Reportaje

Club Chistendo: Frikazos por el Mundo

Por Gustavo Acero
-

¿Cuántas veces te han llamado "friki" en tu vida? ¿Crees que has llevado tu pasión por los videojuegos demasiado lejos? No hace falta que respondas. Si estás leyendo una sección como esta, es evidente que la respuesta es sí, pero hoy te vas a sentir completamente reinsertado en la sociedad, y todo gracias a esta panda de frikazos que han dado la vuelta al mundo... en las páginas de sucesos. Si estás preparado para saber lo que puede llegar a hacer el ser humano por su videojuego favorito, baja para seguir leyendo, pero no caigas tan bajo como ellos. ¡Bienvenidos al mayor FREAK SHOW del videojuego!

¿Qué es lo más loco que has hecho en tu vida "gamer" aparte de comprarte una consola de nueva generación el día de lanzamiento? Hay quienes han roto con su pareja para poder jugar al World of Warcraft sin salir de casa un año entero, quienes han dormido en la calle (que no les vea Esperanza Aguirre) a las puertas de un GAME, otros que hacen cosplays en invierno, se gastan el sueldo en todas las amiibo o incluso se abren un canal de YouTube... ¡para comentar juegos! ¿A quién se le puede ocurrir que eso triunfe? En fin, pertenezcas o no a alguno de estos grupúsculos, hoy se ha acabado lo de ser el rarito del barrio. El elenco de ilustres ignorantes que vais a conocer comparten un mismo mérito: todos ellos superaron los límites del exquisito arte de dar vergüenza. Y advertimos que alguno os va a dar hasta "ASCOPENA".

Antes de arrancar, no sé si a carcajadas o los ojos, advierto que el parecido de los siguientes los titulares a los subtítulos de la saga Millenium es intencionado, pero os aseguro que sus historias son aún mucho más desgarradoras,y que todas son reales, aunque los padres de sus protagonistas habrían pagado una fortuna para que nunca lo hubieran sido. Preparaos para reír... por no llorar.

El joven que fue atropellado por un todoterreno por creerse Frogger

El día que repartieron las neuronas, a este individuo le pilló defecando. Sólo eso explica que un ser vivo de 23 años tuviese la brillante idea de emular a la rana del clásico Frogger en la vida real. Como ya sabéis, en este arcade de 1981 (cuando Konami desarrollaba más juegos 'Triple A' que hoy), nuestro objetivo era guiar a una simpática ranita para hacerla cruzar una autopista repleta de coches sin morir espachurrada en el intento. Pues eso es exactamente lo que quiso replicar un individuo de Carolina del Sur, pero sin final feliz: en pocos segundos, un vehículo todoterreno le mostró la pantalla de Game Over, y resultó que no llevaba más monedas para reintentarlo.

Según declaró el agente de policía que llevó el caso, nuestro hombre rana estuvo hablando del juego con sus amigos antes de gritar "¡Allá voy!" mientras se lanzaba a una transitada carretera de cuatro carriles sin más protección que sus siete capas de idiotez. Pero se conoce que no fue suficiente protección, porque el muy tontainas acabó en el hospital sin que llegase la sangre al río: el de Frogger, cuya imagen mostrada pertenece a una de sus versiones para móviles. El conductor quedó libre de todo cargo y también de cargárselo, porque el magullado joven acabó recuperándose de sus traumatismos, pero no de los traumas que le llevaron a semejante ocurrencia. | Fuente de la noticia: NBCNews.

Aunque no se nos ha permitido acceder al archivo policial por voluntad expresa de la familia, he aquí una recreación de cuán lerdo puede llegar a ser el hombre, sobre todo éste. Si en esta web no os considerásemos los lectores más inteligentes del sector, os diría que ni se os ocurra hacer algo parecido en casa, porque sólo se puede hacer en la calle. No, en serio, no lo hagáis. Esto dejádselo a los profesionales, o sea, a Pablo Motos en El Homiguero. Flipad con este vídeo más falso que un bitcoin de madera.

La madre que llamó a la policía para que su hijo dejara de jugar al GTA

Existe algo más triste que ponerte a destrozar tu propia casa con La Gosadera a todo volumen sólo para salir en el programa Policías en Acción, y es llamar en serio a la pasma porque el frikazo de tu hijo no puede dejar de jugar al Grand Theft Auto. Ocurrió en Boston durante las vísperas navideñas de 2009, cuando una mujer desesperada llamó a la policía alrededor de las 2:30 a.m. con un único propósito: pedir auxilio tras verse incapaz de convencer a su hijo adolescente de que dejase de jugar y se fuera a dormir de una puñetera vez. Según el agente Joe Zanol, la buena señora aseguró durante la llamada que su vástago, de catorce años de edad, también se había dedicado a merodear por la casa encendiendo todas las luces, quizá para compensar las que le faltaban a él. 

