Los mejores juegos españoles de todos los tiempos
Reportaje

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Por Álvaro Alonso
-

Hablar de los mejores juegos españoles de todos los tiempos es hablar de la Edad de Oro del software español. Durante los años 80 nuestros país estaba a la cabeza del desarrollo de videojuegos, gracias al trabajo de grandes compañías como Opera Soft, Dinamic Software o Topo Soft, y al enorme talento de personas como Paco Menéndez. Y como todas las grandes hazañas, nuestra Edad de Oro nació a partir de algo muy, muy pequeño: una pulga. Bugaboo, como se lo conocía fuera de nuestras fronteras, consiguió que en 1983 todas las miradas de la industria del videojuego se centrasen sobre España durante gran parte de la era de los microordenadores.

Pero a veces, el increíble catálogo de Spectrum, Commodore 64 y Amstrad CPC no nos deja admirar el talento que sigue habiendo en nuestro país; puede que la cantidad de juegos de origen patrio que llegan al mercado se haya reducido, pero su calidad sigue tan presente como hace 30 años, y para prueba dos estudios como Mercury Steam o Tequila Works, conocidos a nivel mundial y responsables de grandes producciones. 

Por eso, en esta lista repasamos los mejores juegos españoles de la historia, incluyendo tanto títulos que datan de la época de los microordenadores como los últimos lanzamientos para PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC.

Y recordad que si queréis estar al día de todo lo que se cuece en nuestro país, en Hobby Industria encontraréis noticias, reportajes y análisis de todos los títulos que nacen en el sector del videojuego español. 

La Pulga

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

La pulga, más conocido como el primer videojuego español, fue el detonante de la Edad de Oro del software español. Se trata de una título de plataformas en el que manejamos a una pequeña pulga que ha quedado atrapada en una cueva, y nuestro objetivo es escapar mientras evitamos a un gigantesco dragón. Aunque hoy su premisa nos parezca simple, en su momento se trató de toda una revolución: fue uno de los primeros juegos que incluía escenas cinemáticas... o, más bien, escena: una pequeña introducción donde se nos narraba la llegada de la pulga a bordo de la nave Cebolla X7.

Además, la altura de salto dependía del tiempo que manteníamos pulsado el botón, una característica que no se había visto hasta entonces en ningún otro juego, y que surgió a raíz de una idea sobre trayectorias parabólicas que tuvo Paco Suárez, y que se materializó gracias a la ayuda de Paco Portalo (de ahí lo de "Paco & Paco"). Sobra decir que es un juego con una dificultad desquiciante, así que si pretendéis darle un tiento (o echar una partida después de todos estos años), preparaos para sudar la gota gorda.

PC Fútbol

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Hoy en día el fútbol virtual se reduce a FIFA y PES, pero hubo una época en la que también disfrutamos del lado más estratégico del deporte rey español, una época en la que la cara del legendario Michel Robinson estaba en las estanterías de todas los centros comerciales con sección de videojuegos. La saga PC Fútbol nos ponía al frente de un equipo como managers, así que nuestra tarea consistía en seleccionar la alineación antes de cada partido, comprar/vender jugadores o incluso remodelar el estadio de nuestro equipo.

Cada edición incluía varios cambios y novedades (actualizaciones de los equipos, a grandes rasgos), pero la 5.0 fue sin duda la más revolucionaria. Y además de prestar su cara para la portada, Michel también fue la voz que narraba los partidos en todas las ediciones. Por desgracia, Dinamic Multimedia quebró en 2001 y tuvieron que despedirse de su querida franquicia. Por suerte, varios miembros del equipo pasaron a formar parte de FX Interactive, y hoy el legado de PC Fútbol sigue vivo gracias a FX Fútbol.

