Reportaje

Ajin (Semihumano) - Claves de una letal inmortalidad

Por Thais Valdivia
-

¿Qué es lo que ocurre cuando te transformas en aquello que temes? Ajin (Semihumano) es un manga de Gamon Sakurai cuyo anime ya está disponible en Netflix. Veamos las claves de esta letal historia.

Uno de los animes que recientemente se han añadido al catálogo de Netflix es Ajin (Semihumano), adaptación del manga homónimo de Gamon Sakurai que podemos encontrar en castellano gracias a Norma Editorial. Esta historia oscura de sangre y muerte se ha convertido en los últimos meses en una obra de obligado visionado (o lectura si tenéis el manga a mano) para aquellos amantes de la ciencia ficción y el misterio.

El seinen Ajin (Semihumano) nació en las páginas de la revista good! Afternoon (Kodansha) en 2012 y actualmente continúa en activo, teniendo a la venta en Japón siete tomos recopilatorios. En nuestro país, tal y como hemos mencionado, es Norma Editorial la que tiene los derechos de la serie, poniendo a nuestra disposición hasta el tercer volumen.

Hasta que se confirme la llegada de Ajin (Semihumano) en DVD y Blu-Ray (ninguna distribuidora la ha licenciado a día de hoy), vamos a repasar las claves de esta obra en la que nada es lo que parece y en la que no puedes confiar en nadie. 

Trama oscura que engancha

Hace 17 años apareció en África una misteriosa criatura a la que se bautizó como un Semihumano, un hombre que debía haber muerto, pero que al final no lo hizo. A día de hoy se han identificado hasta cuarenta y seis Semihumanos, todos víctimas de enfermedades, suicidios y accidentes que no han querido dejar nuestro mundo. Un mundo que ansía saber más de ellos y que les capturan para poder estudiarles y mantenerles alejados de la civilización al catalogarlos de amenaza.

 

El protagonista, Kei Nagai, es un muchacho que ansía ser médico, por lo que estudia como si no hubiera un mañana. Sin embargo, cierto día, el chico es atropellado por un camión. Aunque en un primer momento todos piensan que ha fallecido, Kei sale ileso del suceso. Y es que el joven es un Semihumano (Ajin). A partir de ese instante Kei comenzará a huir y a luchar por su supervivencia en un mundo cruel en el que no puede ni acercarse a los humanos ni a los propios Semihumanos.

La historia de Ajin (Semihumano) sorprende desde la primera página al mostrar lo complicado que es ser diferente y cómo el ser humano intenta destruir todo aquello que desconoce, dejando patente su crueldad. Bien es cierto que la trama puede recordar a otra obra en la que parecen tocarse los mismos temas pero desde otra perspectiva (Tokyo Ghoul), pero hay que decir que Ajin (Semihumano) brilla por sí sola. 

Reflexiones por doquier

Mil y un conflictos morales son los que plantea Ajin (Semihumano) a lo largo de su historia. Un ejemplo claro de ellos es el hecho de por qué el ser humano tiende a tildar de amenaza todo aquello que no conoce, queriendo destruirlo después. Eso denota ignorancia y una falta de empatía difícil de asimilar. También podemos ver cómo las personas pueden tirar por tierra todos sus principios en el instante en que determinado asunto muy polémico les toca de lleno.

 

Pero aquí no acaban las reflexiones, pues de la mano del protagonista podemos sentir el miedo de descubrir lo que guardas en tu interior, tu verdadera naturaleza. ¿Qué hacer cuando te das cuenta de que has pasado de ser un simple humano más a una criatura temida y odiada por el resto? 

Dibujo a la altura

Aparte de la historia que os hemos resumido anteriormente, el manga Ajin (Semihumano) destaca por tener un dibujo realmente detallado y bien proporcionado. Gamon Sakurai mantiene el nivel en cada viñeta y ofrece unas páginas dobles dignas de ser enmarcadas. Por supuesto, el trabajo de Sakurai logra tenerte en tensión cuando la situación lo requiere haciendo que los personajes muestren con todo lujo de detalles el pánico en sus rostros.

 

A esto debemos añadir que el ritmo de la narración no decae en ningún momento, logrando que los tomos se lean en un suspiro esperando saber qué es lo que va a ocurrir a continuación. Asimismo, no podemos dejar pasar el diseño de los personajes, en especial Kei, quien es el que lleva el peso de la historia y quien nos guía en todo momento. 

Anime corto pero intenso

El 13 de enero de este mismo año, tras muchos avances en vídeo y datos ofrecidos por la web oficial, se estrenó en Japón la versión animada de Ajin (Semihumano). Dirigido por Hiroyuki Seshita (Sidonia no Kishi), este anime de trece episodios sorprendió por el estilo de animación de Polygon Pictures. Lejos de mostrar un estilo más tradicional, la serie opta por el 3D CGI para narrar los sucesos que aparecen en la versión en papel.

 

Con una trama fiel a la creada por Gamon Sakurai, la versión televisiva de Ajin (Semihumano) es bastante rápida, dejándote a veces sin aliento, aunque otras muchas piensas que no has visto todo lo que deberías. Esto se debe al hecho de tener tan pocos episodios, pero es algo natural teniendo en cuenta la serialización del manga. Ahora que está disponible en Netflix, ya no hay excusa para zambullirse en este universo. 

Una franquicia que va a por todas

Pero como no sólo de anime y manga vive el otaku, antes del anuncio de la versión para televisión, se confirmó que Ajin (Semihumano) se llevaría al cine como una trilogía dirigida por Hiroyuki Seshita. La primera de ellas, Ajin Part 1: Shōdō, vio la luz el 27 de noviembre de 2015; Ajin Part 2: Shōtotsu hará lo mismo el 6 de mayo de este año, mientras que la conclusión (Ajin Part 3: Shōgeki) verá la luz en Japón el 23 de septiembre.

 

Por último, pero no menos importante, el mismo día en que se estrene la segunda película, también aparecerá una OVA especial dirigida por Hiroaki Andō junto al octavo volumen del manga. La historia nos mostrará toda la verdad acerca del temido Incidente Shinya Nakamura. ¿Qué ocurrirá?


Tenemos muchas otras recopilaciones de mangas y animes. Aquí las tenéis las más recientes:

Lecturas recomendadas