Imagen de perfil de Mario V. Marco
Análisis de Beyond Dos Almas
Mario V. Marco

La vida de Jodie

El nuevo experimento de Quantic Dream y del
polémico David Cage ya está aquí, en forma de chapa *risas, collejas, despedido
del mundo del humor*. Vale, perdón, en forma de chapa no, en forma de…
¿aventura gráfica? ¿Película interactiva? Es difícil encontrar un género en el que poder clasificar a este Beyond: Dos Almas,
al igual que resulta casi imposible
que deje indiferente
 a quienes se atrevan a
jugarlo, pues su propuesta, como la del anterior juego del equipo, Heavy Rain,
es bastante arriesgada y se
aleja de los juegos convencionales
 que
pasan por nuestra PS3.

 

Las
críticas que ha recibido igualan en número a las alabanzas que ha acumulado, y
a menudo unas y otras con el mismo fervor, en toda clase de medios generales o
especializados. Y es que no
es un videojuego al uso
, con enemigos que
derrotar, niveles que superar, modos de dificultad, vidas y “continues”,
etcétera. Tampoco
una aventura gráfica
 como tal, pues carece
de muchos de los elementos que conforman estos títulos: inventarios plagados de
objetos, personajes a los que ir visitando a lo largo de la historia con
distintas preguntas, puzles…

 

¿Entonces qué puñetas es esto? Pues algo muy cercano a una película, donde es el jugador el que controla a la
protagonista y la hace avanzar por las escenas clave del argumento,
relacionándose con el entorno que le rodea y con los personajes que el guión
nos pone delante.

 

Seguro
que ya empiezas a posicionarte, pero espérate un poco. Aunque no te atraiga este planteamiento te
puedes estar perdiendo una gran experiencia.

 

 

Nuestra Jodie

 


Ya
choca desde un primer momento que en la carátula te destaquen junto al nombre
del juego los nombres de Ellen
Page y Willem Dafoe
, como si de una película se tratase. Y
a fe que es precisamente eso: estos dos grandes actores son los protagonistas indiscutibles del argumento, que se sustenta en gran medida en sus
dotes interpretativas, en sus voces y ultra realistas “clones” que vemos cómo se comen la pantalla.


El
juego nos pone en la piel de Jodie
(Ellen Page)
, a la que vamos a acompañar a lo largo de buena parte de su vida,
desde que era una niña asustadiza hasta su temprana madurez con veintipocos
años, pasando por distintos episodios de su controvertida adolescencia,
incluyendo varios momentos claves en la vida de toda persona. Vamos dando saltos en
el tiempo en
la trama
: empezamos casi por el final del juego,
que mediante flashbacks nos va presentando los veintiséis capítulos en que se
divide la historia, de manera no lineal.

 

¿Y por qué es especial la vida de Jodie? Porque
desde siempre ha tenido poderes, un don o una maldición, según se mire. Tiene ligada a ella una presencia
sobrenatural
, a la que conocemos por el nombre de Aiden. Esta poderosa entidad es capaz de mover objetos, ser
los ojos de Jodie (concediéndola visión a distancia, por ejemplo), poseer y
controlar a las personas, mostrarle el pasado de la gente, curar heridas,
asfixiar a sus enemigos… Un encanto de “fantasma”, vamos. La parte conflictiva
del asunto es que
nunca se separa de ella
, conformando para la
muchacha una relación de amor-odio que marcará toda su vida.

 

Nathan Dawkins (Willem Dafoe) es
el científico que se encarga de cuidar a Jodie, a la vez que intenta comprender la
naturaleza y el potencial de Aiden
.
El vínculo que se crea entre los dos personajes es muy complejo y de él se
extrae el verdadero tuétano de toda la historia. A todo esto hay que sumarle la
presencia de la
CIA y sus intereses particulares
 en
nuestra particular pareja.

