Reportaje

Impresiones de FFXIV A Realm Reborn en PC

Por Ricard Verges
-

La tercera fase beta de Final Fantasy XIV A Realm Reborn nos deja las primeras impresiones del título en PC. Conoce la personalización, el sistema y algún que otro detalle en este avance.

La tercera fase beta de Final Fantasy XIV sigue muy viva y podemos sacar más conclusiones de este MMORPG ambientado en el universo de la popular saga, y centrado de forma casi nostalgia, en los cristales y sus misteriosos poderes. Este juego tiene todo lo que un fan de la saga necesita, gráficos que, aún sin ser punteros, son preciosos y espectaculares, una banda sonora de leyenda, y una historia muy Final Fantasy.

 

Tras los acontecimientos devastadores ocurridos cinco años atrás, Final Fantasy XIV A Realm Reborn viaja en el tiempo para vivir una nueva era de Eorzea, reconstruida y recuperada después de su calamitoso final. Si éramos jugadores de la versión inicial del juego, en esta tercera fase beta podremos importar a nuestro personaje y enmarcarlo en esta nueva historia, donde los viajes temporales nos han servido para escapar de lo que hubiese sido, sin duda, nuestra extinción como jugador.

 

 

En cambio, si somos nuevos en esta aventura, nos crearemos a nuestro personaje desde cero y empezaremos un viaje totalmente nuevo, sin pasado y con un objetivo aún por determinar. No te pierdas este avance sobre algunas de las características principales de juego. Pero os aseguramos que FF14 A Realm Reborn ofrece muchísimo más.

Crea a tu héroe perfecto

Uno de los primeros cambios que nos ofrece el juego es el menú de creación de nuestro héroe. En esta renovada herramienta podremos crear un personaje muy estético, con un montón de opciones y complementos que ofrecerán una variedad de perfiles que muy pocos juegos del género pueden presumir.

 

Una vez creado todo el aspecto de nuestro personaje, incluida la raza (Hyur, Elezeen, Lalafell, Miqo’te y Roegadyn) toca asignarle una clase. Hay seis diferentes, desde un guerrero, un lancero o un mago blanco. Cada una de ellas tendrán habilidades totalmente renovadas desde la primera versión de Final Fantasy XIV. En este aspecto, la nueva beta nos ofrece un cambio radical en jugabilidad, habilidades y personalización.

 

 

Dependiendo de la clase que escojamos, apareceremos en un poblado u otro. En nuestro caso, al crear una lancera, aparecimos en The Black Shroud, y más concretamente en New Gridania, donde empezamos a realizar todo tipo de misiones para ganarnos la lealtad de la Comunidad de Lanceros. Al principio parecerá que somos simples recaderos, pero esto también nos servirá para familiarizarnos con un control adaptado tanto a ratón y teclado, como a un mando de consola compatible.

Un control adaptado a todo el mundo

Como ya hemos comentado, los usuarios de PC tienen el privilegio de poder elegir el control que mejor se adapte a sus necesidades y hábitos. Los que usen el teclado y ratón no notarán diferencias con otros MMO ya que el control es prácticamente idéntico entre todos ellos. Tan solo tendremos que controlar los atajos de teclado para tener más dinamismo a la hora de abrir el mapa o ver el equipo de nuestro personaje.

 

Con el mando la cosa cambia, pero no para mal, porque Final Fantasy XIV A Realm Reborn, como ya ocurría con Final Fantasy XI, está pensado para jugar con mando. Con los gatillos RT y LT abriremos los comandos de acción, donde podremos asignar un total de 8 habilidades por gatillo, 4 para los botones de acción y cuatro para cada dirección de la cruceta analógica, lo que nos da un total de 16 habilidades (8 para el trigger derecho y 8 para el trigger izquierdo). Pero eso no es todo, porque si pulsamos el botón R, podremos guardar hasta 8 combinaciones diferentes de habilidades, lo que nos da acceso a un total de 128 habilidades de forma rápida y directa.