Livingstone Supongo

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

En 1871, Henry Stanley emprendió una expedición al corazón de Tanzania para encontrar a David Livingstone, un legendario explorador que llevaba desaparecido más de cinco años. Recorrió 1500 kilómetros por tierras que no estaban registradas en ningún mapa, tuvo que hacer frente a inundaciones, enfermedades y cocodrilos... Finalmente llegó a la ciudad de Ujiji, a orillas del lago Tanganika, donde encontró a un anciano de raza blanca y barba frondosa al que saludó con una frase que pasaría a los anales de la historia de la exploración: "el Doctor Livingstone, supongo" ("Dr. Livingstone, I pressume?"). 

La aventura de Stanley alcanzó un estatus poco menos que legendario, y los chicos de Opera Soft se pusieron manos a la obra para convertirla en el mejor videojuego de aventuras que se ha hecho en España. En la piel de Stanley, nuestra misión era atravesar junglas, minas y poblados nativos, y sobrevivir a sus peligros (cocodrilos incluidos) haciendo uso de un boomerang, un cuchillo, granadas y una pértiga. Tras encontrar cinco gemas, finalmente obteníamos acceso al templo donde esperaba el Dr. Livingstone... Más o menos, porque la aventura terminaba con un final bastante escueto (y WTF) debido a limitaciones de memoria. Eso sí, llegar a verlo era una aventura más complicada que la que vivió el verdadero Stanley.

Runaway

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Tras demostrar que lo suyo eran las aventuras gráficas con Igor: Objetivo Uikokahonia y el fantástico Hollywood Monsters, los chicos de Pendulo Studios se superaron a sí mismos con Runaway: A Road Adventure, un título point-and-click que nada tenía que envidiar a clásicos como Broken Sword o las aventuras de LucasArts. La historia nos ponía en la piel de de Brian Basco, un estudiante de física de la universidad de California cuya vida cambiaba de la noche a la mañana tras atropellar accidentalmente a Gina, una misteriosa mujer que se convertía en su compañera de huida.

Intriga, puzles con mucho ingenio, una historia que enganchaba de principio a fin y un sentido del humor que es ya legendario en los juegos del estudio, convirtieron a Runaway en un éxito instantáneo (especialmente en países como Alemania y Francia) y fue seguido por dos secuelas: Runaway 2: The Dream of the Turtle y Runaway 3: A Twist of Fate. El año pasado, Pendulo Studios lanzó nueva aventura gráfica, Yesterday Origins, para PS4, Xbox One y PC.

Sir Fred

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Tras invitarnos a explorar la pirámide de Tootiecarmoon con Fred (1984), los chicos de Made in Spain cambiaron de tercio para contar la clásica aventura de caballeros, princesas y castillos. Pero Sir Fred era mucho, muchísimo más que eso: este caballero a una nariz pegado se convirtió rápidamente en el héroe más capaz que habíamos visto hasta entonces en un videojuego: andar, correr, saltar, nadar, escalar, balancearse en lianas... un auténtico todoterreno de los 8 bits, vaya.

Además, Sir Fred debía recoger un buen número de objetos para poder seguir avanzando, y todos tenían un uso muy concreto: una cuerda para sortear un precipicio, un arco para acabar con enemigos lejanos, cerillas para explotar bombas, una espada para luchar contra otros caballeros... Y lo mejor de todo es que la ubicación de estos objetos era aleatoria, así que nunca había dos partidas iguales. A esto hay que sumar que el mapa era sencillamente colosal (para la época) y ofrecía distintos caminos y formas de dar con la princesa.

Ahora bien, llegar al final requería una paciencia y memorización que deja en pañales a Dark Souls y similares. Estamos hablando de un juego en el que es posible morir simplemente por bajar unas escaleras demasiado rápido... Así que si habéis conseguido completarlo (sin hacer trampas), no nos queda más remedio que inclinarnos ante vosotros y reconoceros como auténticos caballeros. 

