Reportaje

Elektra Lives Again - Review de la novela gráfica de Frank Miller

Por Jesús Delgado
-

Elektra Lives Again es una de las obras más admiradas y reconocidas de Frank Miller. ¿Pero por qué esta novela gráfica, aparecida varios años después de la etapa de Miller al frente del héroe es un referente de lectura? Enseguida os lo contamos. 

A pesar de sus postulados, de sus declaraciones y posturas, muchas veces incendiarias y consideradas poco menos que incómodas, nadie puede negarle un mérito indiscutible a Frank Miller: el de resucitar personajes que estaban pasando una malísima racha y convertirlos en referentes de lectura, consagrándolos como héroes de culto. No hace falta que os volvamos a referir una vez más la importancia de El Regreso del Caballero Oscuro y lo que supuso para Batman, como tampoco es necesario volver a hablar de Año Uno. Ambas obras supusieron un renacer para un superhéroe que a mediados de los ochenta no pasaba por su mejor momento. Sin embargo, Batman no fue el primer héroe que Frank Miller resucitó de entre los muertos.

A finales de los 70, Daredevil se había convertido en la versión sosa de Spider-man. Un tipo que hacía equilibrios y piruetas por los tejados de Nueva York, y que luchaba contra el crimen. Aunque os parezca raro, y ahora tengamos a "DD" por uno de los grandes héroes urbanos de Marvel, en 1979 las cosas no pintaban nada bien para el Hombre sin Miedo. Jim Shooter, editor de Marvel por aquella época, hubo de confiar en el tándem formado por el guionista Roger McKenzie y un joven dibujante recientemente llegado a la editorial, llamado Frank Miller, para darle vidilla. Entonces el editor no lo sabía, había comenzado una de las etapas doradas del personaje.

 


Fase 3 Marvel_MUTE por hobbyconsolas

El éxito de la serie dió como resultado que Frank Miller no tardara en convertirse en guionista y dibujante a la vez. En 1981, con Daredevil #168, Miller asumió ambas funciones y lo hizo presentando un nuevo personaje: Elektra, una vieja amante de Matt Murdock, a la que Kingpin había ordenado matar a Foggy Nelson, el mejor amigo del héroe. En ese mismo instante comenzó una desquiciada y genial etapa de Daredevil, en la que se refundían elementos del manga japonés con los recurrentes de los cómics de Daredevil, dando pie a una historia de tragedia, venganza y (quizá) de redención. En 1983, esta etapa acabaría y Frank Miller sería fichado por DC Comics para realizar Ronin y las historias del Caballero Oscuro que antes os hemos referido. 

Sin embargo, Frank Miller y Daredevil aún distaban mucho de decirse adiós. En 1986, Frank Miller colaboraría con David Mazzucchelli en la elaboración de uno de los arcos argumentales de Daredevil que se consideran como novela gráfica. Nos referimos a Born Again (Daredevil #227-233), una historia tremenda de la que os hablaremos en otro artículo en breve a fin de no enrollarnos mucho. A su vez, ese mismo año Frank Miller y Bill Sienkiewicz realizarían el "spin-off" centrado en Elektra, titulado Elektra: Asesina, considerado una precuela de su primera aparición en cómics. Pero, además, en los noventa firmaría dos obras más: Elektra Lives Again y El Hombre Sin Miedo, esta última junto a John Romita Jr. Con ello, Miller diría adiós al personaje, cerrando su etapa y contando todo lo que quería contar.

Ahora bien, de todas las historias, Elektra Lives Again ha pasado a la historia como una de las obras de culto. ¿Pero por qué?, preguntaréis. Pues precisamente debido a las múltiples razones que os vamos a exponer a continuación. 

Un amor más allá de la muerte

En 1991, un año después de ser publicada, Elektra Lives Again fue premiada con el Eisner a "Best Graphic Album: New"; esto es, a mejor novela gráfica. Estos premios, que normalmente se dan a obras no relacionadas con superhéroes, en este caso fue un galardón muy bien merecido. En esta obra, Frank Miller, ejerciendo de dibujante y guionista (con colores de su por entonces esposa Lynn Varley), se gustó a sí mismo mucho, "regalándonos" uno de sus mejores trabajos. En esta historia relata un supuesto regreso de la tumba de Elektra para evitar que la Mano reclute a Bullseye, su asesino. En tanto, Matt Murdock, aún con el corazón roto, trata de seguir adelante. Unas incesantes pesadillas, relacionadas con su difunto amor, se lo impiden. 

