Imagen de perfil de Esli
Análisis de Killzone Shadow Fall
Esli

SAFEZONE

Todos
tenemos esa zona en la que nos sentimos seguros y cómodos, los videojuegos
también. Normalmente son un conjunto de características que los definen y
sientan las bases de lo que los jugadores van a acabar amando de una saga en
concreto. Afianzarse en la zona segura es lo que estira el éxito de una
franquicia o acaba por estancarla, pero alejarse demasiado siempre traerá
alabanzas y críticas, porque es imposible evolucionar sin romperse al menos un
poco por el camino. Es lo que tienen los cambios, que son arriesgados y no
siempre salen bien.

 

Con esta
última entrega, Killzone pone un pie fuera de su Safezone y la caga, pero sólo
en parte.

 

 

Next
Gen, baby!

 

Con este
juego estrené mi flamante PS4. Y aunque estas líneas podrían hacer que parezca que
me arrepiento, no es así. Lo cierto es que me declaro fan de los shooters y de
Killzone, pero tengo que ser honesto con vosotros y conmigo mismo: Killzone
Shadow Fall brilla en tantos aspectos como en los que apesta. Lo más evidente
es lo primero, y en lo que la mayoría de nosotros se fijará cuando lo juegue
por primera vez.

 

A nivel
gráfico, contentará tanto a los adictos a la altísima definición como a los
haters del popping y demás defectings. Tal vez el salto no acabe de impactar
tanto como la anterior transición generacional, pero nadie puede negar que este
Killzone luce de maravilla y te obliga a expresar asombro en repetidas
ocasiones. Algunas texturas no se emborronan por más que te acerques, la
fluidez es constante, la luz parece real (uy, esto ya se decía en PS3), y la
vegetación ya no parece papiroflexia barata sino papiroflexia bien hecha, y a
veces incluso vegetación. Pero bueno, en realidad nadie quiere una PS4 para
mirar hojas de cerca ni para comprobar cuánto se alarga la sombra de nuestro
personaje según el ángulo de la luz. Todos queremos flipar por algo más que los
gráficos, y por mucho que la superficie deslumbre, lo que importa es el
interior. Se podría decir que Shadow Fall es un caramelo parcialmente insípido,
pero con un envoltorio precioso.

 

 

Una
Campaña para olvidar

 

El modo
individual parte de todas la premisas correctas, y en realidad tras el primer
par de niveles la cosa promete mucho. Incluso el búho, ese acompañante robótico
que apoya al prota, ha resultado ser un gran acierto. No es la ayuda
anti-idiotas que yo imaginaba, sino que el jugador tiene mucho control sobre él
y le da una sorprendente profundidad a los tiroteos. Pero todo se ve empañado
por una estructura irregular y torpe, que en lugar de fluir como cabría esperar,
resulta en un conjunto de situaciones de variable intensidad unidas por unas
interrupciones en las que no se cuenta nada interesante.

 

La acción
resulta tan divertida como en cualquier otro Killzone. Pero sólo cuando no se
scripta en exceso, y esto ocurre con una frecuencia desesperante. Ejemplo: si
alguna vez has pasado algún control de seguridad en un aeropuerto,
probablemente te habrás preguntado cuándo a alguien se le ocurriría adaptar al
videojuego esa situación tan emocionante. Sí amigos, en Shadow Fall hay una
escena en la que haces cola durante un par de minutos, y luego tendrás que
caminar un rato. No hace falta que inclines el stick para intentar correr,
porque Guerrilla Games imaginó que querrías divertirte un poco y se apresuró a
inhabilitar la opción de esprintar en algunas partes. Vale, tal vez no necesite
correr ni agacharme en ese momento pero, ¿por qué impedirlo? ¿O por qué no
simplemente convertirlo en una cinemática si de todos modos no tengo ningún
control sobre la situación? Pero el mayor problema no son sus paredes
invisibles ni sus raíles camuflados, sino que el juego me trató como a un tonto
en demasiadas ocasiones, y eso es algo que nunca perdono. Se nota el esfuerzo
de este Killzone en buscar maneras de desmarcarse del resto de entregas, pero
intentar parecerse a Call Of Duty nunca debería ser la respuesta.

 

 

Profundizando
en una historia que a nadie le interesa

 

Sacudir
los cimientos argumentales de una obra puede ser un recurso válido, normalmente
empleado con el fin de sorprender. Pero sólo es efectivo si se hace bien,
honrando la historia con una narrativa que muestre nuevos enfoques sin
contradecir o invalidar los originales, algo en lo que Shadow Fall fracasa
estrepitosamente. El argumento te obliga a replantearte cosas que en el fondo
nunca te importaron. Pero aun en el caso de que la historia de Killzone te
resulte mínimamente atractiva, cabe la posibilidad de que este episodio acabe
por arruinar también eso. Como siempre, dependerá de la interpretación de cada
uno, pero a mi modo de ver, les ha salido el tiro por la culata.