Commandos

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

En 1998, Pyro Studios dio a luz al primer Commandos, todo un clásico de la industria española y un éxito tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Su secreto fue fusionar elementos de la estrategia en tiempo real (perspectiva isométrica, unidades con distintas habilidades) con aspectos típicos de los juegos de infiltración, dando lugar a una jugabilidad que exigía la más absoluta precisión y donde un error suponía -en la mayoría de casos- el fin de la partida; la inteligencia artificial de los enemigos no se andaba con tonterías.

Para rematar, contaba con unos escenarios increíblemente detallados, todos basados en localizaciones de la Segunda Guerra Mundial (marco temporal donde se ubicaba la aventura). Le siguieron una expansión (Commandos: Beyond the Call of Duty), dos magníficas secuelas (Commandos 2: Men of Courage y Commandos 3: Destination Berlin) y una cuarta parte donde la saga pegó un cambio radical, pasándose a la acción en primera persona y haciendo gala de un nivel de dificultad bastante más amigable. Commandos: Strike Force fue, por desgracia, la última entrega de la saga.

Aun así, al pensar en videojuegos españoles, es inevitable no acordarse del Boina Verde, el Zapador y el resto de integrantes del comando que tantas horas de diversión nos brindó en el pasado.

Navy Moves

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Al hablar de misiones de infiltración de un solo hombre, hoy en día es habitual pensar en Solid Snake y la saga Metal Gear. Pero para muchos, la primera misión de infiltración fue de la mano de Dinamic Software y la trilogía Moves (de no haber sido por la cancelación de Desert Moves, estaríamos hablando de tetralogía). Si tuviésemos que quedarnos sólo con uno, nos decantaríamos por la segunda parte, Navy Moves, por ser el que mejor reflejaba la sensación de estar en los píxeles de un héroe que acomete una misión de alto secreto, fusionando a la perfección las distintas fases: lancha, buceo, submarino y disparos a pie.

Bueno, por eso y porque el enfrentamiento contra el gusano submarino sigue impresionando hoy tanto como hace 30 años.

Praetorians

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Puede que Commandos sea el juego más conocido de Pyro Studios, pero estos madrileños también nos deleitaron con una buena ración de estrategia clásica, tanto en lo jugable como en lo argumental. Y es que Praetorians (2003) nos ponía en la piel del mismísimo Julio César, comandando tropas frente a las fuerzas egipcias y bárbaras en algunas de sus campañas más legendarias.

De hecho, aspectos como la recolección de recursos, tan importantes en otros títulos del género, aquí se eliminaron por completo para dejar paso a la estrategia militar pura y dura, con especial énfasis en la gestión de unidades y la evaluación de los distintos tipos de terreno, dando lugar a una profundidad táctica que aguanta el tipo frente a obras actuales. Todo un logro.

Game Over

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Volvemos con Dinamic Software, esta vez para hablar de uno de sus juegos más polémicos: Game Over. Jugablemente no era una maravilla, de hecho pecaba de ser excesivamente difícil (incluso para los estándares de aquel entonces), pero esta mezcla entre aventura y run n' gun hacía gala de uno de los apartados gráficos más despampanantes de la época, con unos escenarios donde naturaleza y tecnología se fundían de forma asombrosa.

La polémica, y el motivo por el que Game Over es infamemente recordado, se debe al arte de la portada (cortesía de Luis Royo), protagonizado por un hombre y una mujer en actitud desafiante. Pero todos los focos se centraron en el pezón que la escasa vestimenta de la reina Gremia permitía apreciar, y es que el hecho de que el órgano femenino se apreciase, hizo que nuestros colegas del Reino Unido se llevasen las manos a la cabeza y sometieran la portada a un ligero rediseño e incluso a un "pegatinazo".