 

Sin
hacer ningún spoiler, decir que la
trama nos llevará a lo largo de distintas y variadas localizaciones
, unas más cerradas que otras, por una multitud de
situaciones muy concretas y enfocadas a momentos clave, la mayoría (algo en lo
que flojeaba muchas veces Heavy Rain, que nos imponía demasiadas acciones
rutinarias), y en las que interactuaremos con varios personajes con sus personalidades
excelentemente recreadas y perfiladas.

 

Iremos tomando decisiones que cambiarán puntualmente la historia y adaptarán la personalidad de
Jodie a la nuestra
. En casi todos los puntos importantes
nos dejan decidir el comportamiento de la protagonista y sus elecciones morales (usar o no a Aiden, aceptar o negarnos a lo que se nos
presenta…). Así, la historia de esta joven será de algún modo nuestra propia
historia, reflejo de nuestra personalidad. Y algo es seguro, al final del viaje
le habremos cogido cariño a Jodie, por ser “nuestra Jodie”.


A
nivel argumental poco más se puede comentar sin desvelar ninguno de los giros
en la trama, que van a ser los que nos hagan permanecer pegados al asiento y
deseando ver y entender qué es lo siguiente que va a pasar. Sólo recordar que esto es ciencia ficción, por si esperáis encontrar otra cosa.

 

 

¿De verdad que esto no es PS4?

 


El punto fuerte del título, indudablemente, son los gráficos. Muy pocos juegos del catálogo de PS3 pueden
igualarlo, mucho menos superarlo. Cage y su equipo lo saben, se basan en eso
para sorprender y sumergirnos en la experiencia jugable, de manera que muchas
veces nos parezca estar ante
una película de verdad
 y
no ante un videojuego. La iluminación, las texturas, las animaciones faciales de
los personajes… todo parece escrupulosamente real y muchas veces nos
detendremos únicamente para admirar el preciosismo gráfico que despliega, tanto en interiores como en exteriores.

 

Ellen
Page y Willem Dafoe, junto con el resto del “reparto”, están de verdad ahí. Sentimos empatía por ellos, reímos y lloramos cuando ellos lo hacen,
los vemos madurar y envejecer a lo largo de los casi veinte años que abarca el
argumento.

También
están muy cuidados los efectos, destacando
de manera sobresaliente
 los
capítulos donde llueve y nieva. Incluso en un episodio, en el desierto, casi
logra hacernos sentir el agobiante calor del paraje.

 

Comparto
la opinión de que en
un videojuego los gráficos no lo son todo
,
y ni siquiera una parte fundamental del conjunto, pero es que no estamos
encarando un juego normal y corriente, sino una película interactiva, una
experiencia jugable, como se empeñan muchos en decirnos. Y aquí sí que son importantes, hasta el punto de prácticamente sustentar todo lo
demás. Este juego, lo que propone, ha de entrar por los ojos, porque de otra
manera no va a poder hacerlo. Esto tiene sus cosas buenas y sus cosas malas,
claro.

 

 

Un apartado sonoro que
mantiene el tipo

 


El
título nos llega con textos
y voces en perfecto castellano
,
dándonos también la opción de configurarlo en versión original o en distintos
idiomas, detalle muy de agradecer. En general, el doblaje a nuestro idioma está
muy conseguido, con voces conocidas y familiares del mundillo, y se nota la profesionalidad que hay detrás, salvo en algún que otro momento muy
puntual. Pero es cuestión de gustos. Yo personalmente recomiendo poner las voces en
inglés
, dejando a Page y Dafoe lucir su
interpretación completa.

 

Los efectos de sonido no destacan especialmente,
incluso algunos pueden llegar a molestar por repetitivos (el movimiento de
Aiden, los jadeos de Jodie, el ruidito cuando intentamos atravesar con la
entidad paredes u objetos que no se pueden traspasar…).

 

La música acompaña buena parte de la
acción, aunque el título juega más con los silencios. En general, su uso no es
gratuito y se intensifica, obviamente, en las escenas de acción. Aunque ya
digo, no me ha parecido algo realmente remarcable, sino accesorio. El mejor corte es el que se
escucha en el menú principal
,
al que recurrirán en alguna ocasión.

