interés en cambiar nada, yo soy animal de costumbres, pero es que los cambios (como las nuevas consolas, por ejemplo) no suelen pedir permiso. Llegan y punto. Negarlos no sirve de nada y sumirse en el duelo lo hace más doloroso. Si te adaptas bien y si no...

Lecturas recomendadas