 

 

Con el botón L haremos que nuestro personaje corra automáticamente, con los sticks controlaremos la cámara y con los botones de acción interactuaremos con el entorno, saltando o atacando a los enemigos en multitud de batallas y eventos controlados al azar como, por ejemplo, las eventos FATE.

Combate contra tu destino

Si algo nos ha gustado especialmente en esta beta de FF14 A Realm Reborn son los eventos FATE. ¿De qué se trata? Pues de eventos aleatorios en los que tendremos que enfrentarnos a embestidas interminables de enemigos, proteger algún objeto o personaje, o eliminar a un enorme y poderoso enemigo. La gracia de estas misiones es que aparecen en cualquier parte del mapa, sirven para luchar junto a muchos otros jugadores y, de paso, ganar experiencia u objetos diversos. Como jugadores noveles de este MMORPG, alucinamos la primera vez que nos vimos envueltos en una misión de este tipo.

 

 

Los jugadores de Guild Wars 2 sabrán perfectamente de lo que estamos hablando, pues se trata de un concepto extraído directamente de este juego. Absorber conceptos exitosos de otros juegos y darles un toque personal es algo que todos los estudios hacen, y Square-Enix ha dotado de la magia de Final Fantasy para ofrecer esta característica tan divertida y vistosa.

¡A cazar!

Final Fantasy XIV A Realm Reborn está pensado para exprimir todas las capacidades del jugador, pero también está pensado para no aburrirle. Y es que ir de un poblado a otro cumpliendo misiones típicas de cualquier juego de rol masivo online puede llegar a cansar, y más si llevamos muchos años jugando a este tipo de videojuegos. Square-Enix ha querido dar una vuelta de tuerca añadiendo el Hunt Log, que viene a ser un diario donde se registra nuestras hazañas en el noble arte de la caza. Esta especie de diario está disponible para todas las clases del juego, y la premisa básica es completarlo liquidando a un número determinado de enemigos, separados por zonas y niveles.

 

 

Por ejemplo, en nuestro caso, The Black Shourd tiene un total de 10 enemigos diferenciados por nivel. Si liquidamos a 6 completaremos la caza de ese enemigo en concreto y ganaremos experiencia. Si liquidamos a los 10 tipos diferentes de enemigos de la zona, completaremos un nivel en el Hunt Log. A medida que liquidemos más enemigos, ganaremos más experiencia y reputación como cazador. Solo el tiempo y el sentimiento de completarlo todo dirá cual es la recompensa final.

Instancias con encanto

 

Entre misión y misión, tras una cacería para completar nuestro diario o después de salir airoso de una FATE, llegan las instancias o misiones que discurren en la trama principal del juego. Generalmente tienen unos requerimientos muy concretos. La única a la que tuvimos la oportunidad de jugar requería equipo de nivel 5, algo sencillo de conseguir si cumplíamos misiones en New y Old Gridania, ya que teníamos como recompensa, equipo de ese nivel concreto.

 

Una vez conseguido el equipo y el nivel necesario para jugar, llegábamos a un descampado con un sable clavado en el suelo que nos transportaba a una instancia. Aquí saltaron diversas cinemáticas donde parece que estemos jugando más a un Final Fantasy de toda la vida que a un MMORPG. Tocaba enfrentarse a un enemigo final, por lo que podemos pensar que las instancias son eso, batallas contra jefes. Pero no es así, existen instancias donde exploraremos mazmorras donde el nivel es mucho más exigente.

 

 

La única pega que encontramos a nuestra primera instancia fue la intrascendencia de nuestra presencia, ya que quitaba muy poca vida a los enemigos. Aún así, salir victorioso de un evento como este nos recompensa con nuevas cinemáticas y nuevos misterios que se añaden a la trama del juego. Y eso se agradece.

