Reportaje

FIFA Soccer, el de la perspectiva isométrica

Por José Luis Sanz
-

Esta semana se ha puesto a la venta un nuevo FIFA. El 14 es, en realidad, el número 22 de la historia, desde que un mes de septiembre de 1993 Electronic Arts lanzara su juego de fútbol, uno que, como fue tradición en aquella época, salía para pegarse contra algún éxito de la competencia. Más concretamente la que suponía Human con su Super Soccer de SNES, Kick Off de Anco o el genial Sensible Soccer de Sensible Software.

Pero antes de seguir con esta breve historia del primer FIFA vamos a hacer las cosas bien. No os voy a pedir que sepáis inglés, francés, alemán o chino, ni siquiera que entendáis algún dialéctico androide de R2-D2, pero creo que es justo que sólo puedan seguir leyendo aquellos que sepan pronunciar con propiedad la que es una de las frases más míticas de la historia de los videojuegos. Tomad nota...


Sí. Efectivamente, nos estamos refiriendo a “EA Sports it’s in the game”, un ‘claim’ que supone en sí mismo, casi, una filosofía de vida, de hacer videojuegos. O casi mejor esta otra: “‘If it’s in the game, it’s in the game’”. ¿Recordáis?

EA Sports: “¿a quién coño le importa la FIFA?”

Electronic Arts es una de esas compañías que vienen acompañando al mundo de los videojuegos desde el principio de los tiempos. Concretamente desde 1982, casi a la misma vez que nacieron otros gigantes americanos como Activision (1979) y que rápidamente encontró su camino a finales de la década en los juegos deportivos.

Famosos fueron a finales de los 80 y principios de los 90 sus NHL o los John Madden American Football que todavía siguen apareciendo para las plataformas más increíbles y como buenos patriotas del ‘God bless America”, amaban sus World Series fuera en el deporte que fuera.

Así que cuando los responsables de EA Sports en Inglaterra se hicieron 5.000 kilómetros para hacerles ver a los de la matriz que debían desarrollar un juego de fútbol, en EE.UU. pusieron cara de póker. David Gardner, jefe de ventas en aquellos tiempos, tiró de encuesta en una revista llamada CV&G (Computer & Videogames) para tratar de convencerlos: “el 90% de sus lectores son aficionados al fútbol. Tenemos que estar en el negocio del fútbol en todo el mundo”. Y la respuesta no pudo ser peor: “ya estamos en el negocio del fútbol con (John) Madden”. ¡Blufff!

Por suerte, los chicos de EA Sports Europa tuvieron un aliado inesperado en EA Canadá: Bruce McMillan, un forofo del Chelsea que más tarde sería el que lideraría el desarrollo de FIFA International Soccer empujó lo suyo para que en EE.UU. entendieran que el ‘otro’ fútbol (el de verdad) necesitaba de un videojuego. Y dieron su brazo a torcer...

¿Quién tiene un kit de desarrollo de Megadrive?

Aunque parezca mentira, el proyecto FIFA estaba en marcha y se encargó de su desarrollo (sólo al principio) la oficina en Reino Unido. El primer paso fue buscar las herramientas y un obstáculo apareció en el horizonte: “¿quién narices tiene un kit de desarrollo de Megadrive?”.

   

Para que veáis cómo han cambiado los tiempos, en esos años era impensable conseguir uno así por las buenas, fácilmente, por lo que cuando se enteraron de que un grupito pequeño de ingleses, un tal Jon Law y un tal Jules Burt, tenían uno y que encima habían hecho un par de pruebas con un campo de fútbol y jugadores corriendo por él... se les abrió el cielo y les pidieron que se unieran al “proyecto EA Soccer”.

Para los más jóvenes, hay que decir que la mayoría de los juegos de fútbol de la época tenían todos una visión panorámica del terreno de juego y, los menos (aunque no en los 80), se decantaban por una perspectiva llamada cenital. Es decir, una vista aérea del campo de fútbol y completamente perpendicular al suelo. A estos últimos pertenecen los Kick off o Sensible Soccer.

Pues bien. el punto original de una de esas demos que habían desarrollado esos chicos para EA Sports es que utilizaba la perspectiva isométrica, es decir, que todos los ejes (X, Y y Z) que forman el escenario tienen el mismo tamaño, es decir, 120º. Y eso no lo había hecho nadie antes. Por lo que el productor del juego, Matt Webster, rápidamente entendió que esa podía ser una de sus bazas principales.

Cuando ya el proyecto estaba bastante encaminado por donde creían que debería desarrollarse, el mando de las operaciones cambió de territorio y salto 5.000 kilómetros al oeste: hasta Vancouver, Canadá. Ese lugar, desde entonces, todo el mundo asocia a FIFA. Allí se puso en marcha un pequeño equipo de 10 personas entre las que estaban Jon y Jules. Los inspiradores de esa perspectiva isométrica del juego.