El agente tuvo dos opciones: transcribir el caso con su máquina de escribir invisible o presentarse en la casa con la porra y el taser. Sabiendo lo que le mola un sarao familiar al gremio policial, os podéis imaginar cuál de las dos tomaron después de su vigésimo Donut. La respuesta, después de esta imagen de archivo. Aunque pertenece a GTA V, se desconoce qué número de entrega obró ese poder hipnótico sobre la voluntad del adolescente, pero por las fechas citadas, bien podría tratarse de GTA IV.

Retrato robot del niño de aquí a unos años

 

Como ya podíais intuir, los agentes optaron por personarse en el domicilio tan rápido que ni activaron la sirena para despertar a todo el vecindario, como viene siendo habitual. Siguiendo el protocolo aplicado a toda la ciudadanía, los oficiales se dirigieron al muchacho con el apelativo "caballero", le cachearon en busca de estúpidofacientes "que le pudieran comprometer" y le instaron a obedecer a su madre, quien por fin consiguió que apagara la Play y se echase la siesta. También cabe la posibilidad de que fuese sonámbulo, en cuyo caso ya estaría dormido y no hicieron más que despertarle, con el riesgo emocional que eso conlleva. Además, hay juegos que se disfrutan mucho más si los juegas dormido como, por ejemplo, Los Sims. Espero que ningún fan de la saga esté leyendo esto. | Fuente de la noticia: Metro UK

El señor que se envió a sí mismo en una caja mientras jugaba a un MMO

Si recibís un paquete de tamaño desproporcionado de Amazon, no lo aceptéis: es este tío. Jordan Wayne Long estaba tan viciado a El Señor de los Anillos Online que decidió aislarse del mundo de la forma más eficaz: ¿encerrándose en su cuarto una semana como cualquier freak que se precie? Nah, eso es demasiado mainstream; él prefirió convertirse en un paquete humano y atravesar los Estados Unidos desde Arkansas hasta Oregon metido en una caja gigante de madera pertrechada con todas las comodidades que un gamer pueda necesitar: su tele de plasma, su equipo, un bidón de agua, un respaldo de gomaespuma y, por supuesto, que no falte el cinturón de seguridad. El señor Wayne (no confundir con Bruce) llevó a cabo su hazaña con la ayuda de un colega que se encargó de conducir el camión que transportó la caja en la que a su vez iba metido el jugador (esto es un sueño dentro de otro y no lo de la "fragoneta" de Origen), así que encima le salieron gratis los gastos de envío.

La primera X-Box pero sin la equis.

 

Sí, la fotografía es real, y lo que se ve en ella también. Lo que ya no tenemos tan documentado es a quién le pilló el Wi-Fi para conectarse al online durante todo el trayecto, porque eso de jugar a un MMO tirando de datos móviles debe salir por un pico y una pala. Tampoco queremos atrevernos a preguntar dónde y cómo hizo sus necesidades a lo largo de siete días encerrado en este cubículo (no se ve ni un rollo de papel higiénico), pero en esta vida hay preguntas que es mejor no responder, así que pasemos al siguiente héroe de carne y hueso.

El jeta que denunció a una compañía de videojuegos por viciarse a un RPG

Dentro del delirio que puebla las mentes de todos estos sujetos, los hay que tienen un destello de lucidez en su osadía, como este hawaiano que decidió emprender acciones legales contra el estudio surcoreano NCSoft por comercializar un juego tan adictivo como Lineage II que, según el demandante, le impedía "ducharse, vestirse, comunicarse con otras personas y estar despierto durante el día". Vamos, lo que nos pasa a todos los friquis y no vamos por ahí de picapleitos; si hubiésemos tenido la visión emprendedora de este genio, hoy guardaríamos más pasta que Mark Zuckerberg debajo del colchón. Pero antes de continuar, os reto a adivinar la edad del protagonista. ¿Cuántos años creéis que tenía? Os lo cuento en el siguiente párrafo para aumentaros el HYPE. El caso es que Craig Smallwood, que así se llama el susodicho, acusó a la compañía de prácticas comerciales abusivas, falsedad, publicidad engañosa, negligencia y perjuicios emocionales que le sumieron en una depresión con cuadros de angustia, como los de Edvard Munch.

Para justificarse, la acusación alegó que el modo online de este juego de rol de ambientación medieval le había hecho pasar tres semanas en el hospital y le había obligado a someterse a una terapia de tres días a la semana (lo mismo sólo fue una, como el gimnasio) tras pasar más de 20.000 horas enganchado al juego desde 2002 a 2009, esperemos que no seguidas. En otras palabras, "una adicción del que la compañía no le había advertido en ningún momento". No, si ahora habrá que poner "JUGAR MATA" en las carátulas junto al sello de PEGI. Por cierto, que no se me olvida: el "pequeño" Smallwood tenía 51 añazos. Con lo fácil que habría sido autoactivarse el control parental a sí mismo. Fuente: Toronto Sun.

