Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

La rueda, la fregona y el segundo stick...

imagen por defecto contenido opinión

Hay avances en la historia de la humanidad que merecen un reconocimiento especial. Y cuando digo especial, me estoy refiriendo a su importancia, a que son tan fundamentales para la historia del hombre que merecen el esfuerzo de estar día tras días recordándolos. Son ideas sencillas, muy tontas, de esas que todo el mundo dice a toro pasado "¿pero cómo no se me habrá ocurrido a mí?".

Como no es cuestión de ponerse ahora en plan cursi recordando viejos hitos de la humanidad, así de primeras, me vienen a la cabeza varios inventos que de una manera u otra nos han facilitado nuestra existencia: la rueda, la fregona, los tapones a rosca de las botellas, el mando a distancia, el ZX Spectrum... ¡¡y el SEGUNDO stick!!

Un stick es una palanquita que desde Nintendo 64 le llaman los políglotas control analógico, porque a diferencia del D-pad de toda la vida (¡¡la cruceta vamos!!) es capaz de saber el porcentaje de pulsación que estamos realizando y obrar en consecuencia (¡bendito Mario 64!). Pues bien, ese invento de Nintendo no es el que más me llama la atención de los últimos tiempos, no. A mí el que realmente me fascina es el descubrimiento del SEGUNDO stick. El derecho. El que controla la cámara...

No sé vosotros pero a mi el segundo stick me hace sentirme calentito cuando juego. Algo así como cuando uno iba a casa de su abuela y metía las piernas bajo la mesa camilla donde estaba el brasero. El segundo stick es una especie de calor de hogar, de olor a cocido de los domingos, de gol de Santillana de cabeza el día de su despedida contra el Valladolid en 1988.

Pues bien, una vez declarado mi amor por el segundo stick (que no el primero), resulta que coges una 3DS y no lo ves por ningún sitio. ¡¿Dónde está?! Reconozco que me fascina el azul de la consola, su acabado, su efecto 3D, el título diplomático que me ha regalado Nintendo de Embajador pero... ¡¡no es lo mismo!! Y es que cuando uno juega con The Legend of Zelda Ocarina of Time 3D el cuerpo te pide a gritos manejar la cámara con ese segundo stick.

Sin embargo, en PS Vita el segundo stick tiene un brillo especial. Cuando uno coge uno de los prototipos que Sony nos ha mandado lo primero que haces es dar gracias a Nathan Drake por semejante hito. ¡¡Un segundo stick en una portátil!! Esto sí es jugar. Ahora sí que parece que estoy dándole con una PS3 o una Xbox 360. "Ahora empieza lo bueno" piensas todo contento.

Pero volviendo a Nintendo, que de tonta no tiene un pelo, por suerte ha deshecho su primer error y gracias al "botón deslizante PRO" han devuelto el calor de hogar a Nintendo 3DS. Dicen que los juegos anteriores no son compatibles, aunque rezo por que saquen parches o algo para que funcionen. Por fin, 3DS me ha hecho recuperar las viejas sensaciones de disfrutar de los juegos como en las consolas de sobremesa, manejando al personaje y la cámara cómodamente, sin problemas, con un aparatejo que ya podrían haber diseñado de otro modo (más fino, sin pilas y que permita sacar el lápiz en mitad de la partida) pero que, al menos como está, funciona y sirve perfectamente. ¡¡No os podéis imaginar las ganas que tengo ahora de Metal Gear o Monster Hunter!!

Visto lo visto, espero que algún Nobel le caiga al SEGUNDO stick, ese invento que tal vez reconozcan las futuras generaciones de gamers como crucial para sus horas de ocio, por encima de los pixels, los sprites, los 8 colores, el randomize USR o los pokes. Un invento, en definitiva, que sólo el paso de los siglos pondrá en su sitio y que los actuales jugadores del siglo XXI todavía no hemos calibrado en su justa medida...

¿O sí?

Si quieres, puedes seguirme y hablar conmigo en Twitter en @jlsanzf

Lecturas recomendadas