Reportaje

Dying Light The Following - Avance

Por Jorge S. Fernández
-

Ya está aquí el avance de Dying Light The Following, el contenido adicional de este juego de zombis. Hace ya un año que Dying Light llegó a las tiendas, para dejarnos un gran sabor de boca con su mezcla de shooter y parkour que ahora se expande, nunca mejor dicho, a los campos que rodean la ciudad de Harran. 

Hemos podido jugar unas horas al nuevo contenido extra creado por Techland para contaros lo que nos ha parecido, y las sensaciones que nos ha generado de cara a su lanzamiento en el mes de febrero, en apenas un par de semanas.

Un entorno totalmente nuevo

Una de las cosas en que más ha insistido Techland ha sido en la labor que han hecho para convertir a este contenido extra en prácticamente un juego independiente. No se trata de un pack de misiones o de pequeños mapas, sino que este Dying Light The Following nos traslada a las afueras de Harran, a un entorno totalmente desconocido y nuevo, pero igual de grande que el mapa de la campaña del juego original.

Por lo que hemos podido jugar, nos parece un acierto total el cambio de la ciudad al entorno rural, ya que en esta ocasión la campaña se desarrolla entre granjas, ríos, acantilados y caminos “de cabras” donde pilotar la mayor novedad de esta expansión, el buggy, algo en lo que entraremos a fondo unos cuantos renglones más adelante. Este cambio de timón me ha recordado mucho a The Walking Dead, con aquel comienzo en la gran ciudad de Atlanta, para dejarla atrás y adentrarse en el campo y las granjas de Georgia. Aquí el cambio de entorno es el protagonista. Aunque en el horizonte podemos seguir divisando el Skyline de Harran, ahora a nuestro alrededor no hay más que campo. En este entorno abundan las granjas, donde no precisamente se dedican a la agricultura, sino que suelen ser la base de operaciones de pequeños grupos de no infectados que intentan sobrevivir como pueden a este apocalipsis.

La trama de esta campaña es totalmente independiente del juego original, y es algo que nos ha encantado, porque ahonda en la sensación de que más que un DLC, puede llegar a tener el tratamiento de secuela en toda regla. Como no vamos a hacer ningún spoiler, sólo os diremos que la trama está protagonizada una vez más por Kyle Crane, y en esta ocasión deberá infiltrarse en unos grupos de no infectados que tienen un funcionamiento más parecido a una secta que otra cosa, para descubrir los enigmáticos planes que tiene esta gente para sobrevivir a todo este caos.

El Buggy, la gran novedad

Pocas veces un vehículo ha cambiado tanto el desarrollo de un juego, y en este caso además es un añadido que se hace necesario. Techland ha conseguido introducir este vehículo con mucha naturalidad dentro del esta expansión. Sobre todo porque el cambio de entorno hace de él un elemento totalmente necesario, y que a su vez convierte el desarrollo del juego en algo más real aún.

El cambio de entorno que introduce este Dying Light The Following de la ciudad al campo, hace necesario la utilización de un vehículo de este tipo. Más que nada porque mientras en la ciudad podemos llegar de una punta a otra saltando de un tejado a otro, la ausencia casi total de edificios y los vastos terrenos naturales que nos rodean, no son los más propicios para el Parkour, por lo que era evidente que un vehículo como este Buggy compensaría la falta de acción en esta faceta. Pero además de esta razón, la llegada del Buggy es capaz de expandir las posibilidades del juego de varias maneras. Ahora con este vehículo, vamos a poder pasar por encima de los zombis en unas melés de lo más divertidas, pero de las que si abusamos habrá consecuencias para el Buggy.

De hecho es una de las partes más interesantes de esta expansión, la personalización y evolución de este vehículo. Al Buggy le afectará cualquier golpe que nos demos, en cinco diferentes apartados de la mecánica del vehículo, que tendremos que reparar. Pero no sólo esto, porque a nuestro antojo vamos a poder personalizar y mejorar distintos aspectos del coche. Desde sus defensas, hasta la potencia del motor, suspensión, pintura exterior, etc.

Todos estos aspectos nos permitirán que nuestro Buggy sea cada vez más robusto, rápido y autónomo, pudiendo evolucionarlo igual que nuestro personaje, haciendo mucho looteo y crafteo con diversas piezas que encontremos por el escenario. Otro de los aspectos que le dan mayor realismo a esta expansión Dying Light The Following, es la necesidad de mantener a nuestro Buggy con la tripa llena. Esto quiere decir que debemos estar muy atentos al indicador de gasolina, porque cuando nos falte, debemos ir revisando uno a uno los depósitos de combustible de cada vehículo que nos encontremos abandonado por la carretera. Sin duda este es uno de los aspectos más interesantes de esta expansión.

Una bocanada de aire fresco zombi y evolución inteligente

Sin duda es la gran novedad de esta expansión, la inclusión del Buggy, lo que unido al entorno totalmente distinto en el que nos movemos convierte a esta expansión en un Dying Light muy distinto al que hemos conocido hasta ahora. Aunque las mecánicas de juego están intactas, y son idénticas a las del juego original. Desde luego esta expansión nos aporta sobre todo un mapa tan grande como el del Harran original, una forma distinta de movernos por el mapa, gracias al Buggy, y una historia que encaja muy bien a sus protagonistas con el entorno.

 

Apartado técnico

En este aspecto hay pocos cambios, lo que sin duda es una gran noticia. Partiendo de la base de que el Dying Light original tenía un aspecto gráfico sobresaliente, este Dying Light The Following no se queda atrás. El Buggy se maneja perfectamente, y los entornos de las afueras de Harran, con prados, granjas, zonas de bosque y otras montañosas, están recreadas con gran detalle, sin que falten los ciclos de día y noche, así como sus excelentes efectos lumínicos.

Primeras impresiones

Dying Light The Following nos ha dejado una sensación excelente, y con muchas ganas de seguir avanzando en su historia. En este avance hemos podido constatar el duro trabajo realizado por Techland para ofrecer algo más que una expansión. Dying Light The Following es la evolución perfecta del juego original, ofreciendo nuevas funcionalidades que le hubieran venido muy bien al primer Dying Light.

La introducción del Buggy y el nuevo entorno rural donde se desarrolla toda la trama es perfecto para desconectar de la ciudad y buscar nuevas formas de evitar a los zombis, que ahora nos los podemos encontrar en mitad del bosque o hacinados en el interior de la cerca de una granja esperando a que los pasemos por encima con el Buggy. Sólo echamos en falta más variedad de vehículos, aunque para tratarse de un DLC, por caro que sea, es más que suficiente de momento. Esperaremos a jugar la versión final, pero esta toma de contacto nos ha servido para corroborar que Techland se está dejando la piel en ofrecer una expansión con mayúsculas, y que como ellos mismos han dicho más de una vez, podría tratarse como un juego independiente. Dying Light The Following se pondrá a la venta el próximo 9 de febrero.

Lecturas recomendadas