Imagen de perfil de Cloud Strife FF7
Análisis de Dark Souls
Cloud Strife FF7

Soledad, silencio... bienvenidos de nuevo

INTRODUCCIÓN:

 

 

Aún tengo marcado en mis recuerdos mi paso por el infernal reino de Boletaria, lugar donde se desarrolla Demon’s Souls, predecesor de Dark Souls. Nunca había jugado a un videojuego tan difícil. Incontables fueron las veces que perdí la vida, teniendo por ello que repetir todo el nivel desde el principio una y otra vez. Pensé que nunca más vería un juego igual, pero los chicos de From Software no quieren dejar de ser mi pesadilla particular. Así que, con esta nueva entrega de la saga, volvemos a encontrarnos con las mismas sensaciones que nos asolaron en Demon’s Souls.

 

No voy a engañaros. Haber obtenido el trofeo de platino en Demon’s Souls, hizo que esta nueva entrega no se me resistiera tanto. Aún así se apreciar que es un reto más difícil; hay mayor variedad de enemigos, trampas ocultas, precipicios y jefes con un tremendo poder, a cada cual más poderoso y que os harán la vida imposible

.

Aparcad vuestro ego y pensamientos como “este juego me lo paso como quiera” porque no va a ser así. Todos los que lo juguéis sudaréis sangre para superar cada obstáculo, os ahogaréis en la amargura y desesperación  cuando no consigáis avanzar de una zona y lloraréis de impotencia al ser derrotados una vez tras otra por un jefe.

 

Entonces, ¿por qué gusta tanto el juego? Espero que mis próximas líneas aclaren vuestras dudas.

 

 

HISTORIA:


El argumento es brevemente explicado en una secuencia introductoria. Cuenta que los dragones, seres que habitaban el mundo, fueron derrotados por la oscuridad, representada principalmente por cuatro miembros; el Señor del Sol Gwin, la Bruja Izalith, Lecho del Caos y Nito, Rey del Cementerio. Estos también tuvieron la colaboración de Seath el descamado, un dragón que traicionó a los suyos. La época de los dragones era conocida como la época del fuego, pero tras su desaparición, llegó la época de la oscuridad. Tras esta fulgurante introducción y tras crear a nuestro personaje como deseemos, empezamos el juego con nuestro protagonista no-muerto encerrado en una depresiva y angustiosa celda, ya que su destino, como el de todos los seres, es acabar pereciendo o sirviendo a los señores de la oscuridad.

 

Mientras espera con sufrimiento su cruel destino, alguien le tira una llave para que pueda escapar de la celda. Gracias a ello, tal vez pueda librarse de su destino, pero en un mundo totalmente dominado por la oscuridad, es cuestión de tiempo que alguien ponga fin a sus días.

 

Así comienza el juego, con una historia llena de épica, un tú contra la oscuridad en la que la victoria parece inalcanzable.

 

Una lástima que este sea el primer gran punto negativo del juego. El argumento en este juego es intrascendente, no tiene importancia alguna y sólo sirve para darle una base al juego. Tampoco existe ningún video en mitad de la aventura que explique nada.

 

Sin embargo, el juego está hecho de tal manera que ni siquiera nosotros lo echemos de menos. Estamos en una atmósfera depresiva, llena de soledad, amargura y oscuridad y la ausencia de argumento no hace más que fortalecer estas sensaciones. Sólo nos tenemos a nosotros mismo y al fondo del camino nuestro objetivo, lleno de escollos que superar para alcanzarlo.

 

Aún así hay NPCs durante la aventura, los cuales pueden darte una breve conversación, venderte objetos, armas y armaduras, herreros que mejoren dichas armas y armaduras e incluso hay algún personaje que tiene una historia propia y hay que desbloquearla poco a poco mientras se avanza de la aventura, cosa muy difícil ya que nadie te da señas de qué hacer y en qué momento para que eso ocurra. No son profundas, pero es un detalle de agradecer y que está bastante bien.

 

Si buscáis una buena historia, este no es vuestro juego, aunque vuelvo a remarcar que la ausencia de una historia consistente en este caso no le perjudica tanto como le podría perjudicar a otros juegos de rol y por ello no le pongo una nota más baja.

 

Nota: 4

 

 

JUGABILIDAD:

 

Brillante, magistral. Así defino este apartado del juego.

 

Hay juegos en los que mueres un par de veces y se te quitan las ganas de seguir avanzando, pierdes la motivación y lo dejas de lado. En Dark Souls eso no ocurre.