Blade: The Edge of Darkness

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Blade: The Edge of Darkness (conocido fuera de nuestras fronteras como Severance: Blade of Darkness debido a que existía una serie estadounidense con el mismo nombre) fue el primer y último juego de Rebel Act Studios, compañía formada por miembros que hoy se encuentran en Digital Legends o Mercury Steam. Blade nos proponía meternos en la piel de cuatro guerreros (bárbaro, caballero, amazona y enano), cada uno con habilidades distintas, con el objetivo de acabar con la oscuridad de una vez por todas. Era, en esencia, una aventura de acción con toques de RPG. 

Por desgracia, varios problemas durante su longevo desarrollo y la enorme escala del proyecto llevaron a la quiebra de Rebel Act y a la cancelación de una versión para Xbox y la segunda parte. Pero eso no ha impedido que Blade se haya convertido en toda una obra de culto, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. No son pocos los que lo consideran el precursor espiritual de esa obra maestra de nuestros tiempos llamada Dark Souls.

Y es que Blade se ambientaba en un mundo de fantasía medieval oscura, habitado por zombies sedientos de sangre, caballeros negros y demonios de ultratumba. Su sistema de combate era increíblemente elaborado: distinto según el personaje, con infinidad de combos que se desbloqueaban a medida que subíamos de nivel y dando especial importancia al estudio de los patrones de ataque enemigos y al bloqueo/esquiva por encima de las tácticas descerebradas. Era un ejercicio de paciencia que recompensaba el éxito con gran satisfacción, un baile cuyos pasos es inevitable ver reflejados en la(s) obra(s) de FromSoftware.

El gore era una de las señas de identidad de Blade; la sangre corría a borbotones tras cada tajo, y se implementó un sistema de desmembramientos tan visceral como práctico. Las extremidades de los enemigos podían utilizarse como armas en caso de apuro (sí, las cabezas también), y resultaba especialmente satisfactorio ensañarse con el cuerpo de un enemigo... incluso después de su muerte.

Teniendo todos estos elementos ganadores, ¿por qué no triunfó Blade? Además de por los mentados problemas en su desarrollo, que lastraron aspectos como la campaña de marketing, se trataba de juego bastante complicado, lo que tiró para atrás a muchos usuarios; alcanzar el verdadero final, por ejemplo, exigía terminar el juego con los cuatro personajes y encontrar diversas runas bien ocultas en los escenarios. Además, contaba con algunas virguerías gráficas (como los reflejos en el agua) que demandaban un equipo bastante potente para poder moverlo con soltura. 

Ha habido también varios intentos de "revivir" Blade, al menos de forma espiritual. Enclave, un juego para Xbox, PC y Wii lanzado en el año 2002, tomaba inspiración del título de Rebel Act (aunque con bastante peor resultado) y Elveon, un action RPG de origen eslovaco para PS3 y Xbox 360, que de no ser por su cancelación podría considerase la secuela no oficial de Blade.

Un adelantado a su época, sin lugar a dudas, que ya fuese adrede o por casualidad, cimentó los pilares de lo que hoy es prácticamente un género. 

La Abadía del Crimen

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Considerado por muchos como el mejor videojuego de 8 bits de la historia, La Abadía del Crimen fue desarrollado por tan solo dos personas, Paco Menéndez y Juan Delcán, y está basado en el libro El Nombre de la Rosa. No en vano 'La Abadía del Crimen' es uno de los títulos que Umberto Eco barajó para su archiconocida novela, y el juego sigue prácticamente a pies juntillas los sucesos que tienen lugar en la obra: en el papel de un fraile franciscano, debemos investigar los misteriosos asesinatos que están teniendo lugar en la abadía a lo largo de siete días.

¡Pero ojocuidao! Debemos ser veloces a la hora de desempeñar las labores detectivescas, pues también tenemos obligaciones que cumplir: asistir a misa, ir al comedor, seguir al abad... Esto daba pie a un universo donde se respiraba vida, y que parecía seguir en movimiento incluso cuando apagábamos la consola. Y para rematarlo, poseía un aspecto gráfico que fue todo un prodigio para la época, en especial el diseño de la abadía, una maravilla arquitectónica que todavía hoy hace dudar que se tratase de un título de tan solo 8 bits. Eso sí, los controles son tan toscos que cualquier jugador actual tirará el mando mucho antes de completar siquiera el primer día. Pero en aquellos tiempos los controles eran lo de menos y no tuvimos más opción que caer rendidos ante la que muchos consideran la obra magna del software español.

