FIFA 17 portada
Reportaje

E3 2016: Avance de FIFA 17

Por Rafael Aznar
-

El primer avance de FIFA 17 nos ha recordado a lo que hizo Guardiola cuando llegó al Barça en 2008. Tras el conformismo de las últimas temporadas, EA Sports ha sacado la guadaña y ha renovado su plantilla con varios fichajes de relumbrón: el motor Frostbite, un modo Carrera a imagen y semejanza del de NBA 2K, la exclusiva de la Liga BBVA…

Un simple avance de FIFA 17 nos ha valido para corroborar que EA Sports ha hecho su mejor pretemporada del último lustro. Como Guardiola cuando cortó las malas hierbas que crecían en el Camp Nou –Ronaldinho y Deco, para más señas botánicas–, el estudio se ha aplicado y le ha dado un importante empujón a su saga futbolística, que, pese a seguir a un gran nivel, se había estancado tras mudarse al estadio de PS4 y Xbox One. Hace unos días, como anticipo al E3 2016, se celebró la presentación oficial del juego en el palco de honor del Santiago Bernabéu. Los productores Aaron McHardy y Nick Channon fueron los encargados de presentar un proyecto galáctico que, digno de Florentino Pérez, lleva rumiándose desde hace dos años y que echará a rodar el 29 de septiembre.

El fútbol ha cambiado

“La gente dice que el fútbol nunca cambia. Nosotros lo vemos de forma diferente: el fútbol ha cambiado”. Esta frase, pronunciada en inglés por la inconfundible voz de Jose Mourinho y acompañada de una pequeña retrospectiva de la saga, era la que abría el primer tráiler que vimos del juego, antes de que, en pantalla, quedara estampado el logo del célebre motor Frostbite que usan casi todos los estudios de Electronic Arts, para sagas como Battlefield, Star Wars: Battlefront, Mirror’s Edge, Dragon Age, Mass Effect, Need for Speed... Desde ahora, también lo hará su división deportiva.

El cambio llama mucho la atención, pues el salto a la actual generación, del que aún no se han cumplido ni tres años, vino acompañado del desarrollo de una tecnología específica, el Ignite Engine, cuyo rendimiento era muy notable. No obstante, cuando le preguntamos a Aaron McHardy al respecto, nos contestó que el relevo no significa que se vaya a desechar todo el trabajo que se había realizado previamente. Se reaprovecharán diversos elementos. De hecho, visualmente, lo que es la jugabilidad propiamente dicha parece una evolución de lo que había antes, pero no una revolución.

EA Sports Vancouver ha trabajado mano a mano con DICE, el estudio que ha desarrollado la tecnología de Frostbite, para que la transición fuera lo más dulce posible. A priori, la razón principal del cambio parece ser la mayor facilidad que ofrece dicho motor para renderizar y crear contenido más rápidamente, lo que hará que, por ejemplo, veamos recreaciones tanto de los vestuarios como del túnel de acceso al terreno de juego. Uno de los aspectos de los que más orgullosos están es la iluminación ambiental, junto con la recreación de los jugadores, que expresarán mejor sus emociones gracias al uso de un sistema de captura de animaciones faciales que ha contribuido a reflejar los ojos y la piel con un gran realismo.

Mirándose en el espejo mágico de 'su majestad aérea'

Si hubiera un espejito que juzgara cuál es el mejor simulador deportivo, seguro que no tendría dudas en señalar a cierta saga de Visual Concepts. En los últimos años, no nos hemos cansado de repetir que NBA 2K es, con diferencia, la mejor saga deportiva, prácticamente en todos los apartados: gráficos, jugabilidad, modos de juego… Si hay algo que nos ha maravillado de ella, en particular, es su modo Mi Carrera, en el que experimentamos la vida de un jugador a través de una experiencia cinematográfica interactiva. Pues bien, podemos congratularnos de que EA Sports se ha decidido, por fin, a tratar de igualar en belleza a nuestra querida musa, algo que explica, en buena medida, la decisión de adoptar el motor Frostbite.

