Reportaje

Comparativa Dark Souls III vs. Bloodborne

Por Borja Abadie
-

Dark Souls 3 y Bloodborne, ¿qué diferencias hay entre los dos últimos títulos de From Sofware? Descúbrelo en este reportaje que te aclarará cuál se adapta mejor a tu forma favorita de morir, digo de jugar.  

En From Software llevan la tira de años teniendo muy claro cómo hacernos sufrir. Los japoneses sorprendieron al mundo con King's Field, el germen de lo que luego fue Demon's Souls. Tanto sorprendieron que no vendieron demasiadas copias. Tras unas cuantas entregas de King's Field para PS One y PS2 deambularon entre los Armored Core y algún Tenchu durante esos años. Pero Miyazaki lo tenía bien claro y decidió volver a intentarlo, ahora en tercera persona y con cambios significativos en la fórmula, con Demo's Souls.

Tampoco es que aquel juego vendiera mucho, al menos no tanto como para hacer cierta la historia de mucho que dicen haberlo jugado en su día. Desde luego sí que fue lo suficiente como para que, desde entonces, hayamos disfrutado de incontables muerte en la saga Dark Souls o el reciente Bloodborne. Aprovechando que Dark Souls 3 saldrá el próximo 12 de abril vamos a echar la vista atrás para comparar ambos juegos y que vosotros podáis, así, escoger el que mejor se adapte a vuestro estilo. Que conste que a nosotros nos encantan los dos y el resto de la saga, como podéis repasar en nuestros análisis.

Ambientación fantástica vs. victoriana

Dark Souls III


La tercera entrega de la saga nos devuelve la ambientación medieval que perdimos en Bloodborne. Vuelven las espadas, la magia, la brujería y una arquitectura con mucho más protagonismo para la piedra. En líneas generales encontramos muchas más torres, castillos y bosques en el mundo de Lothric en el que se ambienta esta entrega. Todo, eso sí, tiene ese aire decadente y medio en ruinas tan característico de la saga. El polvo y la ceniza, que también juegan un papel fundamental en la trama, son también protagonistas de los escenarios, llenando la pantalla de efectos de partículas que le dan un tono lúgubre heredado de Bloodborne. El diseño de los enemigos y de algunos de los atuendos, aunque en general vuelven las armaduras y los escudos fantástico-medievales, también se ha visto influenciado por el exclusivo de PS4, así como el hecho de contar con una especie de base de operaciones.

Bloodborne


El juego de PS4 se ambienta en Yharnam, una especie de Londres de la época victoriana, pero en absoluta decadencia. Los entornos urbanos son más numerosos y el diseño de la arquitectura mucho más parecido al de la capital inglesa de aquella época. Todo tiene, además, un aire mucho más oscuro que en Dark Souls, con la luna y la noche como trasfondo de nuestras sangrientas aventuras. Tanto es así que incluso podemos a llegar a sentir cierto terror deambulando por las calles de Yharnam, aunque el aire surrealista sigue estando tan presente como siempre. En cuanto a diseño de niveles, la ciudad parece más interconectada de lo habitual en la saga Souls y el sueño del cazador sirve como nexo central desde el que podemos subir de nivel y partir hacia nuevas aventuras usando teletransportadores.

Historia de fuego vs. sangre

Dark Souls III


En From Software siempre han sido unos maestros en eso de contar historias de un modo distinto. Cada uno de sus juegos suelen tener un cierto tema recurrente, del que vamos aprendiendo más con el paso de las horas. En DS III todo gira en torno al fuego, la luz, la oscuridad y las cenizas en las que el fuego convierte todo. La decadencia en la que se encuentran las casa reales que inundan el universo de juego son otra de las claves. 


 

 Bloodborne


Como decíamos, el estudio japonés no es muy fan de contar la historia con pelos y señales, más bien disfruta dejando caer ciertas cosas o hasta dándonos alguna de las claves en la descripción de un objeto. Pero, sin embargo, Bloodborne es el juego que más claro nos explica todo, aunque siga siendo un pequeño galimatías. Los elementos narrativos y metafóricos que abundan aquí son la sangre, la caza y la noche. Un antiguo ritual está a punto de acabar con todo tras la noche de cacería más larga que nadie recuerda.