¿Adivináis quién perdió el juicio, y no sólo metafóricamente? Efectivamente, el estudio desarrollador. Es broma, lo perdió el hawaiano, que ahora mismo debe de estar enganchado al Splatoon en cooperativo con su abogado. "¿Qué abogado?", le preguntaron. "El que tengo aquí viciado", contestó. La demanda la van preparando en los tiempos muertos del minijuego Brincalamar.

El niño que se gastó 1240 euros de su madre en FarmVille

Sincerémonos. ¿Cuántas amistades habéis roto por culpa de FarmVille? Hay quien ha perdido más amigos recibiendo solicitudes de este simulador de granja que jugando al Mario Party, pero la gallina de los huevazos de oro de Zynga también ha llegado a romper familias. Bien lo supo la madre de este muchachuelo británico, cuando un buen día (no tanto para ella) comprobó que su tarjeta de crédito había recibido un cargo de 905 libras por orden de su hijo de doce años. Habéis leído bien: el muy crack se gastó más de mil euros comprando monedas virtuales para mejorar su granja más rápidamente e hipotecar a su familia desde jovencito. Todo un empresario. La buena mujer dudó entre llamar a Supernanny o denunciar a Zynga, pero seguramente habría surtido más efecto lo primero, porque no le devolvieron ni un pavo, ni siquiera uno de corral para la granja del niño. Este mensaje fue todo lo que obtuvo:

"Facebook ha desactivado su cuenta y Zynga se ha limitado a aconsejarme que habilite contraseñas en el ordenador de aquí en adeante", declaró a los medios la pobre señora. Desde aquí le proponemos una contraseña alfanumérica infalible para que no vuelva a pasar: su número de cuenta. Seguro que su hijo no se la sabe de memoria. Fuente: Metro UK.

Tranquilo, cariño, no lo vuelvas a hacer y ya está. ¿Quieres que te prepare unas galletas?

 

La que se le avecina a esta madre no es nada comparado con la trayectoria del "burlao" Josemi Joseador. Cuando pienso que a esa edad yo jugaba a los tazos de Chiquito de la Calzada en el recreo, reparo en cuánto he desperdiciado mi vida. Debí haberle sisado a mi madre todos sus ahorros para hacerme con la FarmVille de mis tiempos, o sea, la granja de Playmobil. Finalmente, la coprotagonista involuntaria de esta historia perdonó a su ludópata virtual y, aunque prefirió mantener su identidad en el anonimato, hemos conseguido una foto de los dos: la de arriba. 

El chino que recibió una puñalada en el cráneo por una discusión del Counter Strike

Cómo están las cabezas de algunos, sobre todo si les das un objeto acabado en punta. Y es que cuando alguien se te "atraviesa" jugando a un shooter online, reza por que no lleve más armas en el bolsillo que en su inventario. Confieso que nunca he visto mayores frikis, pero FRIKIS de verdad, como en esos cibercafés hediondos de los noventa en cuyas mazmorras se daban cita los jugadores más radicales de Counter Strike. Creo que por eso no me gustan los FPS. Pero lo que sufrió al joven chino Xiao Wei, de 16 años de edad y 45 puntos de sutura, sobrepasa todos los niveles que os quepan en la cabeza, nunca peor dicho: tras obtener una estupenda puntuación en una de sus partidas, un chalado del equipo rival inició una acalorada disputa con Wei (güei en mejicano) que finalizó de la manera más civilizada posible: clavándole un cuchillo de cocina de unos 20 centímetros en "tol" cabezón. Aquí tenéis la radiografía que lo demuestra, aunque no es una imagen para todos los públicos (sólo para médicos).

El arma blanca entró por la sien izquierda y le atravesó el cráneo por completo hasta que la punta de la hoja salió levemente por la derecha. Es, sin duda, el caso más extremo, psicopático y lamentable de todos los registrados hasta la fecha con un videojuego como excusa. Al menos, aunque parezca imposible, la sobrecogedroa lesión acabó en final feliz: el equipo de cirujanos que le atendió en el hospital local consiguió retirarle el cuchillo con éxito tras dos horas de operación, y el joven chino se recuperó de sus heridas sin sufrir ningún daño cerebral. Si es que le dan armas a Josué Yrion. Desde entonces, me da que el zagal juega desde casa. Fuente: Metro UK.


Esta última historia me ha dado cierto dolor de cabeza, así que voy a por el bolso de mi madre, que tengo que comprar unas cosillas en FarmVille para... un trabajo de clase. Como ya "sius" voy conociendo, sé que os habéis quedado con ganas de más casos dignos de Hermano Mayor, así que prometemos una segunda parte de Frikazos por el Mundo en la que, quizá, cualquiera de vosotros pueda ser protagonista. ¿Qué es lo más surrealista, absurdo y ultrafreak que habéis llegado a hacer en términos videolúdicos? Os confieso la mía: meterme en Hobby Consolas. nos vemos el lunes en la Nave del Chistendo, y lo mismo os toca pilotarla a vosotros, que este finde que quedao y no sé a qué hora volveré.

Lecturas recomendadas