The Journey, que imaginamos que se traducirá como ‘El viaje’ en la versión española, será un modo con una fuerte carga narrativa, en el que encarnaremos a Alex Hunter, un joven de diecisiete años que deberá labrarse una carrera en la Premier League (no será posible jugar en otras ligas ni crear a nuestro propio futbolista). La trayectoria del recién llegado no estará exenta de obstáculos, de modo que no sólo lo veremos dentro del campo, sino también en su casa, en el vestuario, en el avión del equipo, en las sesiones de entrenamiento…

La narrativa será la piedra angular, de modo que deberemos interactuar con familiares, amigos, futbolistas o periodistas, en conversaciones en las que dispondremos de hasta tres opciones de respuesta, que influirán en la personalidad de Alex Hunter, en la percepción de los fans en las redes sociales o en la confianza del entrenador. Según nuestras elecciones, saltarán o no ciertas escenas. Dada la inexperiencia de EA Sports con este tipo de planteamiento, el equipo ha contado con la colaboración de unos expertos en el arte de contar historias: Bioware, uno de los estudios más reputados dentro del género del rol, merced a su trabajo con sagas como Dragon Age y Mass Effect. También se ha contado con la colaboración de Harry Kane, delantero del Tottenham, y de periodistas deportivos. El objetivo es que haya tanto momentos de euforia como de tristeza.

La sensación de inmersión será tal que hasta se ha decidido recrear a todos los entrenadores de la Premier League, como Claudio Ranieri, José Mourinho, Jürgen Klopp o Arsène Wenger, aunque no parece que vayamos a poder oír sus voces. En la demo que probamos en la presentación, había un segundo entrenador que parece que será el encargado de hablar con nosotros, en la línea de lo que sucede en NBA 2K. Jugadores como Marcus Rashford o Dele Alli, a priori, también se dejarán caer por The Journey.

Como es habitual en el modo Carrera, en cada partido, habrá diversos objetivos que cumplir, como dar un determinado número de pases, obtener la victoria o superar una determinada valoración, para impresionar al entrenador y ganarnos más minutos de juego. La interfaz se ha rehecho ligeramente y, cada vez que cometamos una acción destacada, para bien o para mal, aparecerá en color verde o rojo en el marcador y afectará a la valoración. Podremos invertir los puntos en diversas mejoras para el disparo, el pase, el regate, el físico, el ritmo y la capacidad defensiva.

Un joven cuarteto para apadrinar nuevos estilos

FIFA 17 cuenta con cuatro embajadores que coparán la portada de la edición estándar y que ejemplificarán sus principales novedades jugables, englobadas en cuatro grandes áreas: juego físico (Eden Hazard), movimientos de ataque (Anthony Martial), inteligencia artificial (Marco Reus) y jugadas a balón parado (James Rodríguez). Parece que, tras cuatro años seguidos, Messi dejará de ser portada de la saga, lo que denota el punto de ruptura que se quiere marcar con esta entrega. Habiendo probado ya la primera demo, podemos decir que, pese al cambio de motor gráfico, el control se siente muy familiar, pero las mejoras son evidentes, así que vamos a desglosarlas una por una, partido a partido.

Los cambios en el juego físico afectan al equilibrio de los jugadores y a las interacciones entre atacantes y defensores. Así, con el gatillo izquierdo, podemos cubrir el balón en estático de nuevas formas, empujando con los brazos, poniéndonos de espaldas al rival al tiempo que nos movemos, apoyándonos en el contrario… Los choques con los porteros a la hora de buscar un balón también son más verídicos, de modo que, si se producen dentro del área pequeña, el árbitro pitará falta. A la hora de controlar balones aéreos, se ha aumentado la variedad de opciones para ‘pinchar’ el esférico y bajarlo al césped. Ya lo decía Di Stéfano: “El balón está hecho de cuero, el cuero viene de la vaca y la vaca come pasto, así que hay que echar el balón al pasto”.

En cuanto a los movimientos de ataque, la idea es que haya nuevas formas de generar oportunidades y embocar la pelota, empezando por los saques del portero con el pie y con la mano. Los pases al espacio también se han mejorado, igual que las definiciones de cara al arco, especialmente las de cabeza. Asimismo, gracias a la ampliación del número de animaciones, hay nuevos regates, fallos en las recepciones, más tipos de entradas… Aaron McHardy mostró un regate en la presentación que nos dejó particularmente impresionados: una pisadita al más puro estilo fútbol sala para cambiar el balón de pierna en décimas de segundo y salir en carrera hacia delante. El vídeo les debió de coger tan de improviso testeando el juego que estaba grabado con un teléfono móvil.