 

Combates a espadazos vs. pistolas

Dark Souls III


Tienen un ritmo que nos recuerda a Bloodborne, con más velocidad y la posibilidad de aturdir a los enemigos, pero la base de los Souls sigue estando ahí y nos toca analizar los movimientos de los enemigos, parapetarnos tras el escudo y aprovechar nuestro momento de gloria. La inclusión de nuevos movimientos, como las técnicas de batalla, asociadas a cada arma, amplían la oferta estratégica de forma considerable.


 

Bloodborne

El sistema de combates ha hecho tambalear los cimientos de la saga. Los escudos se sustituyeron por pistolas, lo que es un cambio mucho más radical de lo que parece. No tanto porque las pistolas tengan mucha importancia (que alguna tienen) sino porque el tempo y el ritmo de los combates ha pasado de ser pausado, de observación y casi de estudio del enemigo a un ritmo mucho más acelerado en el que la agresividad de los enemigos es constante y nuestros movimientos de esquive son la tónica general si queremos sobrevivir. 

Dificultad hecha cenizas vs. sangrienta

Dark Souls III


La tercera entrega recupera la dificultad de la primera entrega y, aunque "casualiza" ciertos elementos como la mejora de armas, la reparación del equipo o el decir a las claras la función de algunos objetos dentro del juego, también tiene momentos realmente desafiantes. No en vano, creemos que tiene el jefe final más chungo de toda la saga. Por supuesto, los veteranos de la saga, que ya tenemos un callo tremendo, lo vemos un poco más asequible pues ya sabemos reaccionar a ciertas situaciones o ataques enemigos, pero aún así DS III sorprende a todos y nos hacer querer partir, una vez más, el mando de la consola en mil pedazos. 

Bloodborne

Es, quizás, la entrega más asequible de todas las del universo Souls. El inventario es bastante más claro de lo habitual y, aunque la dificultad sigue siendo muy alta (de hecho mucho más que la media de la industria) si es cierto que el sistema de esquives nos permite zafarnos con relativa facilidad de muchos ataques enemigos (especialmente de rivales normales) cuando le cogemos el truquillo. Lo mismo se puede decir de las distintas formas de completar el jeugo o de acceder a todos sus secretos que, aunque siguen siendo un misterio importante, se hace más fácil descubrirlo sin la ayuda de guía o walktroughs en vídeo.

Gráficos asistidos vs. sin ayudas

Dark Souls III

From Software se vuelve a encargar en solitario del apartado técnico de su nueva obra tras la ayuda que recibió en Bloodborne. La realidad es que se nota y, aunque se percibe claramente la mejora respecto a lo visto en anteriores entregas, seguimos encontrando fallos gráficos y ralentizaciones en algunos escenarios. La dirección de arte, con un diseño de niveles, enemigos, personajes y arquitectura excelentes, vuelve a alcanzar un nivel sobresaliente, como es costumbre en la saga.

Bloodborne

From Software contó con el apoyo externo del Japan Studio de Sony y, aunque no fueron capaces de acabar con los clásicos clipping y popping de la saga, si que elevaron el listón hasta cotas nunca antes vistas para el estudio creador de la fórmula Souls. Sony puso mucho empeño en que uno de sus grandes juegos exclusivos gozara de un apartado gráfico capaz de convencer a los menos habituales a este tipo de juegos. Viendo los resultados en ventas parece que lo lograron.

Conclusión

Si estás pensando en adquirir una de estas dos grandes joyas la respuesta es clara: no lo dudes, compra cualquiera porque acertarás. A nosotros, como ya sabéis, nos parece una de las mejores sagas de rol de todos los tiempos. Por otro lado, si ya eres un veterano de la saga, o si simplemente buscas afinar un poco más la puntería a la hora gastar esos preciados euros, te recomendamos que elijas en función de lo que mejor se adapte a tus gustos. Si quieres un juego algo más asequible en general y con unos combates más ágiles y dinámicos escoge la opción Bloodborne. Si, por el contrario, lo que buscas es un reto en el que debes avanzar con cautela y en el que disfrutar de enfrentamientos más pausados escoge Dark Souls III.

Lecturas recomendadas