Crossing Souls
Reportaje

Impresiones de Crossing Souls, el juego sevillano que conquistó Gamescom

Por Alejandro Alcolea
-

Los grandes juegos, esos a los que todos los focos apuntan en las ferias, se llevan buena parte de las miradas, pero en Gamescom 2017 son los pequeños los que más han brillado. Los juegos indie apadrinados por grandes compañías, como Fe, de Electronic Arts, Cuphead, de Microsoft, Kingdom Come, de Square Enix o cualquiera de Devolver Digital han causado sensación en la feria alemana. Y uno viene de España.

Tras estar con el estudio de Fourattic, un equipo sevillano que lleva más de tres años trabajando en su sueño, os traemos las impresiones de Crossing Souls, un juego muy de Devolver que, cómo no, se encontraba en la zona de prensa de la compañía responsable de joyas como Hotline Miami.

Venga, Marty, de vuelta a los 80

La década de los 80 está de moda. Stranger Things, algunos juegos con estética ochentera y colores brillantes, algunas composiciones musicales y películas... estamos viviendo una especie de ''revival'' del sentimiento ochentero. No del español o europeo, claro, del norteamericano. Sin embargo, desde 2014, un grupo de talentosos sevillanos se unieron para empezar a trabajar en un primer proyecto tanto personal como colectivo. Un videojuego llamado Crossing Souls que vimos hace bastante tiempo y que se ha mantenido volando bajo demasiados meses.

Crossing Souls será un videojuego para PS4 y PC y, antes de seguir leyendo, tenéis que darle al play:

¿Demasiado ''a lo goonies'' para vosotros? A ver este otro tema:

Si hay que destacar algo en estas primeras impresiones de Crossing Souls eso es, sin duda, la ambientación tan lograda que tiene. El estudio sevillano parece que ha calcado el espíritu ochentero de pandillas y colores estrambóticos, pero para lograr meternos en la aventura, ésta ha de tener un recipiente atractivo y su ambientación gracias al apartado audiovisual cumple con creces. 

Pixel gordo, animaciones muy cuidadas, cinemáticas que no son otra cosa que dibujos animados tradicionales y una banda sonora a la altura son los culpables de que el espíritu de los 80 nos invada, nos apetezca ponernos Terminator y salir a la calle con un grado de ''molabilidad'' supino. Ahí arriba tenéis dos muestras de lo que será la BSO del juego, creada por dos artistas diferentes. Un game designer, un programador y dos artistas (artista del pixel y de la animación) completan el equipo de Fourattic (más alguna colaboración esporádica de otras personas).

Ahora que ya estamos con el espíritu de los ochenta en todo lo alto, sólo os pido que recordéis la paleta de colores de Far Cry Blood Dragon, vamos con Crossing Souls.

La banda del patio

Crossing Souls es una aventura protagonizada por 5 amigos, 4 chicos y una chica. Cada uno contará con sus propias habilidades, algo que se notará en las mecánicas de juego. Y es que, Crossing Souls será un action RPG en el que no será lo mismo controlar a Big Joe, el niño gordito, que a Charlie, la chica. Big Joe será lento, pero pegará muy duro. Charlie es una gran lanzadora y tiene habilidades exclusivas para cruzar largas distancias impulsándose como si de un tirachinas se tratara. Y así con los otros tres protagonistas, todos son clichés, pero... molan. Podremos cambiar en cualquier momento de personaje para afrontar los combates o resolver los diferentes puzles, algo que prometen será uno de los pilares de la aventura.

El otro pilar será la historia. Y es que, Crossing Souls es un juego completamente conducido por la historia, aunque haya hueco para la exploración de escenarios. En la demo que hemos podido ver, presenciamos el prólogo de la aventura. Poco a poco, nuestros amigos se irán uniendo a nosotros en una mañana rutinaria en la California de 1986. Todo es simpatía y las típicas peleitas callejeras o experimentos con rayos Tesla hasta que descubrimos un cadáver que sostiene una especie de pirámide en miniatura. Al meter la piedra en un radio cassette descubrimos que la brecha espacio temporal se rompe y nuestra realidad se cruza con... otras dimensiones y tiempos pretéritos.

La vida de los chavales dará un vuelco tras encontrar el cadáver y tendrán que luchar contra la pubertad y, además, contra un comandante estelar con malas pulgas que quiere su piedra de vuelta.

Referencias a tutiplén

Apartado audiovisual, historia y... referencias. Ese es el pilar que falta para terminar de cuadrar la experiencia de Crossing Souls. En el fragmento del juego que hemos podido disfrutar había una especie de meta-juego que consistía en encontrar todas las referencias a la década de los años 80. Ahí está R2D2, algunos carteles con logos de películas famosas, Michael Jackson (aunque sus creadores dicen que es Prince, pero no quiero creerlo). No son pocas las referencias a productos culturales de dicha época, pero también hay algo menos explícito, como las referencias a momentos de algunas películas. Ya he citado antes Los Goonies. Además, están puestas con bastante gracia, como un tal Jesús Gil al que conoceremos en cierto momento de la aventura...

Las primeras impresiones de Crossing Souls no podrían ser mejores. El estudio sevillano tiene algo grande entre manos y, a punto de entrar en fase Gold, aún no contamos con fecha de lanzamiento, pero parece que no tardaremos demasiado en conocerla. El juego es atractivo, poderoso a nivel audiovisual y es de esos que me apetecía jugar en cuanto salía de la cita. Devolver no tiene mal ojo y arroparon a Fourattic cuando el juego no tenía ni demo. Veremos qué sale de aquí, pero la cosa pinta bien.

Lecturas recomendadas