En lo que se refiere a la IA, se ha implementado un sistema de análisis constante del espacio para que los futbolistas entiendan mejor el contexto de cada jugada, lo que se traducirá en una mayor transversalidad a la hora de trenzar el juego. Así, los movimientos de nuestros compañeros generarán espacios de forma más natural, gracias a nuevos tipos de carreras, desmarques o anticipaciones.

Finalmente, las jugadas a balón parado han sufrido un lavado de cara que las ha dejado casi irreconocibles. En primer lugar, en los lanzamientos de falta, podemos mover al jugador alrededor del balón, para que golpee desde el ángulo que más nos interese, con la posibilidad de cambiar la cámara para cavilar qué opciones tenemos. Los penaltis también se han reseteado y, ahora, podemos medir la distancia a la que nos ponemos del balón y el movimiento hacia la pelota es independiente de la carga de la barra de potencia. En los córners, se ha introducido una pequeña ayuda visual para que podamos fijar, aproximadamente, dónde queremos colgar el balón. El objetivo es que el jugador sienta que, si marca, se lo ha ganado él con su habilidad, y no que es consecuencia de un proceso aleatorio. Por último, en los saques de banda, podemos hacer la ‘trampa’ de desplazarnos unos metros, a un lado u otro, para ganar terreno.

Un golazo exclusivo por la escuadra

FIFA siempre se ha caracterizado por tener todas las licencias habidas y por haber, en contraste con Pro Evolution Soccer, que ha tenido que tirar mucho de equipos y nombres falsos. Pues bien, en la presentación, Yeray Romera, responsable de producto para nuestro país, anunció que el juego tendrá, en rigurosa exclusiva, la Liga BBVA. Para corroborar el acuerdo, estuvo presente Fernando Morientes, embajador de la liga y que, curiosamente, es el único futbolista español que ha sido portada de dos ediciones (99 y 2005). Ahora, se entiende mejor aquel acuerdo de patrocinio que se firmó a mitad de la temporada recién finalizada y que se saldó con la presencia del nombre de EA Sports en las medias de la mayoría de equipos del campeonato. Lo que no sabemos es si ese acuerdo implicará recrear todos los estadios o escanear a los futbolistas de los veinte equipos.

Con esto, salvo que Konami haga un anuncio sorpresa al respecto, EA Sports tendría en exclusiva las licencias de las dos ligas más mediáticas del planeta: la inglesa y la española. Se trata de una apuesta a caballo ganador, pues, en nuestro país, FIFA 16 fue el juego más vendido de 2015… con el hándicap de salir a finales de septiembre y no contarse aún todas las ventas acumuladas del año siguiente, que han seguido siendo considerables. Imaginamos que PES 2017 paliará el problema tirando de nombres falsos para los equipos patrios, como le sucedía antaño y como ha venido haciendo con la Premier League durante los últimos años. No obstante, en la reciente demo que probamos, tras muchos años de ser el North London, el Arsenal tenía su verdadero nombre, y no sabemos si se debía a su presencia en la Liga de Campeones, competición de la que Konami tiene la licencia (aunque, en los últimos años, ni eso no le valía para incluir a los ‘Gunners’ con su nombre real), o a que, este año sí, la Premier sí estará incluida. Habrá que esperar acontecimientos.

Despertando súbitamente de la modorra

Por acabar con este avance de FIFA 17, nos congratulamos de que EA Sports se haya decidido, por fin, a darle un golpe de timón a su saga estrella, que había perdido la capacidad de sorpresa con su salto a PS4 y Xbox One, al tiempo que su gran rival se volvía a poner a su par. El cambio al motor Frostbite, el modo The Journey, las mejoras jugables y la exclusiva de la Liga BBVA son argumentos de mucho peso para volver a mirar con entusiasmo al aspirante al Balón de Oro, que, como decía la canción, no estaba muerto, sino de parranda. Ya era hora de echar pelotas, en lugar de balones fuera.

Lecturas recomendadas