Horizon Zero Dawn PS4
Reportaje

Horizon Zero Dawn PS4 - Impresiones del juego de Guerrilla Games

Por Álvaro Alonso
-

Hace unos días volamos hasta Ámsterdam para hacerle una visita a los chicos de Guerrilla Games, estudio que hasta ahora era conocido, principalmente, por la saga Killzone. Y decimos hasta ahora porque fuimos allí para probar su última creación, el prometedor Horizon Zero Dawn para PlayStation 4. Los Helghast, la perspectiva en primera persona y el tono sombrío se hacen a un lado para dar la bienvenida a un mundo colorido y lleno de contrastes, que mezcla elementos prehistóricos con ciencia ficción para dar lugar a la ambientación post-apocalíptica más original que ha pasado por consolas.

Lo cierto es que no era la primera vez que jugábamos a Horizon (ya lo hicimos en el  E3 2015 y en el pasado E3 2016), pero esta vez se trataba de una versión prácticamente final con voces en castellano, y pudimos probar el inicio de la aventura (las tres primeras misiones) y una parte más avanzada. No vamos a entrar en demasiados detalles para que podías disfrutarlo vosotros mismos el día que se ponga a la venta, pero esas primeras horas sirven para presentar a Aloy, la protagonista, así como el mundo que ha de recorrer y los peligros que lo habitan.

Algunas de las escenas que se muestran en estos momentos, especialmente las que están centradas en el desarrollo como personaje de Aloy, son geniales y consiguen poner los pelos de punta, gracias, en parte, a que las acompaña una banda sonora de gran calidad, cargada de épica y emoción.

Pero más importante aún en estos primeros compases, es la introducción de mecánicas jugables que usaremos durante el resto de la aventura, más concretamente, el foco. Se trata de un pequeño dispositivo electrónico de una civilización pasada, que permite a Aloy interactuar con otros artefactos "antiguos", incluidas las máquinas que dominan este mundo. Porque a estás alturas, ya sabréis que la amenaza principal a la que hacemos frente en Horizon Zero Dawn son robots con apariencia de dinosaurios.

Horizon Zero Dawn PS4

Gracias al foco, Aloy puede ver los puntos débiles de estas bestias y sus rutas de patrulla. Esto último es muy importante, pues Horizon Zero Dawn contiene una buena dosis de sigilo: Aloy puede esconderse en la hierba alta, y utilizar piedras o silbidos para atraer la atención de las bestias y finiquitarlas con ataques por sorpresa. Conocer sus rutas nos permite anticiparnos a sus movimientos, escabullirnos sin ser vistos o colocar trampas en el camino de las máquinas, ya sea de cara a destruirlas... o aturdirlas, pues algunas pueden ser utilizadas como montura para desplazarnos a gran velocidad.

El foco también nos permite ver a los enemigos a través de las paredes y, en algunas misiones, se utiliza para examinar elementos del escenario en busca de pistas. Se podría decir que, en ese sentido, es un calco de la visión detective de los Batman Arkham, si no fuera porque, al utilizarlo, Aloy camina mucho más despacio. De esta forma, se convierte en una herramienta que utilizamos para trazar estrategias sin facilitar en exceso la acción.

Pero, ante todo, Horizon es un action RPG. Y aunque teníamos nuestras dudas, nos ha sorprendido muy gratamente la profundidad de los elementos roleros. Hay un sistema de fabricación de objetos que nos invita a recolectar todo tipo de recursos (flores, madera, pieles de animales, cables, bobinas...) para nutrirnos de munición y objetos curativos sobre la marcha, desde la rueda de equipamiento a la que se accede manteniendo pulsado el botón L1.

Horizon Zero Dawn PS4 Pro

Y aunque el arco es el arma predilecta de Aloy, a lo largo de la aventura encontramos muchas más con distintos efectos, como la aturdidora, que dispara un cable trampa perfecto para emboscadas. También disponemos de varios tipos de trampas y pociones para mejorar un atributo durante un tiempo limitado o recuperar salud. Porque en Horizon la salud no se recupera de forma automática; para hacerlo, es necesario recurrir a las susodichas pociones, aunque lo normal, al menos de inicio, es utilizar bayas. Este recurso natural se encuentra con facilidad en la naturaleza, pero en lugar de ofrecer una recuperación de salud directa, la barra se va llenando de forma paulatina.

También podemos equipar atuendos (trajes completos) que alteran la apariencia y otorgan distintos beneficios. Además, tanto armas como atuendos disponen de ranuras donde insertar piezas que añaden nuevos efectos. Todos los objetos que forman parte del equipo se categorizan según su rareza, al estilo de juegos como Diablo o Destinty, y utilizan un sistema de colores (verde para los poco comunes, azul para los raros...).Y, por supuesto, también hay mercaderes que actúan como tiendas ambulantes donde comprar nuevo equipo o vender el que nos sobra.

Horizon Zero Dawn PS4 Pro

Por si no fuera suficiente, existe una jerarquía elemental que dicta las debilidades y resistencias de los enemigos; las armas y las protecciones también pueden incluir estos efectos, lo que añade otra pequeña capa de profundidad. Y como en todo buen RPG, Aloy gana experiencia, sube de nivel y consigue puntos para desbloquear nuevas habilidades, divididas en tres ramas: merodeadora, valiente y recolectora. Hay un total de 36, y van desde caer sin hacer ruido, hasta ralentizar el tiempo durante unos segundos al deslizarnos por el suelo (muy espectacular, por cierto).