A pie, en chocobo o con teletransporte

 

No os aburriréis de andar en Final Fantasy 14 A Realm Reborn. Y si lo hacéis, tenéis muchas opciones para evitar largas caminatas. Si sois de los que os gusta pasear y contemplar los nuevos paisajes que Square-Enix nos ofrece en esta versión 2.0 del juego, podéis ir a pie y de paso, subir niveles, aceptar misiones o completar el diario de caza. Si sois de los que os gusta contemplar el paisaje, pero sin demasiadas florituras, podéis montar en chocobo a partir del nivel 10, además de ganar un medio de transporte automático, ganarás (en un futuro) a un aliado en batalla al que le podremos asignar una clase (tank, healer, dps,etc...)

 

 

Pero si sois de los que pasáis directamente de andar, podéis usar los teletransportes que os llevan directamente a la zona concreta donde queramos. Eso sí, para poder usar un portal primero tendremos que activarlo y eso nos obliga a llegar a las localizaciones andando o en montura. También tenemos una habilidad que nos permite teletransportarnos a portales guardados como favoritos a cambio de guiles. Esta es una novedad, ya que en la versión 1.0 de Final Fantasy XIV, se utilizaban animas y no dinero.

Primeras conclusiones

Los diez primeros niveles que nos ha durado esta tercera fase de la beta nos han servido para muchas cosas. La primera de todas es para adentrarnos en la experiencia de jugar a un MMORPG ambientado en el universo Final Fantasy. La segunda, para intentar comprender todos los comandos del juego sin morir en el intento. Y la tercera, y más importante, para jugar a una versión muy mejorada de lo visto hasta el momento con Final Fantasy XIV.

 

Tenemos que sacar a relucir muchos aspectos positivos: desde su apartado técnico y de optimización, hasta la banda sonora, pasando por la infinidad de elementos que lo hacen jugable hasta decir basta. Las misiones FATE o el Hunt Log nos han parecido elementos diferenciadores que harán las delicias de todos aquellos que disfrutan del completismo de un RPG clásico.

 

 

Lamentablemente, tenemos que decir que muchas de las misiones que nos he encontrado eran bastante intrascendentes, de relleno vamos, las típicas que te encuentras en cualquier juego del genero. Si ya tenemos un rodaje, esto nos puede aburrir rápidamente. Por suerte, Square-Enix ha pensado en eso y ha ofrecido opciones que romperan esta monotonía.

 

Otro punto negativo es que, jugando con mando, acceder a todos los menús del juego, misiones o personalización se puede hacer algo confuso y frustrante. No son opciones claras ni iconos demasiado representativos, así que el único consejo que podemos dar es, paciencia y a trastear opciones. No queda otra para disfrutar plenamente de esta maravillosa experiencia llamada Final Fantasy 14 A Realm Reborn.

 

Hay muchas opciones por descubrir, que ofrecerán más jugabilidad y personalización al juego. Hablo del Party System que reúne hasta ocho jugadores para completar todos los eventos del juego. Mediante la opción Duty Finder podremos reunir a usuarios de diferentes servidores para combatir en misiones de a pie, mazmorras de instancia o batallas contra jefes finales.

 

Otras opciones son el Sistema de Oficios o la Armería que, dado nuestro nivel, no se ha podido profundizar demasiado. Pero para que os hagáis una idea, la Armería nos permite personalizar aún más la clase de nuestro protagonsita, dependiendo del tipo que tenga, sus habilidades bifurcarán en cuatro tipos diferentes de habilidades propias de cada clase. El Sistema de Oficios ofrece una visión clásica a los oficios de la saga, ofreciendo habilidades concretas según el job.

 

Final Fantasy XIV A Realm Reborn os asegurará horas y horas de diversión y multitud de opciones. No perdáis ojo a este impresionante título a partir del 27 de agosto en PC y PS3 (podéis leer las impresiones de está versión aquí).

Lecturas recomendadas