Wolfenstein the New Colossus
Reportaje

Avance y gameplay de Wolfenstein II The New Colossus

Por Daniel Quesada
-

¡Se acerca la venganza de Blazkowicz! Uno de los juegos más esperados y espectaculares del año nos muestra nuevos matices de su jugabilidad y muchos nazis saltando por los aires. Hemos probado una versión reciente en Londres y os damos nuestras impresiones.

Uno podría pensar que, tras su brutal experiencia en Wolfenstein: The New Order, el bueno de B.J. Blazkowicz necesitaba un descansito... Pero parece que lo único que hacía falta era un cambio de aires. Así, en el inminente Wolfenstein: The New Colossus (cuya fecha de lanzamiento es el 27 de octubre) el mata-nazis por antonomasia viaja hasta Nueva Orleans, donde seguirá reventando a base de fuerza bruta los planes de Frau Engel.

Su plan: reclutar a un tal Horton entre los guetos de la ciudad, siempre y cuando consiga deshacerse de los Übersoldatten y el resto del comité de bienvenida. Como ya vimos en nuestro anterior avance de Wolfenstein The New Colossus, Blazko posee un completo arsenal para darles caña (desde el querido laserkraftwerk hasta potentes ametralladoras), pero estas armas no sirven si no usamos la cabeza antes de lanzarnos a la masacre. Por un lado, hay que potenciar las armas siempre que tengamos kits de mejora disponibles, para otorgarles efectos de fragmentación, silenciadores... Por otro lado, hay que echar un vistazo al entorno para conseguir "daños colaterales" que nos den ventaja: coches que estallen, trampas eléctricas, etc. Y no se trata solo de lucirse, sino de sobrevivir, ya que el juego tiende a ser dificilillo. Como se os olvide usar dos armas a la vez, estáis fritos.

El protagonista de The New Colossus puede asignar los puntos de experiencia ganados a mejorar sus habilidades en tres ramas: infiltración, caos y táctica. Las dos primeras hablan por sí solas, mientras que la tercera se refiere a la precisión con los disparos en la cabeza o al uso del entorno que comentábamos antes.

Wolfenstein The New Colossus

Otro aspecto importante en la estrategia es perdernos por los edificios. Esta vez hay muchas zonas interiores que podemos usar para encontrar coleccionables (como los interesantes códigos Enigma), ganar altura para disparar con más precisión o, simplemente, ganar ventaja. Sí, Blazkowicz es una apisonadora ambulante, pero como vayamos de frente a por los enemigos sin buscar buenos parapetos, acabaremos hechos chucrut. Desde los parapetos, aprovechad también para lanzar granadas o pequeñas hachas que no causan tanto daño, pero son más sigilosas.

La zona que hemos podido probar nos lleva a una zona ligeramente inundada de la ciudad a la que accedemos desde el agua. Los nazis están patrullando, así que debemos aprovechar para pillarlos por sorpresa antes de que comiencen a dar la alarma. Como pasaba en el juego anterior, es importante derrotar lo antes posible a los altos mandos para que las alarmas dejen de atraer a más soldados.

En estos tramos, dos enemigos nos van a fastidiar especialmente: los soldados acorazados y los panzerhund, esos monstruosos perros robóticos equipados con un lanzallamas en la boca. Además de artillería pesada, es importante que hagáis buen uso de la habilidad para mantenernos a unos metros del suelo cuando pulsamos salto dos voces. Al principio se hace extraño, porque uno espera ejecutar un "salto doble", pero su funcionalidad táctica para despistar a los enemigos es muy importante. También podemos correr hacia ciertas paredes y derribarlas y abrir nuevos caminos. ¿No decíamos que Blazko es una apisonadora?

Wolfenstein The New Colossus

Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, el apartado gráfico de Wolfenstein 2 ha dado un salto evidente, gracias al uso del motor id Tech 6. Al igual que con nuestro avance de The Evil Within 2, nosotros probamos el juego en un ordenador de última generación, por lo que aún es pronto para saber cómo lucirá definitivamente en consola (especialmente, en esa futura versión de Wolfenstein para Switch, que llegará en algún momento de 2018), pero lo que tenemos claro es que el espectáculo de explosiones, enemigos imposibles y lluvia de plomo está garantizado.

Disfruta del arte oficial de Wolfenstein II con este libro.

Sobre todo, después de ver el "epílogo" de nuestra sesión de juego: tras encontrarnos con nuevos miembros de la resistencia, nos toca superar una zona montados a lomos de un panzerhund. Sí, amigos, podremos arrasar con todos los nazis que pillemos por banda, ya sea corriendo hacia ellos o, sobre todo, haciendo uso de nuestro devastador lanzallamas. La sesión de juego terminó cuando llevábamos un par de minutos montados a lomos de nuestro amiguito, así que no sabemos si esa escena dura demasiado... O si volveremos a montar en un mostrenco así en sucesivos capítulos.

Wolfenstein The New Colossus

No queremos dejar de comentar a los propios personajes, con el propio Blaskowicz como principal estrella. Ya no es un tipo tan socarrón (sobre todo, tras pensar en las "cargas familiares" que tiene), pero sigue igual de duro y dispuesto a acabar con todos los nazis sin desfallecer, aunque desde un punto de vista más analítico. Pero no todo será sesudo, ya que en estos interludios encontraremos muchos retazos de humor (atentos al tórrido momento protagonizado por Sigrun, la hija de Frau Engel) y muchas frases memorables.

Ahora bien, tenemos que reconocer que las escenas de vídeo en esta sesión de juego nos han parecido particularmente largas. Es algo "marca de la casa" con la saga Wolfenstein desde The New Order, pero con un juego así, en el que uno quiere dar gusto al gatillo constantemente, nos tememos que hayan podido pasarse de largo con las cutscenes. Quizá sea solo en estos casos particulares y luego no haya cortes tan largos... Eso y la dificultad algo disparada que comentábamos al principio son los dos únicos "peros" que podemos poner a un desarrollo tan impactante, friki y deshinibido como siempre. Estamos deseando volver a hacer tamblar a esos malditos nazis mientras disparos a ritmo de Die Käfer.

Lecturas recomendadas