 

 

¿Cómo se juega a esto?

 


Llegamos
a la chicha del asunto y lo que hará que este juego nos repela o nos enganche: la parte jugable.

En
todo el juego, manejamos
solamente a Jodie y a Aiden
, alternando el
control entre ellos pulsando el botón triángulo. A ella la movemos en tercera
persona y al ente, en primera, pudiendo ver a Jodie y el hilo que nos une con
ella, que también marcará la distancia a la que podemos alejarnos.

 

Por
una parte, con la chica el
juego nos señala con un punto blanco
 los
objetos con los que podemos interactuar, moviendo el joystick derecho en la
dirección en la que está dicho elemento y usando el izquierdo para mover a
Jodie. Esto lo hace bastante
intuitivo
, aunque la mayoría de las veces lo
único que hacemos es mirar el objeto y ya, sin nada que poder hacer con él
(abrir un libro, mirar una foto, cerrar una puerta…). Además, la cámara no es libre, sólo podemos desplazarla un poco a los
lados para ver mejor, pero no rotarla 360º, lo que muchas veces, unido al hecho
de que cambia según nos movemos, hace que vayamos en una dirección que no era
la deseada. O que nos quedemos atascados al pasar por una puerta, que nos
choquemos con las paredes… en este sentido el juego flojea bastante, como ya lo hiciera su antecesor (al menos aquí no
tenemos que movernos pulsando R2, eso sí que era ortopédico).

 

Por
otra parte, el utilizar a Aiden
en primera persona
 sí se hace menos aparatoso, usando los gatillos para
ascender o descender y pudiendo atravesar muchos de los objetos que antes nos
entorpecían. Sin embargo, a veces el cambio de un personaje a otro no se
produce en el mismo punto, lo que nos deja desorientados un par de segundos antes de saber dónde estamos y
empezar a movernos. Algo que puede que sea deliberado, pero que no deja de ser
molesto. Los distintos elementos con los que podemos interactuar se marcan con
otro punto, igual que con Jodie, que en este caso es azul. Pulsamos L1 mientras
movemos los sticks en las direcciones que nos indican para así dar golpes,
poseer, asfixiar, etc…

 

El
juego se puede
jugar a dobles
, la otra persona usando un segundo
mando o un dispositivo móvil que soporte la aplicación que lo permite. El
llamado no sin cierto cachondeo “modo
novia”
, que hace que el juego gane enteros por
poder jugarse del mismo plan que “mantita y peli”. Uno controla a Jodie y el
otro a Aiden, sin cambiar nada más que eso en lo jugable.

En
algunos momentos se nos pedirá que respondamos o que actuemos según varias opciones, usando triángulo, cuadrado, círculo o equis para
seleccionarlas. Y en otros, principalmente las secuencias de acción, tendremos
que mover el
stick derecho
 a la dirección correcta para golpear o
esquivar, saltar, agacharnos… El juego no nos dice hacia dónde, lo tenemos que
intuir por el movimiento que haga Jodie en ese instante.

 

Usando
a Aiden, las distintas acciones con los sticks corresponden siempre a los
mismos actos: tirando con los dos hacia abajo golpeamos, acercándolos
asfixiamos, alejándolos poseemos, uniendo una línea entre un objeto o persona
hacia Jodie tenemos visiones… Pronto se le coge el truco.

 

A
todo esto hay que sumar que en puntuales episodios usamos distintos medios de
transporte
 y el control cambia: una moto, un
caballo…

 

En
definitiva, es
bastante simple
 y al poco tiempo de jugar ya no llama la
atención e incluso puede llegar a aburrir. Y el movimiento, junto con la
cámara, es
tosco
 por momentos.

 

 

Duración y trofeos

 


El
juego da para unas ocho-diez
horas
, depende de lo que te vayas a
entretener curioseando por los escenarios. Los distintos episodios pueden durar
desde diez o quince minutos a hora y pico larga, según lo que nos vayan a
contar en cada uno.

