Reportaje

Avance de The Bureau XCOM Declassified

Por Rafael Aznar
-

La resurrección de una de las sagas de alienígenas más aclamadas de la historia sigue su inexorable curso. En octubre de 2012, el estudio Firaxis rescató la marca XCOM de los libros de historia, con Enemy Unknown, un sobresaliente título de estrategia. El 23 de agosto, 2K Marin deleitará a los usuarios de PS3, Xbox 360 y PC con The Bureau XCOM Declassified, una original readaptación de ese universo, que apostará por los disparos en tercera persona, pero sin olvidar la idiosincrasia táctica de la franquicia.

Corre el año 1962 en los Estados Unidos presididos por el demócrata John Fitzgerald Kennedy, en plena Guerra Fría, la era de la “destrucción mutua asegurada”. El mayor temor del gobierno es el choque nuclear con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, enfrascada en la colocación de misiles en la cercana Cuba.

Sin el Teléfono Rojo aún operativo y mientras capitalistas y comunistas se enzarzan en la Bahía de Cochinos o en Vietnam, llega a la América profunda una amenaza inesperada. No son las cabezas nucleares soviéticas las que percuten su territorio, sino unas misteriosas torres alienígenas.  Para plantar cara a la amenaza, la Casa Blanca decide crear una organización llamada The Bureau, encargada de un triple objetivo: investigar la invasión extraterrestre, erradicarla y borrar la verdad.

Ésa será la base argumental de The Bureau XCOM Declassified, un peculiar shooter táctico en tercera persona, firmado por 2K Marin, el estudio responsable de Bioshock 2. El juego se integrará dentro del universo de la saga XCOM, nacida en PC en 1993 y revitalizada en 2012 por el estudio Firaxis, con el sobresaliente Enemy Unknown, que era un título de estrategia con ribetes de acción. Esta vez, será a la inversa: será un juego de acción con aderezo estratégico.

Pese al cambio de género, el título será fiel a la filosofía de la saga. En materia argumental, será una precuela en toda regla. El título original estaba ambientado en 1999, con el proyecto XCOM conformado por soldados de todos los países de la Tierra, al más puro estilo de los Cascos Azules de la ONU. Sin embargo, en el juego de 2K Marin, veremos los orígenes de la organización como un ente gubernamental de los Estados Unidos. A través de los ojos del agente William Carter, deberemos encargarnos de la misión de aniquilar a los parientes de ET y Alf, sin dejar huellas. ¿No os recuerda, vagamente, a incidentes de ovnis como los de Roswell o el Área 51?

Un avistamiento original y continuista a la vez

La semana pasada, viajamos a Londres, donde tuvimos la ocasión de probar una demo de media hora de The Bureau XCOM Declassified. Ambientada 47 días después del comienzo de la invasión, en ella manejábamos a William Carter, que aparecía acompañado por otros dos agentes, Justin Cuello y Patches Mahoney. Su cometido era investigar un pequeño pueblo de Nuevo México donde había aterrizado un artefacto alienígena gigante (habrá muchos más, a lo largo de todo el país), así como buscar pistas sobre el paradero de Nico DaSilva, uno de los mejores agentes de la organización.

Antes de explicar las mecánicas jugables del título, conviene refrescar la memoria. El título que nos ocupa fue anunciado hace ya bastante tiempo, en el E3 de 2010, bajo la denominación de XCOM, a secas, lo que generaba cierta ambigüedad respecto a Enemy Unknown, la versión de Firaxis. Para enmadejar aún más el asunto, cuando se presentó en sociedad, el juego era un shooter en primera persona. Tras varios retrasos, no sólo ha cambiado el nombre, sino también el desarrollo, que ahora presenta una perspectiva en tercera persona, con una gran importancia de las coberturas y de la estrategia.

Después de catar la demo, podemos decir que el aroma que desprende el título es el del mejor vino, con un sabor aún más acentuado, en contraposición al calimocho peleón en que se ha convertido el género del shooter. En vez de apostar por una ensalada de balas con balas, 2K Marin ha sazonado la mecánica a lo Gears of War con unos toques de estrategia que, además de ser diferentes, dan continuidad al juego respecto a lo visto en Enemy Unknown. ¿Jugasteis a este último y, cada vez que ibais a disparar a los enemigos, os quedabais con las ganas de ser vosotros los que dirigierais la mira y percutierais el gatillo? Pues bienvenidos al Bureau.

Battle Focus, la celestina que vincula acción y estrategia

El control del protagonista en The Bureau XCOM Declassified no distará mucho de lo visto en sagas como Gears of War, Mass Effect o Uncharted. Con una cámara situada a la espalda del personaje, deberemos buscar las mejores posiciones y coberturas en el campo de batalla, para acribillar a los alienígenas y, a la vez, permanecer resguardados. En ese sentido, contaremos con armas de la época, como la pistola semiautomática M1911, la escopeta M1897 o el rifle telescópico M1903-14. Asimismo, podremos utilizar las armas de plasma de los extraterrestres, para que degusten su propia medicina. A lo largo de los escenarios, encontraremos también diversas mejoras.