 

Es difícil de explicar. Avanzas, te encuentras a un enemigo y te acaba matando. Lo vuelves a intentar y esta vez te caes por un precipicio. Decides probar de nuevo y entre dos enemigos te vuelve a vapulear, en un cuarto intento, consigues avanzar más pero el aliento de un dragón te mata de un golpe. Así una y otra vez. Puede parecer muy aburrido pero gracias a la magistral realización de From Software, el efecto de morir ocasiona en nosotros el efecto contrario; el querer volver a intentarlo una y otra vez con las mismas ganas o más que la anterior.

 

Por suerte, cada vez que nuestro guerrero agote su salud, volveremos a la última hoguera que hayamos estado. En estas hogueras recargamos nuestra vitalidad, magias y nuestro frasco de estus, el cual es nuestro único remedio (aparte de las magias) para restablecernos la vitalidad cuando nos dañen. Tienen un uso limitado, por tanto cuando los gastemos, tendremos que descansar en una hoguera para poder volver a usarlos. El problema es que al activar descansar en una, los enemigos que hayamos derrotado exceptuando jefes y monstruos poderosos, resucitarán.

 

Como seña de su dificultad, os diré que hasta los primeros enemigos del juego son capaces de matarte seas lo fuerte que seas, si en un descuido te arrinconan dos o tres pueden quitarte toda la barra de salud. No hay que subestimar a ningún rival, en cada enfrentamiento hay que estar concentrado y tomar las decisiones correctas para perder la menor cantidad de salud posible, ya que si ese enemigo no te mata, quizá lo haga el siguiente.

 

Y si un enemigo cualquiera puede mandarnos a la tumba, no os podéis imaginar lo que un jefe llega a hacer con nosotros, somos un monigote a su merced. Ir nosotros tan felices tras haber conseguido avanzar mucho y que de repente nos aparezca un dragón que de un coletazo nos mande al otro barrio, es algo que deja con una cara de incredulidad enorme. Pensar en cómo matarlo y ver que por cada golpe le quitas una quincuagésima parte de la barra de vida o menos desespera y hará que más de uno deje el juego por imposible.

 

Quizá el deseo de obtener nuestra recompensa, de luchar contra el siguiente jefe o de ver qué hay más allá de él es tan grande que nos incita a intentar alcanzar nuestra meta sin importar las veces que haga faltar repetir la misma zona o combate.

 

El juego ofrece mucha libertad. Desde el principio del juego puedes ir a cualquier parte, a riesgo de que vayas por donde no tengas que ir y tengas que dar media vuelta, ya sea porque los enemigos te destrozan con sólo rozarte o porque hay una barrera que te impida seguir avanzando, cosa que es difícil que ocurra, pero en caso de que eso suceda, el camino de regreso será terrible.

 

No sólo hay libertad para elegir por dónde ir, si no que los caminos esconden multitud de secretos, rutas alternativas y paredes rompibles. Para descubrir todo hay que estar muchísimas horas rebuscando por cada rincón, mirando por cada precipicio, probando saltos imposibles y aún así os dejaréis muchas cosas.

 

El sistema de combate de Dark Souls es idéntico al de su predecesor. Nos movemos en tiempo real por mundo, sin ningún cargando de por medio, lo cual es un placer. Cuando nos encontramos un enemigo, con los botones L1 y L2 manejamos el arma o escudo que llevemos en la mano izquierda y con R2 y L2, lo mismo pero en la mano derecha. Luego hay otros botones para rodar y esquivar, apuntar a los enemigos, abrir el inventario, hablar, recoger objetos, etcétera.  Tenemos la típica barra de salud y otra resistencia, la cual sirve para realizar acciones como atacar, o rodar.  También hay magias, las cuales tienen un número de usos limitados y que cuando se gasten, debemos de recargar en la hoguera.

 

Me dejo algunas cosas en el tintero como el sistema de pactos o el modo online que tiene, pero quiero hacer mis análisis-opiniones más amenos para que no os canséis al leerlos.

 

Si no fuera por fallos ridículos como que al lanzar un hechizo pegado a un enemigo, suela fallar, se llevaría un 10 en este apartado. Supongo que los parches lo arreglarán si es que no lo han hecho ya.

 

Nota: 9,5

 

 

GRÁFICOS-SONIDO:

 

Dark Souls consigue transmitir lo que quiere, un ambiente en su mayor parte lleno de oscuridad, que nos llenan de sensaciones negativas que ya mencioné anteriormente pero que, curiosamente, se hacen gustar y no desagradan.

 

El apartado artístico es muy bueno, la variedad de escenarios es enorme, cosa que no ocurría en Demon’s Souls. Podemos visitar desde una cárcel, hasta una ciudad en ruinas, pasando por catacumbas, zonas volcánicas y bosques entre otros.