 

Está bien
que se esmere en contar su historia, el problema es que ésta nunca fue gran
cosa. Acertarían más admitiéndolo, para concentrarse en la parte de pegatiros,
donde Killzone sí funciona realmente bien. Sugerencia para Guerrilla,
desarrollad un Killzone 4 en el que el protagonista sea mudo, y el Helghast
líder sólo diga esto al principio: “Soy muy malo y seguiré siéndolo hasta que
alguien acabe conmigo”. A mí me tendríais contento, porque ahí ya tenéis un
guión que supera al de Shadow Fall, cuyo mayor mérito, por cierto, es un momento bastante
WTF que te encantará u odiarás.

 

 

Un
Multijugador marca de la casa

 

Una vez te
recuperes de la mueca de pasmado que se te quedará tras jugar la Campaña
individual, es hora de dar caña Online. Al entrar al multi lo primero que
encontrarás es un interfaz caótico, pero al descifrar sus menús verás que estos
esconden un multijugador guapísimo, sin demasiadas sorpresas. Si disfrutaste de
anteriores Killzone, seguramente también lo harás con éste. Sus mapas están
diseñados con cuidado, de manera que estimulan tus facultades de estratega y
minimizan el riesgo de “¡mierda otra vez me han disparado desde atrás!”. El
resto (modos, clases, armas) contiene una variedad y calidad suficientes como
para entretenerte durante bastante tiempo y para dar lugar a unos piques online
estimulantes. ¿El inconveniente? Que, en mi opinión, el multijugador de
Battlefield 4 es superior, haciendo que ni siquiera en este aspecto Killzone
Shadow Fall sea el vendeconsolas que algunos habríamos querido.

 

 

Lo sé, lo
he machacado mucho, y detesto sumarme a las masas que lo están ninguneando. Es
algo que algunos quizás no os esperabais, sobre todo si leísteis cómo alabé la
versión de Vita (el mejor Killzone de todos, para mi gusto). Pero aun así, me
reafirmo en que es una buena manera de estrenar PS4 para todos aquellos que
pertenecemos al club de ansiosos que no queríamos esperar a un catálogo mayor y
mejor. Y si además eres un yonki de los shooters como yo, con más razón
todavía. Es sólo que su Campaña es una que difícilmente querré repetir, y
cuando me apetece batirme a plomo con el resto del mundo, suelo preferir el
campo de batalla de DICE.

 

 

VIRTUDES:
Su multijugador es tan bueno como se podría esperar de un Killzone. Y como
shooter individual propone situaciones variadas e intensas que dispararán tu
adrenalina, e incorpora novedades interesantes como el búho…

 

DEFECTOS:
…hasta que intenta centrarse demasiado en su floja historia, impone su ritmo
con situaciones demasiado enlatadas, interrumpe su propio juego más de la
cuenta, y nos trata de imbéciles.

 

 

VEREDICTO:
70

 

Campaña:
2 / 5  >>> Mediocre
<<<
 
(Equivalencia HobbyConsolas: 50 aprox.)

 

Multijugador:
4 / 5 >>> Grande <<<
  (Equivalencia HobbyConsolas: 90 aprox.)

 

 

Es una
lástima que el Killzone más vistoso sea el más aburrido. Pero con todo y eso
contiene algunos de esos momentos que hacen que merezca la pena jugarlo, y
cuenta con el privilegio de ser, a día de hoy, el mejor representante del
potencial gráfico de PS4. No es la gran exclusividad que este maquinón merecía
para su estreno, pero sí nos deja intuir la grandeza que nos espera. La propia
Sony ya nos avisó con su slogan.

 

 

Mi música  |  Nexo
Gamer
  |  Más reviews

 

 

- Esli

70

Bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Killzone Shadow Fall en PS4

    ACTUALIZADO 11/12/2014: Guerrilla Games anuncia que ya está disponible la actualización The Valor Patch para Killzone Shadow Fall. Esta nueva actualización añadirá el Valor, una especie de moneda que nos permitirá acceder a nuevas opciones de personalización.  Todos los ojos están puestos en Killzone Shadow Fall. La desaparición de DriveClub del catálogo inicial de PS4 le ha dejado en solitario como el gran triple A exclusivo de lanzamiento. Cualquier comprador de una nueva consola quiere contar en su catálogo con un juego que exhibir a sus amigos, novia, familiares… para demostrarles que el dinero invertido en la máquina está más que justificado. Y si es un juego exclusivo, pues mucho mejor.

    Hobby

    83

    Muy bueno

    Lo mejor

    Algunos detalles gráficos como la iluminación y los reflejos. El nuevo robot que nos acompaña.

    Lo peor

    Demasiado lineal. Desarrollo muy convencional, sin novedades en el género.

Más análisis de usuarios