Reportaje

E3 2012: atentos a The Elder Scrolls Online

Por Óscar Díaz
-

Bethesda Softworks y ZeniMax Online Studios nos enseñan, en detalle, The Elder Scrolls Online, su nueva propuesta para el mundo de Tamriel.

Durante la Electronic Entertainment Expo 2012 hemos tenido la fortuna de ver The Elder Scrolls Online, el primer MMO de Bethesda Softworks y ZeniMax Online Studios, presentado en sociedad a principios del pasado mes de mayo.

El título lleva en desarrollo ni más ni menos que cinco años y aún tendremos que esperar a 2013 para verlo correr en los ordenadores de 'la gente de a pie'. Pero, hasta que llegue ese día, nos tocará conformarnos con la información que liberen desde Bethesda o con este avance que os hemos preparado.

Una vez más visitaremos Tamriel, aunque en su versión más completa, formada por todas las regiones que han ido apareciendo a lo largo de la saga (Cyrodiil, Skyrim, Hammerfell, Morrowind...), con lo que los jugadores experimentados 'se sentirán como en casa'. Pero la cosa no quedará ahí. La intención de ZeniMax Online Studios es la de, en un futuro, ampliar el mapa del mundo mediante expansiones, como suele ocurrir con casi todos los MMO. Cada zona estará dominada por una facción y nosotros tendremos que elegir, con las distintas razas para nuestro personaje, a qué bando representaremos. Esto, como os imaginaréis, influirá en el PvP (jugador contra jugador) y en los combates masivos de facciones.

Se ha cuidado muy  mucho la ambientación. Cada región de Tamriel tendrá su propio clima y características autóctonas. Encontramos una gran variedad de escenarios (montañas escarpadas y nevadas, bosques frondosos y llenos de color, ríos bravos, desiertos calurosos que se extienden hasta donde alcanza la vista, cuevas húmedas y peligrosas...), todos ellos esperando con los brazos abiertos a que los exploremos de cabo a rabo y no sólo en el presente... Sí, en The Elder Scrolls Online podremos viajar en el tiempo. Imaginaos, por ejemplo, ir al pasado para evitar que suceda un acontecimiento concreto en una misión que nos ha encargado un NPC (personaje no jugador). En cada época la paleta de colores del mundo serán diferentes, incluso algunos escenarios cambiarán por completo.

Las misiones resultarán muy variadas y Bethesda ha hecho especial hincapié en las 'dungeons públicas', unas mazmorras que podemos visitar en solitario pero en las que además encontraremos compañeros de viaje (jugadores reales) que se unan a nosotros en las misiones que estemos llevando a cabo. De paso, tampoco nos faltarán acólitos con los que compartir algo más que momentos buenos y que ellos se lleven bastantes golpes, por el bien de nuestro grupo.

Pero vayamos con los combates. La lucha en The Elder Scrolls Online será táctica y original. Podremos realizar una pequeña 'preparación' para la mayoría de ataques, es decir, 'cargarlos' antes de lanzarlos. Esto funciona tanto en hechizos como con armas cuerpo a cuerpo. Cuanto más carguemos el ataque, más efectivo y dañino será, pero tendremos que tener cuidado, porque durante la preparación no podremos defendernos. Después de una dura batalla podremos acudir a una hoguera para sentarnos a su vera, recuperar energías y potenciar habilidades.

La interfaz será sencilla, mucho, pensada para que moleste lo menos posible a lo largo de nuestra aventura. Ciertos elementos desaparecerán cuando no sean necesarios, dejando una pantalla muy limpia. El mapa, por otro lado, promete ser todo lo útil posible, con muchos recursos tomados de la experiencia dada por los títulos anteriores de la serie. En cuanto a los gráficos, aunque el juego parece hecho para funcionar en un rango amplio de equipos, todo parece un fiel reflejo de lo que hemos visto en los últimos juegos de la saga. Eso sí, con los sacrificios propios de los MMO, como un número de objetos en pantalla inferior al de Skyrim, al menos por ahora.

The Elder Scrolls Online es un proyecto que tiene una pinta excelente, pero como decimos, por desgracia tendremos que esperar a 2013 para disfrutar de su magia en Windows y Mac OS.

Lecturas recomendadas