Imagen de perfil de Manuel del Campo
La opinión de
Manuel del Campo

Videojuegos y paro

imagen por defecto contenido opinión

Nuestros dirigentes siguen sin enterarse de nada. Tanto hablar de reformas laborales para solucionar el paro y una de los asuntos que realmente necesita este país es una revisión del sistema educativo y empresarial que nos permita apostar por las industrias que necesitan gente para trabajar, como es el caso de los videojuegos.

Los datos hablan por sí solos. España es el cuarto mercado europeo y el sexto del mundo en cuanto a consumo de videojuegos. Sin embargo, solo un mísero 1% del total del videojuegos son de producción española, frente al 15% que tienen de media el resto de países productores de juegos en Europa. Si actualmente hay unas 3.000 personas en España que trabajan en algo relacionado con videojuegos, echad la cuenta de la de puestos de trabajo que se podrían crear si alcanzáramos esa cifra.

¿Y a qué estamos esperando?, os preguntaréis. Pues eso me pregunto yo. Constantemente nos llegan a la revista mails de lectores que quieren dedicarse a crear juegos, pero no saben ni por dónde empezar. En la interesante entrevista que hace unos días le hice a Ignacio Pérez Dolset, responsable del centro universitario U-Tad, (que podréis leer en el próximo número de Hobby Consolas) hablamos largo y tendido sobre este asunto. Y la conclusión es que estamos perdiendo una oportunidad brutal para crear una industria de desarrollo muy importante en España por la falta de iniciativa de las administraciones y de los poderes financieros. Es muy triste, como nos contaba Ignacio, que Pyro Studios tuviera que buscar gente fuera de nuestro país para desarrollar sus juegos. O que parte de la gente española que sale ahora preparada para trabajar como desarrolladores tenga que buscarse la vida fuera de nuestras fronteras porque aquí no cuentan con el tejido empresarial suficiente.

¿Y qué es lo que hay que hacer? Pues muy sencillo. Por un lado transformar nuestro sistema educativo para dejar de "producir" alumnos que son carne de paro en sectores que están ya más que saturados y apostar por las industrias del siglo XXI, como el desarrollo de contenidos digitales. Y por otro, apoyar la creación de empresas dedicadas a estos desarrollos, mediante subvenciones, créditos y ayudas de todo tipo para que esos alumnos puedan trabajar casi desde que empiezan a estudiar.  Como veis, muy sencillo, pero una tarea titánica cuando nuestros gobernantes (me da igual del color que sean) solo piensan en conseguir votos y ganar elecciones en vez de transformar de arriba abajo un país que ha vivido décadas chupando del ladrillo. 

Por suerte, gracias a que hay talento a raudales en España, gracias a que la gente del sector se mueve y que a pesar de las trabas hay personas con una infatigable iniciativa, se están dando pasos importantes, tanto en formación como en creación de juegos. Pero sin el apoyo de mandatarios y bancos no podremos dar el salto definitivo. Ignacio decía que perdimos una gran oportunidad en los 80, cuando los videojuegos empezaban su andadura y en España se creaban juegos que vendían como churros en otros países. Aún estamos a tiempo de no perder esta nueva ocasión. Ojalá no lo hagamos.

Lecturas recomendadas