 

Tiene veintitantos finales (aunque se quedan en seis o siete verdaderamente
distintos, el resto son pequeños detalles), aunque ya el mismo Cage dijo que
diseñó el juego para ser completado una sola vez. ¿Y esto por qué? Pues uno
puede pensar que para que así la experiencia y el devenir de la historia sea
realmente la que mejor se haya adaptado a nuestra personalidad y nuestras
decisiones… Y vale, algo de razón hay. Pero la verdad es que lo que puede
cambiar con una elección u otra realmente no influye tantísimo. Puedes hacer justo lo contrario de lo que hiciste en
tu primera partida y descubrir decepcionado que en realidad tampoco es que el cambio argumental haya sido
tan radical.


También
hay una serie de desbloqueables a lo largo de los episodios, en forma de energías que
puedes encontrar con Aiden. Desbloquean distintos vídeos de arte conceptual y
“making of” en el menú principal.

 


te pueden invitar a rejugarlo los trofeos,
pues directamente uno es sacarse todos los finales y otro jugarlo a dúo. El
resto corresponden a si en cierto episodio hiciste A o hiciste B, o fallaste
pocas veces en los QTE (quick time events). Es un platino parecido al de Heavy
Rain, que se
saca sin demasiado esfuerzo
, lo único que hay que
hacer es volver a jugarlo hasta destripar cada final.

 

 

 No vas a saber si te
gusta…

 


…hasta que lo juegues por ti mismo. No hay más. Es como recomendar una película, te
basas en los gustos de la otra persona para anticipar si le va a entretener,
fascinar o disgustar. ¿Cómo saber si te va a gustar Beyond? Primero, tienes que
tener en cuenta que te
estás poniendo frente a una historia
,
no frente a un videojuego al uso. Como quien va al cine o se pone a disfrutar
de su serie favorita, pero con algo más de interacción por tu parte, aunque no
demasiada. Y segundo, si te gusta el tema del que trata: lo sobrenatural, la vida y la
muerte
. Sí hay un par de escenas de acción, e
incluso de infiltración, pero aquí lo que van a primar son las emociones que nos vayan a intentar transmitir.

 

Quiero
dejar claro que a partir de aquí entramos en el terreno de lo personal, de lo subjetivo, mi opinión. Lo que a mí me haya
parecido una carencia, para otra persona puede ser una virtud, y viceversa. Tal
vez haya algún spoiler, así que recomiendo precaución.

 

Me gustó mucho más Heavy Rain. Así de claro. Me quedo con la sensación de que este
juego ha intentado
abarcar demasiado
 para las pocas horas
que ofrece. Se ha dispersado mucho su argumento y no ha sabido transmitir
tanto, no
ha sabido centrarse
. Sí que hay muchos momentos en que me
ha puesto la piel de gallina, y he llegado a empatizar con Jodie casi de la
misma forma que con Joel y Ellie en The Last of Us. Pero me ha faltado algo. En
Heavy Rain, todo era más específico, giraba en torno a una misma historia, más
acotada en lo temporal pero con más puntos de vista. Y si realmente la liabas
en algún momento, eligiendo mal o fallando un QTE, la liabas de verdad. Se te
moría un personaje, llegabas a un final verdaderamente deprimente… Aquí no, no hay esa sensación de
urgencia o de peligro
 en ningún momento,
sabes que a Jodie no le va a pasar nada. Ni siquiera hay giros argumentales con
demasiado peso, se me ha hecho bastante predecible, incluso en la recta final.
Incluso la narrativa me ha gustado menos. Han intentado darle la agilidad que
el juego del asesino del origami conseguía cambiando de personajes al dar
saltos a lo largo de la vida de Jodie, pero para mí no han conseguido llegar a
la altura de Heavy Rain. También se me ha quedado por el camino el afán de
investigación
 que tenía su predecesor, donde
interrogabas, encontrabas pistas (o las perdías y asumías las consecuencias de
tu ineptitud)…

 

Heavy
Rain me cautivó y me saqué el platino, cosa que Beyond no va a conseguir que
haga. Pero, como digo, este último apartado son consideraciones personales.

