Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

La mirada de los 1000 metros

imagen por defecto contenido opinión

Este es un término que se utiliza, desde de la Segunda Guerra Mundial, para referirse a los soldados marcados por lo que han visto en el frente. No lo busquéis en ningún tratado de medicina, porque se trata más bien de “psicología de campaña”, es decir, una expresión utilizada por la tropa. Pero yo me pregunto, ¿puede alguien quedar marcado por una experiencia que ha vivido en un mundo virtual?

 

Evidentemente no hasta el punto de necesitar tratamiento psicológico. Pero cuando voy en el metro, con montones de gente a mi alrededor, me pregunto cuántos habremos perdido a un ser querido en la batalla contra Saren en la Ciudadela, cuántos recordaremos la primera vez que gritamos Fus-Ro-Dah o abrimos la puerta del granero de los Marston (a cámara lenta) para ver a los hombres del gobierno. Y sobre todo, ¿habrá cambiado nuestra manera de ser?

No hablo de esas manías que se le quedan a uno después de jugar todo un fin de semana, como esperar al ascensor en guardia, por si aparecía algún bicho, nada más terminar Resident Evil o (esto ya lo he contado en alguna ocasión) apoyarse contra la pared porque ha pasado un helicóptero de tráfico y parece un premio de rachas enemigo. Me refiero a algo más profundo.

Si existen libros de auto ayuda, que enseñan a superar una pérdida o a mejorar la convivencia, ¿no sería posible cambiar nuestro comportamiento emocional a través de experiencias "jugadas"? Yo tengo muy clara la respuesta.

Lecturas recomendadas