Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Os echaré de menos

imagen por defecto contenido opinión

Mucha gente aprovecha estas fechas para hacer balance y acordarse de los que ya no están con nosotros. La verdad es que los sentimientos no son mi fuerte, pero confieso que, de vez en cuando, me invade la nostalgia y recuerdo a quienes han desaparecido, también en este sector. Por supuesto, hay muchos más de los que aquí menciono, así que prometo continuar este blog en otro momento.

Gunpei Yokoi, a lo mejor no os suena. No se trata de ningún programador estrella, sino del genio que diseñó la primera Game Boy para Nintendo. También fue quien aconsejó a Miyamoto en el desarrollo de Donkey Kong, y el creador de las “maquinitas” Game and Watch. Yokoi abandonó Nintendo por el fracaso del Virtual Boy (otra de sus creaciones) y colaboró con Bandai para diseñar Wonderswan. Sin embargo, antes de acabar su trabajo, murió en accidente de tráfico el 4 de octubre de 1997. Después de sufrir un pequeño golpe, bajó del coche para ayudar a los otros afectados y entonces fue atropellado.

Pandemic Studios. Ellos fueron uno de mis equipos favoritos durante mucho tiempo. De hecho son responsables de alguno de los mejores títulos bélicos de la pasada generación como Full Spectrum Warrior y Mercenaries, junto a juegazos del universo Star Wars como Republic Commando o los Battlefront. Sin embargo el éxito mató a la compañía. En 2008 fueron adquiridos por la todopoderosa Electronic Arts, y la calidad de sus títulos comenzó a caer en picado (sólo hay que echar un vistazo a Lord of the Rings Conquest, Saboteur o Mercenaries 2). El grupo se disolvió (alguno de sus integrantes han pasado a Visceral, que desarrolla los Dead Space.

Factor 5. Yo conocí a este grupo con el desarrollo de Indiana Jones Gratest Adventures para Super Nintendo. Pero debo reconocer que su “explosión” vino de la mano de Rogue Squadron para N64, el mejor simulador espacial que ha aparecido nunca en una consola (y uno de los mejores tributos a Star Wars). Su dominio en este terreno fue tan absoluto que le siguieron Battle for Naboo (inédito en España) Rogue Leader y Rebel Strike para GameCube. Creo que fui uno de los pocos que se terminó su último experimento, Lair; un juego de dragones que se controlaba con el sensor de movimientos del mando Sixaxis en PS3.

Superjuegos. Sí, habéis leído bien. Además de comprar Hobby Consolas desde el número 1, también fui un seguidor de esta revista durante su primera época, cuando las mascotas eran un chico rubio, Joy, y su robot Mix, y las portadas eran satinadas. La verdad es que la competencia es sana, y se agradecía leer análisis desde una perspectiva diferente. Por no decir, que después de dos semanas ya había memorizado mi Hobby y necesitaba “más”. Después la revista fue cambiando (en imagen y en estilo) y perdí cierta sintonía con ella, hasta que finalmente desapareció, convertida en Xtreme, hace un año.

Lecturas recomendadas