Imagen de perfil de Manuel del Campo
La opinión de
Manuel del Campo

Un loco en los Oscars 2016

Mad Max Furia en la Carretera nominada a 10 Oscars. Algo está cambiando en Hollywood.

No puedo evitar que de repente me venga una analogía con las imágenes que hemos visto esta semana en el Parlamento español, con gente en vaqueros, luciendo rastas o bufandas de colores. ¿El signo de los nuevos tiempos? Tal vez. Quizá tan solo es que al final es difícil aislar a un Parlamento o a una entrega de premios de lo que sucede en la vida real.

Pero no me desvío ni desvarío. Vuelvo a los Oscars. No es que me haya pillado de sorpresa, porque ya en los Globos de Oro Mad Max obtuvo un par de nominaciones, pero que en los premios más importantes del cine a nivel mundial haya conseguido esa imponente cantidad de nominaciones colocándose como la segunda película con un mayor número de potenciales estatuillas, sí ha sido una sorpresa.

Mad Max Furia en la Carretera se aleja bastante de lo que habitualmente suelen premiar los académicos de Hollywood. Es una película de acción, mucha acción, que no da un respiro y te deja clavado en la butaca durante dos horas. No ofrece diálogos memorables (ahora que lo pienso, casi no tiene) ni busca trascender ni reivindicar un hecho histórico, a pesar de su (algo extravagante) alegato feminista que seguro ha contado a la hora de las nominaciones. Digamos que es una película muy entretenida y muy bien hecha. Que no es poco, todo sea dicho. Y me parece muy bien que eso se valore en su justa medida. No soy ingenuo, y doy por hecho que de todas esas nominaciones se quedara con algún premio técnico como mucho, y su aspiración a Mejor Película es poco menos que utópica. Pero ahí queda eso, que podría decir George Miller. Y ojalá que esto sirva para que veamos muchas más películas de acción de calidad. Porque mira que me molesta que en muchas ocasiones se confunda comercialidad con tratar a los espectadores como estúpidos. Y eso no está bien. No señor.

 

En cuanto al resto de nominaciones, varios apuntes. Muy personales, claro, como el resto del texto, que por algo es un blog. Mi blog.

Lo de Iñárritu tiene un mérito tremendo. Otra muestra del cambio, porque si gana será el primer mexicano que repite premio (me imagino la cara de Donald Trump). Estoy deseando ver su película, El Renacido, y antes de hacerlo, ya me postulo para que, de una vez por todas, le den el Oscar a Leonardo Di Caprio. Se lo ha merecido en muchas ocasiones, la última con su sensacional interpretación en El Lobo de Wall Street, y ya va siendo hora de reconocer el talento de este extraordinario actor.

 

No entiendo esa historia de amor de la academia con Jennifer Lawrence.  Vale, es una buena actriz, pero tres Globos de Oro, cuatro nominaciones a los Oscars (una de ellas con premio) en tan solo cinco años me parece excesivo. Se me vienen a la cabeza un puñado de actrices que mereciéndolo más han recibido mucho menos. Además no me terminan de gustar las películas de David O. Russell. Sinceramente, no les veo la gracia.

Star Wars El Despertar de la Fuerza se lleva cinco nominaciones, todas ellas técnicas. No creo que diera para más, la verdad, y admito que la película me gustó. Allá por 1977, Star Wars A New Hope se llevó 7 estatuillas de 10 nominaciones… alguien malpensado podría decir que en eso no la ha podido imitar…

Curioso el caso de Marte. Premiada como Mejor Comedia (ni el propio Ridley Scott lo entendía muy bien) en los Globos de Oro, y ahora con varias nominaciones... excepto la del director, a quien la Academia de Hollywood parece tenerle cierta tirria: aunque no os lo creáis, el creador de Alien, Blade Runner, Gladiator o American Gangster no tiene ninguno como director.

Me gusta que hayan reconocido el inquietante e inteligente guión de Ex-Machina. Por otro lado, Del Revés parece más que cantado que le dará el enésimo premio a la factoria Pixar. Creo que la Academia debería pensar en hacer dos categorías, una para Pixar y otra para el resto. Igual que la FIFA con Messi y Ronaldo y los demás. 

Y, cómo no, imposible olvidarme del gran y mítico Stallone y su nominación a Mejor Actor de Reparto por Creed. He crecido con sus películas, y la historia de Rocky Balboa forma ya parte de mi vida (hasta el punto de que a veces quiero pensar que es real). No me extraña que el buen hombre dijera en la entrega de los Globos de Oro, cuando recogió su premio, que Rocky se había convertido en su mejor amigo… imaginario (Rambo debe ser el peor). La verdad, ahora mismo es el premio que más ilusión me hace que den. Y si al salir a recogerlo, como en Rocky II, suelta aquello de "¡Adrian, lo he conseguido, lo he conseguido!", se habrá ganado mi respeto para siempre. 

 

Lecturas recomendadas