Castlevania: Lords of Shadow

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Si nos hubiesen dicho hace siete años que un equipo español, con ayuda del mismísimo Hideo Kojima, se encargaría de la saga Castlevania, probablemente nos habríamos echado a reír. Pero MercurySteam no sólo resucitó al señor de las tinieblas con Castlevania: Lords of Shadow, sino que también demostró que era posible realizar un buen juego de caza-vampiros apellidados Belmont en 3D, algo que hasta entonces no había terminado de llegar a buen puerto (no, los juegos de Nintendo 64 y PS2 no eran malos, pero estaban lejos de la calidad que la saga Castlevania había atesorado en el pasado).

Con un estilo de juego que recordaba a aventuras de acción como God of War (pero con un sistema de combate mucho más elaborado), la magistral banda sonora de Oscar Araujo y los diseños artísticos de Jose Luis Vaello (responsable también de los de Blade: The Edge of Darkness), capaces de mirar de de tú a tú a los trabajos de la ilustradora Ayami Kojima, Lords of Shadow se convirtió en una de las producciones españolas más destacables de nuestra historia y en un nuevo amanecer para la saga Castlevania.

Invizimals

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

En 2009, el estudio catalán Novarama sorprendió con un juego para PSP que mezclaba la captura, el entrenamiento y los combates de criaturas al estilo Pokémon con la realidad aumentada, una tecnología que -por aquel entonces- parecía reservada a las películas de ciencia ficción. Nacía así la saga Invizimals, cuyo éxito ha llegado también a PS3, PS Vita e incluso a obtener su propia serie de televisión. A modo de curiosidad, la similitud de conceptos entre Invizimals y Pokémon GO llevó a alguna que otra pullita a través de redes sociales...

Nihilumbra

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Con una base que auna lo mejor de los plataformas de scroll lateral con puzles muy bien pensados, y un recubrimiento artístico y musical de esos que calan hondo, los chicos de BeautiFun Games dieron a luz a Nihilumbra, una pequeña gran aventura para iOS, que más tarde ha sido llevada también a PC, PS Vita, Wii U y Android. Si os gustan los juegos tipo Limbo, Inside o el reciente Little Nightmares, dadle una oportunidad; no os vais a arrepentir.

Gods Will Be Watching

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Nacido en la vigésimo sexta edición de Ludum Dare (un festival donde se crean juegos en el plazo de 72 horas), Gods Will Be Watching conquistó al público gracias a su interesante propuesta: supervivencia y toma de decisiones morales luchando contra el crono, con un apartado gráfico sci-fi-minimalista y mecánicas point n' click. Tras convertirse en un juego con todas las de la ley (el trabajo realizado en Ludum Dare se convirtió en uno de los seis capítulos que lo componen), la obra de Deconstructeam fue lanzada en PC, iOS y Android con la ayuda de la buena gente de Devolver Digital.

Randal's Monday

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Los chicos de Nexus Games echaban tanto de menos las las aventuras gráficas de LucasArts, que decidieron crear la suya propia. Con una buena ración de humor negro, un doblaje de aúpa y un sinfín de referencias a cine, series y otros videojuegos, Randal's Monday es todo un homenaje al point n' click de los años 90 que ningún amante del género (en su esencia más clásica) se debería perder.

Unepic

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Y si os gustan las referencias a la cultura popular, entonces no os podéis perder Unepic, la obra de Francisco Téllez de Meneses que ha llegado a PC, Wii U, PS Vita, PS4 y Xbox One. Pero además de un humor muy macarra que os hará soltar más de una carcajada, esta aventura bebe de clásicos como Castlevania, Diablo o The Maze of Galious, lo que equivale a una aventura de los pies a la cabeza... mucho más épica de lo que se título aparenta.