 

 

Conclusiones

 


Una historia a la que hay que dar una oportunidad sí o
sí, más teniendo en cuenta el panorama actual, repleto de propuestas clónicas.
Sólo por lo arriesgado del planteamiento, hay que concederle el beneficio de la
duda. Unos gráficos de infarto como no hemos visto otros nos mantendrán
alucinados frente a la tele, unidos a unas interpretaciones de lujo. No dura
mucho y no es muy rejugable, pero ahora está a 35 euros, algo más ajustado. No
te dejará frío.

Gráficos: 96. Si
te dijeran que es PS4 no te costaría mucho creértelo. Se nota que hemos llegado
al techo de la generación.


 

Sonido: 70. Un
doblaje más que decente, música que no desentona y efectos que pueden pecar de
repetitivos. Recomendable jugarlo en V.O. para apreciar íntegramente la
interpretación de los actores.

 

Jugabilidad y diversión: 41. El control es mejorable y prácticamente nos
limitamos a asistir a una sucesión de escenas, con mínimo control sobre ellas
aun cuando parezca que efectivamente sí lo tenemos.

 

Duración: 55. Se
completa en unas nueve horas y no hay muchos alicientes para rejugarlo.

 

Originalidad: 83. En
la línea de las propuestas de Quantic Dreams y David Cage, que intentan
redefinir los conceptos de videojuego, experiencia jugable y película
interactiva.

 


NOTA FINAL: 69

 


Lo mejor:


Unos
gráficos que quitan el hipo.

La
interpretación de los actores.

No
es un juego más.

 

 

Lo peor:


Control
de personaje y cámara muy mejorable.

Corto
y poco rejugable.

Que…
tampoco es un juego más.

 

 

Gracias por llegar hasta aquí. Se agradecen los comentarios y críticas constructivas. Os dejo la dirección del blog, allí encontraréis este y otros análisis, gameplays, etc

 

¡Un saludo!

 

http://valloracgames.wordpress.com/

69

Aceptable

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Beyond Dos Almas para PS4

    Corría septiembre de 2013 y las consolas de la actual generación estaban a punto de llegar al mercado, pero PS3 todavía tenía mucho que decir, y se despidió a lo grande con Beyond Dos Almas de Quantic Dream. La aventura interactiva ideada por el francés David Cage, demostró el potencial gráfico que había alcanzado la consola de Sony. Dos años después, durante la semana del E3 2015, se anunciaba que la historia de Jodie Holmes y Aiden tendría una remasterización para PS4 que incluiría algunas mejoras. Muchos, ante ésto, nos echamos las manos a la cabeza porque, ¿era necesario? Pues bien, una vez que hemos vuelto a revivir la aventura

    Hobby

    85

    Muy bueno

    Lo mejor

    Poder jugar en orden cronológico, las mejoras gráficas y el aumento de dificultad en los combates.

    Lo peor

    No aporta grades novedades con respecto a PS3, un juego de hace dos años remasterizado.

    Análisis de Beyond: Dos Almas en PS3

    Al margen de la ópera prima de David Cage, Omikron: The Nomad Soul, un título incomprendido, genial y lleno de posibilidades (aunque con unos cuantos fallos también), el estudio francés lleva muchos años intentando crear la experiencia cinemática interactiva definitiva. Fahrenheit revolucionó el género mostrando distintas escenas en pantalla al mismo tiempo, minimizando el uso de los botones del mando o acabando con la resolución de puzles combinando objetos del inventario tan típica de la época dorada de las aventuras gráficas de LucasArts. Eso sí, el juego perdía calidad y hasta el sentido de su argumento a medida que nos acercábamos al final. Luego llegó Heavy Rain, elevando la fórmula a

    Hobby

    91

    Excelente

    Lo mejor

    Una de las mejores tramas de la generación. Gráficamente espectacular.

    Lo peor

    Para muchos puede ser una aventura demasiado pasiva. El desarrollo no cambia mucho al rejugarlo.

Más análisis de usuarios