¿Cómo llamamos a EA Soccer?

FIFA estaba en pleno desarrollo y el nombre que tenía todas las papeletas de ser el definitivo era el de EA Soccer y ya está. ¿Para qué complicarse? Pero alguien recordó en una reunión que todos los juegos deportivos de la casa tenían sus licencias oficiales: que si NHL, que si NFL... así que el fútbol no podía ser menos.

Así que blanco y en botella... ¡¡FIFA!! No fue difícil decidirlo, pero había que viajar a Suiza, hasta Zurich y reunirse con la empresa que explotaba los derechos del máximo organismo internacional en materia de fútbol. En un abrir y cerrar de ojos, EA Sports consiguió casi en la cena de la primera noche el acuerdo que se extendería por cinco años, hasta 1998, por una cantidad de dinero que, algunos de los que estuvieron en esas reuniones, recuerdan como “muy pequeña”.

Así que ya tenían la licencia y el juego terminado. ¿Algo más podía pasar? Sí, que rápidamente entenderían por qué la licencia les costó tan barata...

Cuatro letras y nada más...

En el acuerdo con la FIFA todo lo que podían utilizar era... pues eso, el nombre de la FIFA. Ya está. Todo lo que habían adquirido era una F, una I, una F y una A. No había ni nombres de equipos, ni jugadores reales, ni escudos, ni equipaciones. Nada.

Así que en EA Sports UK corrieron a visitar al os gerifaltes de la Premier League para preguntarles que cómo iba eso de los derechos: literalmente les dijeron que no sabían quiénes eran los dueños de todas esas cosas. Así, FIFA International Soccer, el de 1993, fue el primero y el último en salir sin licencias. Ya en los siguientes, EA Sports se esmeró en tener todos los derechos sobre la mayor parte de las ligas del mundo.

En ese momento, el equipo de EA en Vancouver tomó una decisión que, para muchos de los que participaron en el juego ha sido histórica: fue la de meter sus nombres como miembros de los equipos de FIFA International Soccer. De esta manera, Matt Webster fue delantero de Inglaterra, Joey Della Savia apareció en la escuadra italiana o Marc Aubanel lideró el ataque del combinado francés. Incluso hubo hijos de programadores o miembros de EA que también formaron parte de algunos equipos y hoy en día, con más de 20 años cumplidos, han conseguido que sus nombres aparezcan inscritos con letras de oro en la historia de los videojuegos.

EA Sports en EE.UU. no cree en FIFA International Soccer

Como después contarían los que vivieron el día a día del desarrollo de FIFA International Soccer, el proyecto estuvo muchas veces a las puertas de ser cancelado ya que al otro lado del Atlántico, en los EE.UU., no creían para nada ni el la FIFA ni en el Soccer. No olía a deporte americano y por lo tanto "no iba a vender ni un chavo"... y mucho menos inyectarían más dinero del necesario para llegar en los plazos con la calidad requerida.

FIFA International Soccer iba a salir en un primer momento en la primavera de 1994, aprovechando el tirón del Mundial de EE.UU., pero la FIFA no estaba muy por la labor. El juego oficial lo estaba desarrollando US Gold y no podían encontrarse en las estanterías a la vez, así que no les quedó otra opción que adelantarlo a 1993.

Pero cuando el juego ya estaba a puntito de acabarse, llegó otro problema: en EA Sports EE.UU. no querían que el juego se llamase FIFA International Soccer y preferían Team USA Soccer. Os podéis imaginar el panorama, con la oficina europea intentando convencerles de algo que os obvio: en el resto del mundo la FIFA significa fútbol y Team USA no. Finalmente dieron su brazo a torcer y FIFA International Soccer sería el nombre del juego.

De Vancouver a Wembley...

EA Sports no quería que el evento de presentación del juego pasara desapercibido, así que contrataron a una agencia de publicidad y montaron un evento en el mismísimo estadio de Wembley original, en Londres, el que derribaron unos años más tarde.

El partido elegido para la presentación fue el Inglaterra – Polonia del 8 de septiembre de 1993 (valedero para la closificación del Mundial'94), y para hacer ver a los asistentes lo revolucionario de FIFA International Soccer, se escogieron las entradas en un punto concreto del campo. Exactamente, en una de las esquinas donde se juntan los fondos con los laterales de tribuna. Así, los invitados podrían ver el partido con la misma perspectiva isométrica del juego. Verdadero punto revolucionario.



FIFA International Soccer fue un éxito en todo el mundo y permitió a EA Sports crear una de las sagas más importantes de la historia. Luego vinieron las licencias de verdad, las de la FIFA y las de todas las ligas del mundo, con un montón de caras conocidas y fichajes espectaculares como Raúl, Morientes, Guardiola, Mendieta... pero bueno, eso ya es otra historia, ¿no?

Lecturas recomendadas