Maldita Castilla

Los mejores juegos españoles de todos los tiempos

Locomalito, desarrollador de juegos freeware que nos ha bendecido con auténticas joyas como Hydorah o The Curse of Issyos, dio el salto a consolas con Maldita Castilla EX, versión remozada del original que incluye nuevas armas, objetos y mejoras. Una aventura maravillosa y todo un homenaje a la acción y los saltos de Ghost n' Goblins, con todo el encanto pixel art de los clásicos arcade, y la magnífica banda sonora chiptune de Gryzor87 para hacer la odisea de Don Ramiro en el reino de Tolomera más épica, si cabe.

NyxQuest: Kindred Spirits 

NyxQuest

Lanzado originalmente en Wii, NyxQuest nos proponía un viaje a través de la mitología griega desde la perspectiva de la heroína que da nombre a la obra de Over The Top Games. Es un plataformas brillante, con puzles simples pero sorprendentemente ingeniosos, y un estilo artístico sencillamente maravilloso. Actualmente, podéis conseguirlo sin problemas para PC e iOS. Podéis no; debéis.

Emilio Butragueño Fútbol

Emilio Butragueño Fútbol

Con el patrocinio y la imagen del legendario Emilio "Buitre" Butragueño, Topo Soft lanzó al mercado en el año 88 el juego de fútbol más exitoso de la historia de nuestro país. Bueno, vale, quizás no sea para tanto (¿o sí?), pero por aquel entonces, era raro que en un hogar español hubiese un microordenador y Emilio Butragueño Fútbol no descansase justo al lado, esperando a que el vecino viniese a echar una partida.

Risky Woods

Risky Woods MegaDrive

Desarrollado por Dinamic Software, este título de acción y plataformas nos ponía en la piel de Rohan, un muchacho que debía salvar el bosque liberando a los monjes que habían sido atrapados en piedra. Originalmente fue lanzado para Amiga, Atari ST y MS-DOS, pero el verdadero motivo por el que Risky Woods está en esta lista, no es otro que ostentar el título de primer juego español de MegaDrive, todo un hito para la época que lo convierte en uno de los juegos de origen patrio más importantes de todos los tiempos.

Candle

Candle

A finales del año pasado, Teku Studios nos maravilló con su primer trabajo: Candle, una aventura maravillosa donde los puzles más sesudos se funden con un estilo visual digno de una galería de arte. Y, para rematar, la voz de Pepe Mediavilla (doblador habitual de Morgan Freeman o Gandalf, de El Señor de los Anillos) como acompañamiento para este cuento interactivo. Sin lugar a dudas, un juego que brilla con luz propia.

The Sexy Brutale

The Sexy Brutale
Cada máscara nos dará una nueva habilidad especial que tendremos que utilizar para rescatar a todos los invitados a la fiesta.

Lo nuevo de Tequila Works es una fusión entre El Día de la Marmota y Cluedo. Y a pesar de lo raro que semejante mezcla pueda parecer, funciona. Vaya que si funciona. Y se debe, sobre todo, a la originalidad de sus puzles (que obligan a darle al coco que da gusto) y a su maravilloso estilo audiovisual.

Bonus track: el futuro

Pero la cosa no ha terminado y la industria española del videojuego todavía tiene muchas alegrías que darnos. Entre los proyectos más destacados, encontramos Raiders of the Broken Planet, de MercurySteam, Narita Boy, la aventura retro futurística de Studio Koba que ha triunfado en KickStarter, y Rime, que tras hacerse de rogar más de lo debido, estará al fin en nuestras manos el próximo 26 de mayo. ¿Habéis leído nuestro avance?

Lecturas recomendadas