Todo esto, combinado, da lugar a un sistema de combate ágil, muy satisfactorio y más desafiante de lo que en un principio aparenta. Nos ha gustado especialmente el que todos los enemigos, incluso los más débiles, pueden suponer un dolor de cabeza si no somos cuidadosos. Los vigilantes, por ejemplo (las máquinas que recuerdan al mítico velociraptor), son el tipo "básico" al que nos enfrentamos: un disparo bien dirigido a la lente que portan en la parte superior y serán historia. Pero son rápidos, suelen atacar en grupo y en más de una ocasión nos pusieron contra las cuerdas por confiarnos demasiado.

Pero hay peligros mucho mayores en el mundo de Horizon Zero Dawn... Tras acostumbrarnos a los vigilantes, en una misión tuvimos que acabar con un enorme "dientes de sable". Pasar de los pequeños vigilantes a una bestia de ese tamaño, y verla caminado por el mapa de forma agresiva y amenazadora, impresiona de verdad. Acabar con él no fue nada fácil; tuvimos que trazar una estrategia, aprovechar sus debilidades y sacar partido a todas las habilidades a nuestro alcance. Cuando su cuerpo de metal por fin quedó tendido sobre la arena, tuvimos la sensación de haber llevado a cabo una gran proeza. Y eso que hay enemigos MUCHO más grandes... 

Pero en Guerrilla han sabido jugar muy bien sus cartas: saben que las máquinas son uno de los grandes atractivos de la aventura, y por eso están cuidadas hasta el más mínimo detalle... Presentación incluida. Si nos regimos por la base de datos que había en el menú, hay un total de 26 tipos distintos.

Horizon Zero Dawn PS4 Pro

Durante la visita a los estudios, pudimos comprobar de primera mano todo el proceso de creación de estos gigantes: desde su nacimiento como arte conceptual, hasta la creación de sus animaciones (se estima que cada una cuenta con cerca de 215, casi nada), pasando por cosas tan interesantes como sus patrones de comportamiento o los distintos sonidos que emiten. Si sentís curiosidad, os invitamos a que le echéis un ojo al nuestra visita a los estudios de Guerrilla Games, que incluye una entrevista con su director.

Lo diremos alto y claro: desde un punto de vista técnico, Horizon Zero Dawn es muy probablemente el juego de mundo abierto más potente que se ha visto en consolas. Texturas, iluminación, partículas, vegetación, animaciones faciales... Todo está a un nivel sobresaliente. Durante estas primeras horas, no pudimos evitar caminar lentamente para admirar los hermosos paisajes que han cobrado vida gracias al motor gráfico Decima. Además, y aunque nosotros sólo exploramos una zona donde reinaba la vegetación, llena de árboles y ríos, sabemos que también hay desiertos y picos nevados. Variedad para sacar aún más partido del músculo técnico.

Horizon Zero Dawn PS4

Pero también tiene ciertas pegas: la primera, la calidad del agua, que sin estar a un mal nivel, se encuentra por debajo del resto del conjunto. Por otro lado, las animaciones durante las conversaciones resultan algo robóticas, efecto que se acrecenta debido al enorme grado de realismo que alcanzan las expresiones faciales. Lo que en el campo de la robótica se denomina valle inquietante.

Y la segunda, el framerate, que pega bajadas un tanto preocupantes de forma errática. Es decir, hemos llegado a enfrentarnos a tres o más enemigos al mismo tiempo sin notar ningún tipo de ralentización... Pero luego las hemos sufrido en situaciones en las que aparentemente la carga gráfica era inferior. Es pronto para juzgar, y podría tratarse de un problema de la versión que estábamos jugando (cruzamos los dedos para que así sea). 

Pero, insistimos, Horizon esconde paisajes de bellísima factura y es todo un prodigio visual (más teniendo en cuenta que estuvimos jugando en la versión estándar de PS4). También lo saben de sobra en Guerrilla, de ahí que en las opciones ya encontremos un modo foto. No nos atrevemos a aventurar el tamaño del mapa, pero sin duda va a estar repleto de actividades. Como viene siendo norma en los juegos de mundo abierto, hay una cantidad ingente de coleccionables (datos de sonido, hologramas, glifos...) y misiones secundarias. Estas, por cierto, se activan de forma bastante orgánica: al terminar una conversación obligatoria, por ejemplo, un NPC podría sugerirnos visitar unas ruinas, iniciando así un nuevo encargo. 

Y hablando de conversaciones, Horizon ha adoptado el sistema de decisiones de juegos como KOTOR o Mass Effect, y, una vez más, salimos muy sorprendidos. En casi todas las conversaciones se muestra, en algún momento, la clásica rueda de respuestas. A veces se nos exigirá adoptar una postura o tomar una decisión, afectando así al devenir de los acontecimientos (está por ver de qué forma influirá realmente en la historia), pero en la mayoría de conversaciones podemos, simplemente, hacer más preguntas para descubrir nuevos datos, aumentando así el trasfondo del mundo y los personajes, o activar nuevas misiones.

En definitiva, las sensaciones con Horizon Zero Dawn han sido buenísimas. Técnicamente es una bestia y jugablemente es mucho más que un juego de acción. Si la historia está a la altura y los fallos técnicos se solucionan, estaríamos hablando de uno de los grandes juegos de 2017 y uno de los motivos de peso para hacerse con PS4. Marcad el día uno de marzo en vuestros calendarios, porque ese día se abre la temporada de caza robótica. Y ahora, tras saber lo que nos ha parecido el juego, os invitamos a que le echéis un vistazo al vídeo que capturamos con 17 minutos de gameplay de Horizon Zero Dawn con voces en español.

Lecturas recomendadas