Reportaje

Especial San Valentín: las 7 parejas más extrañas del cine

Por Raquel Hernández Luján
-

Llega San Valentín y nos ponemos cinematográficamente tiernos para hablaros de las parejas más extrañas que han pasado por la gran pantalla... Algunas desafían a la física y otras a la lógica, ¿os atrevéis a navegar por esta galería de curiosas criaturas?

Si ya habéis echado un ojo a nuestro especial de regalos frikis para San Valentín, os proponemos otra forma de recapacitar sobre el amor. El cine es propenso a mostrarnos amores imposibles pero más allá del clásico de La bella y la bestia tenemos ejemplos bien curiosos en los que Cupido parecía haber estado de cogorza... ¿No os lo creéis? Echad un ojo:

Mujer viva + Fantasma

Ghost es uno de los ejemplos más citados en lo que al cine romántico se refiere, pero ¿en serio se puede amar a un fantasma? ¡Vaya que sí! Y hasta te puede salvar la vida y darle un sustaco a un gato... Ella era una jovencita Demi Moore y él Patrick Swayze en su época dorada de galán. Vale, han pasado muchos años desde que en el 90 se estrenara la película, pero si hay dos secuencias recordadas son las del dichoso banco de alfarero y la del beso sobrenatural: ¡qué potito!

Mujer que envejece + Hombre que rejuvenece

Cate Blanchett es una tía muy lista y no se arrimaba demasiado al bueno de Benjamin Button cuando era viejuno, pero cuando se convirtió en Brad Pitt casi le da algo a la muchacha. No todos los días un abuelo de geriátrico se convierte en un macizorro, hay que reconocerlo. Pues sí, aunque sus relojes internos fueran en direcciones distintas en El curioso caso de Benjamin Button, durante un tiempo, las agujas de esta pareja bailaron al unísono (qué cursi me ha quedado)...

Simia inteligente + Hombre

El planeta de los simios también nos regaló un romance curioso, sobre todo porque el beso era imposible (con lengua ya ni te cuento). Charlton Heston tuvo su particular affair ochentero con una simia inteligente y, claro, las prótesis de antes no eran como las de ahora, así que por mucho que el hombre se curró la interpretación, la falta de pasión de Zira hacía que la estampa diera un poco de repelús. Más explícito fue el idilio de Mark Wahlberg y Helema Bonham Carter en el remake de Tim Burton de 2001 (el maquillaje, de lujo, aunque la película da un poco de vergüenza ajena).

Mujer + Hombre invisible

Mira que es difícil enamorarse... Pero ya si es de un hombre invisible, ni te cuento... Menuda paranoia no saber dónde está... En Memorias de un hombre invisible la actriz Daryl Hannah definiría su amor como imposible. Él era en aquella comedia Chevy Chase y un accidente lo volvía indetectable siendo fichado por la CIA como espía. La crítica dijo de ella que su guión era lo realmente invisible de la película, así que no la recomendamos demasiado pero nos dejó un amor tan peculiar que es digno de ser "mostrado" y olé el talento de la actriz capaz de poner cada de enamorada sin tener réplica... así, mirando a la nada...

Mujer + Pato antropomorfo

Vale que bebe de un cómic de Marvel que por cierto tendrá una nueva serie regular, pero este amor más que extraño parece increíble... ¿En serio Lea Thompson podía estar enamorada de un pato antropomorfo? En Howard... un nuevo héroe asistimos a este extraño amorío lleno de insinuaciones que nos dejó boquiabiertos. ¡Qué locos años, los 80! Ríete tú de los celos de Roger Rabbit por su despampanante esposa (un conejo gigante y un sex-symbol, que también da para un apartado)...

Mujer + zombi

El cine reciente nos ha traído un curioso flechazo entre una viva y un muerto viviente, así, en plan Alaska. Mira si sería ese amor importante para el zombi que le va humanizando y poco a poco sale de su mundo de sonidos guturales para empezar de nuevo a pensar (ya es más de lo que consiguen muchos vivos). En Memorias de un zombie adolescente tuvimos ocasión de comprobar cómo el calor de un abrazo puede quebrar las leyes de la física y hasta revertir la clásica estructura del cine de zombis.

Mujer + Muerte

Menudo fastidio que se te acelere el corazón con la encarnación de la muerte... significa que puede dejar de latir en cualquier momento. Brad Pitt es en ¿Conoces a Joe Black? la mismísma muerte que toma un cuerpo prestado para conocer el mundo de los vivos. Lógicamente, el jolgorio es por tiempo limitado y debe regresar a su trabajo para evitar que la superpoblación acabe con el planeta. Entre tanto, enloquece por una mujer... Y por la mantequilla de cacahuete.

Bonus maléfico: ¡Tauriel y un enano! ¿En serio? Peter Jackson se columpió de lo lindo en su adaptación de El hobbit y nos regaló otra pareja extrañísima que el mundo fantástico de Tolkien no llegó a concebir... Raro, raro, rarrrro.

Bonus seriéfilo: Sheldon Cooper y Amy Farrah Fowler de The Big Bang Theory son la pareja más bizarra de la televisión. Disfrutan juntos realizando vídeos caseros sobre las banderas del mundo y tienen un limitadísimo contacto físico regulado por un contrato escrito... ¡Cuánto romanticismo! ¡Espero que esto no os haya resultado demasiado verde!

Para terminar este reportaje especial de San Valentín, os dejamos con un vídeo que recoge los besos más extraños del cine con mucho sentido del humor, gracias al montaje de The Daily Beast, ¿os acordáis de otros que podamos agregar a la lista de besos rarurcios?

Lecturas recomendadas