Lo más destacado de la jugabilidad será el llamado Battle Focus, un sistema que nos permitirá dar órdenes a los dos agentes que nos acompañarán en el campo de batalla. Al pulsar el botón correspondiente, la acción se ralentizará hasta casi congelar la imagen, de modo que, con cierta tranquilidad, podremos indicar  hacia dónde queremos que se muevan los soldados, marcar sobre qué enemigo queremos que concentren su potencia de fuego o pedirles que usen una determinada habilidad especial. Será casi como una especie de botón del pánico, si nos vemos en apuros. No obstante, aunque al ralentí, la acción seguirá su curso, así que tampoco podremos dormirnos en los laureles.

El sistema recordará enormemente al de XCOM: Enemy Unknown, tanto en las mecánicas como en la estética, pues habrá símbolos de escudos que nos indicarán dónde podemos posicionar a los compañeros o el radio de incidencia de las granadas. Para los que probaran el juego de estrategia de Firaxis, será casi como la paramnesia.

La cooperación con los compañeros será fundamental, y estará condicionada por la existencia de hasta cuatro clases de soldados. En la demo, pudimos ver dos de ellas: la de ingeniero, que dispondrá de minas, torretas láser y una especie de flash que hará que los enemigos se dispersen; y la de comando, que, a base de burlas, podrá atraer la atención de los enemigos, además de proyectar pulsos electromagnéticos que lanzarán a los rivales hacia atrás. Las otras dos clases serán la de reconocimiento y la de apoyo, que estarán especializadas en ataques de larga distancia y en movimientos de ayuda, respectivamente. Asimismo, William Carter contará con ciertos poderes, que se podrán combinar con los de los demás. Uno de ellos será la posibilidad de hacer levitar objetos (como las torretas) o incluso a los enemigos, para dejarlos a merced.

No acabará ahí la importancia de guiar los pasos de nuestros compañeros, pues, si éstos mueren, no podremos volver a utilizarlos. Por suerte, si caen, podremos intentar salvarlos, antes de que se desangren, al estilo de Gears of War. Habrá cinco niveles de evolución de esos personajes, así que, si perece uno que esté al máximo, seguramente maldigamos en arameo, pues tocará fichar a un nuevo recluta y “entrenarlo” desde cero. Del mismo modo, si somos nosotros los que caemos en combate, gracias al sistema Battle Focus, podremos pedir a los compañeros que intenten reanimarnos.

El juego no seguirá los cánones de los típicos shooters bélicos, sino que los poderes especiales serán un elemento esencial. El protagonista cargará con una mochila especial y un brazalete tecnológico, que serán el motor de esas habilidades. Cada enemigo derrotado nos concederá puntos de experiencia, de modo que habrá diez niveles de progresión y un árbol de evolución que, en algunos casos, se ramificará y nos obligará a elegir entre unas mejoras u otras, en la línea de Borderlands. Asimismo, podremos desbloquear elementos de personalización, como diferentes colores para el chaleco, la camisa, la corbata y los pantalones.

Igual que en Enemy Unknown, en The Bureau XCOM Declassified, estará presente la base de operaciones, aunque aún no ha trascendido cómo estará organizada. No será tan profunda como la del título de Firaxis, pero es de esperar que permita diversas posibilidades de gestión de cara a mejorar nuestro equipo y entrenar a nuestros agentes. Lo mismo sucederá con los enemigos, que serán, en buena medida, los mismos que en el juego de 2012, como los sectoids o los mutons.

Puerta abierta al misterio y las decisiones

El título contará con un guión muy cuidado, según los responsables de 2K Marin. En la demo que probamos, se podía ver a humanos infectados por la calle, por culpa de algún tipo de virus. Todos ofrecían un semblante de desconcierto, pero no nos atacaban, así que habrá que ver qué papel juegan en la historia.

En la línea de Mass Effect, de vez en cuando, habrá conversaciones en las que tendremos varias opciones de respuesta, más amables o más incisivas, según prefiramos. Por ejemplo, podremos decidir si preguntarle a una persona qué le ha pasado o decirle que tenemos prisa y que vaya al grano para ayudarnos. 2K Marin ha querido centrarse en la historia, así que no habrá modos multijugador, a pesar de que en Enemy Unknown sí que los había, así como en Bioshock 2.

En materia gráfica, la demo que probamos corría sobre un PC, con un estilo visual mucho más luminoso que el de la entrega de 2012 de la saga. Sin llegar a grados extremos de detalle, los personajes y los escenarios lucían bien, aunque la hierba presentaba un “popping” bastante considerable, incluso a muy corta distancia. Esperemos que se pueda pulir de aquí a la fecha de lanzamiento. Respecto a las plataformas de lanzamiento, está previsto sólo para PS3, Xbox 360 y PC, y en 2K Marin no tienen planes ni para Wii U ni para las futuras consolas de Sony y Microsoft.

Tras títulos como Bioshock, Borderlands, Spec Ops: The Line y The Darkness 2, 2K Games vuelve a apostar por un shooter que se aleja de los convencionalismos. The Bureau XCOM Declassified coge el género de los disparos en tercera persona y le da una vuelta de tuerca con infinidad de mecánicas tácticas extraídas directamente del genial Enemy Unknown. El 23 de agosto sabremos si el cóctel sabe tan bien como aparenta. Mientras, convendrá estar atentos al cielo, por si asoma algún objeto volante no identificado.

Lecturas recomendadas