 

El diseño de los enemigos es otro puntazo a su favor. Hay muchos y variados enemigos, como árboles vivientes, guerreros zombie, esqueletos vivientes o demonios. Eso sin contar los jefes, de los cuales hay una mayor cantidad que en Demon’s Souls, muchos de ellos son sorprendentes y más de uno os dejará boquiabierto (el que se haya pasado el juego, quizá pille la broma que acabo de hacer).

 

Se nota la mejoría entre Demon’s Souls y Dark Souls, pero sigue sin ser suficiente. A algunos fallos incomprensibles como la tremenda caída de frames en ciertas zonas del juego, se le unen unas animaciones poco actualizadas. Las texturas de los elementos han sufrido un buen lavado de cara, aunque se esperaba un salto algo mayor.

 

En cuanto al apartado sonoro, suele destacar por el silencio para causarnos esa sensación de soledad, pero cuando un tema del juego aparece, no puedo más que quitarme el sombrero. Siguiendo la tónica de Demon’s Souls, la OST está compuesta por canciones suaves y emotivas con otras más épicas, muchas veces recurriendo a coros para mejorar aún más las sensaciones que producen. Muy buena composición por parte del estudio, encaja perfectamente con el juego, no necesita más.

 

Nota:  8,5

 

 

VALORACIÓN FINAL:

 

Personalmente, sólo Demon’s Souls y Dark Souls han podido proporcionarme unas sensaciones iguales en mis 14 años que llevo jugando a los videojuegos. Creo que es una experiencia que nadie debería de perderse, si bien, como en todo, habrá excepciones y mucha gente acabará desesperada al poco tiempo de jugar y a otros simplemente nos les atraerá ni enganchará el juego por las razones que sean. Por mi parte, está entre los tres mejores videojuegos que he jugado en esta generación, una auténtica maravilla.

 

Vuelvo a remarcar que la base de este juego y lo que más aumenta su diversión es el morir una y otra vez hasta que logramos nuestro objetivo, ya sea investigar zonas opcionales o avanzar de la aventura. Es difícil de comprender, hace falta jugarlo e insistir para sentirlo.

 

Por último, mi nota no es aritmética, he considerado a la jugabilidad el factor más importante y la historia lo que menos cuenta a la hora de poner la nota.

 

Nota: 8,5

 

Jugado en la versión de PS3

 

___________________________________________________________________

 

Otros análisis:

 

Final Fantasy XIII:

http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/analizando-la-hermosa-obra-de-square-enix-27655

 

Xenoblade Chronicles:

http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/analisis-con-el-poder-de-monado-28145

 

Crisis Core: Final Fantasy VII:

http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/pudo-ser-mejor-pero-el-final-lo-vale-29043

 

Un saludo.

85

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Dark Souls Prepare to Die en PC

    Cuando hace casi un año hicimos el análisis de Dark Souls para PS3 y 360 nadie podría imaginarse que acabaría dando el salto a PC. Más que nada porque estamos ante lo que podría considerarse como un juego 100% consolero, japo, de esos que tienen su justificación en el terreno de PS3 o 360 y nada más. Pero por esas casualidades de la vida, a alguien (un fan) le dió por empezar a recoger firmas para conseguir una versión para PC de Dark Souls y Namco accedió. Sí, sí, accedió. Increíble, máxime cuando la que es considerada como primera parte de este juego, Demon's Soul, no es conocida precisamente por

    Hobby

    87

    Muy bueno

    Lo mejor

    El juego en sí, las más de 100 horas que dura y sus modos cooperativos y PVP.

    Lo peor

    El port es auténticamente desastroso y da grima verlo en PC.

    Análisis no-muerto de Dark Souls

    Hace poco más de dos años, en el E3 2008, From Software presentó un enorme logotipo  donde se podían leer las palabras Project Dark. Poco o nada se sabía de este anuncio, sólo que los encargados que estaban detrás de este misterioso nombre en clave eran el mismo equipo que trabajó en Demon’s Souls, juego que resultó ser un éxito en ventas, superando las expectativas iniciales tanto de Sony como de la propia desarrolladora. No hubo tiempo para muchas preguntas, un pequeño tráiler despejó de un plumazo todas las incógnitas, Demon’s Souls ya tenía sucesor. Muchos meses tuvieron que pasar para conocer más detalles del título; sus primeros conceptos y bocetos,

    Hobby

    94

    Excelente

    Lo mejor

    Mundo abierto. Infinidad de posibilidades. Dificultad endiablada.

    Lo peor

    Algunas bajadas de suavidad empañan a esta excelencia.

Más análisis de usuarios