Con esta premisa arranca Elektra Lives Again, una obra complicada para enmarcar dentro de la historia canónica, ya que parece que su realización fuera hecha por Miller con el único pretexto de asegurarse de que Marvel tuviera problemas a posteriori para resucitar a Elektra (o al menos hacer con ella cosas que él jamás permitiría). De hecho, su lectura no debe enmarcarse no 10 años después de su primera muerte en los cómics, sino poco tiempo después de los eventos narrados en éstos en 1983. En el arco argumental original, Miller coqueteaba con la idea de que Elektra resucitaba con ayuda de Stone (Piedra) y se unía a La Casta para luchar contra La Mano. Sin embargo, para asegurarse de que el personaje había resucitado (y luego moría), optó por realizar Elektra Lives Again, un título que con bastante mala leche mucha gente llamó durante un tiempo "Elektra Dies Again", cerrando así su personal ciclo de Daredevil-Elektra para que "nadie lo tocase". De hecho, no nos debería extrañar ante este personalismo. Recientemente, recordemos, el propio Miller adujo esta causa a sus motivos para no ver la serie de Daredevil en Netflix

Así pues, con este cómic, Miller hace su propio "Juan Palomo". No por ello estamos ante una obra menor o que deba ser deshechada. Elektra Lives Again, en contra de los supuestos, resulta curiosa y a la vez deliciosa. Y decimos curiosa porque su enfoque visual es muy similar a El Regreso del Caballero Oscuro. La distribución de viñetas, la selección de planos e incluso estilo narrativo, con un montón de narración interior, un monólogo que Daredevil desarrolla en su cabeza, haciendo que la historia avance y nos sitúe en contexto.

Esta decisión se debe a que Miller recurre al recurso onírico para realizar un viaje espiritual y psicológico. En él, a medio camino entre la realidad y el sueño, el tormento y la culpa, Matt debe lidiar con la muerte de Elektra y alcanzar la aceptación. De este modo, los pivotes implicados en su muerte (Bullseye, la Mano y la propia Elektra) son sus acompañantes en este proceso de catarsis, necesario para lidiar con el dolor y seguir adelante.

No obstante, la selección de planos generales y grandes encuadres resulta más común en esta otra novela gráfica. Esto es necesario, claro, debido a las complicadas escenas de lucha que Miller plantea y que se resuelven mejor mediante la exposición de grandes escenas que ilustran la acción, explicándonos todo a grandes rasgos, limitando los detalles a momentos puntuales en la trama en las que las viñetas más pequeñas se utilizan para enfocar algo que el autor quiere que no pasemos por alto adrede. Además, la necesidad de grandes cuadros se hace muy necesaria, ya que éstas escenas llaman a despertar en el lector emociones: angustia, libertad, miedo, tristeza, redención...

Por otro lado, Lynn Varley, la colorista, utiliza un estilo que no sabemos a ciencia cierta si se basa en acrílicos o acuarelas, pero que funciona muy bien para separar y generar las atmósferas que Miller busca con su narracíón. El uso del rojo, el blanco y otros colores despiertan una serie de sensaciones y dotan de un significado psicológico a la acción y a las secuencias, enriqueciendo enormemente el resultado final. El trabajo de Varley, en este aspecto, es la verdadera obra de arte del cómic. No en vano, recordemos que el estilo de Miller a la hora de dibujar tiene numerosos detractores. No obstante, aunado con los colores de la artista, el trabajo de Miller merece estar enmarcado, ya que nos presenta una joya irrepetible que no veríamos ni siquiera en el cómic de 300, donde el matrimonio repitió fórmulas aplicadas a esta obra.

En conjunto, Elektra Lives Again es una obra merecidamente reconocida y recomendada. No se trata tampoco de un cómic fácil, ni apto para novatos. Su lectura y deguste requiere cierto entrenamiento y capacidad crítica. Si buscáis dibujo realista, una narrativa ligera (que no implique un poquito de esfuerzo, atención e imaginación), entonces dejad este cómic para otro momento. Ahora bien, si sois fans de Frank Miller o queréis probar algo un poco más complejo y consensuadamente bueno, entonces dad una oportunidad a esta novela gráfica. Por otro, si os gustaron la temporada 1 y la temporada 2 de Daredevil de Netflix, no estaría de más echarle un ojo a este tipo de cómics. Aunque sea solo para encontrar diferencias entre los tebeos originales y la adaptación televisiva. 

Elektra Lives Again ha sido reeditado recientemente por Panini Comics, coincidiendo con la próxima visita de Frank Miller al Saló del Cómic de Barcelona. El cómic puede encontrarse en librerias especializadas, grandes superficies y comercios on-line a un precio de 15,00 euros. Un precio irrisiorio, teniendo en cuenta la edición de lujo con la que se ha presentado. 

Lecturas recomendadas