Reportaje

Los personajes más odiados de las series de televisión

Por Raquel Hernández Luján
-

Los personajes más odiados de las series de televisión son el eje central de este reportaje que os hará soltar espuma por la boca: Ramsay, Rollo, Negan... ¡Menuda galería!

Unos son malos, otros simplemente insufribles, pero ¿quién no le tiene hecha la cruz a los personajes más odiados de las series de televisión? Vamos a repasar algunas de sus citas más famosas para recuperar esa pedantería, maldad o frivolidad que hacen que muchos espectadores no los soportemos... Y sin embargo ¡tampoco podemos vivir sin ellos!

"Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio", como dice la copla así que vamos con esa pimienta de las series que a veces se nos atraganta...

Joffrey Baratheon, Cersei Lannister y Ramsay Bolton

Juego de tronos es una mina de personajes odiosos pero al menos nos da el placer (a veces) de ver morir "entre terribles sufrimientos" a alguno de ellos. Lo cierto es que tenemos personajes malvados, egoístas, psicópatas y obsesionados con el poder con darle una patada a cualquier piedra pero si hay un trío de personajes odiosos yo me quedaría con tres de ellos.

Cersei Lannister es una auténica viuda negra, por más que "el mundo la haya hecho así" y conozcamos el por qué que hay detrás de sus acciones como el tener un profundo complejo por el hecho de ser mujer y haberse tenido que tragar su orgullo por una cuestión meramente biológica. Su frase: "La vida de una mujer es nueve partes suciedad por cada parte de magia; no tardarás en darte cuenta... y a menudo, la parte que parece magia es la más sucia de todas".


Menos perdonable es que trajera al mundo a Joffrey y que para más INRI lo malcriara hasta que se desatara todo su potencial destructivo... HBO editó en su día un vídeo que recogía los calificativos que le han lanzado a lo largo de este tiempo a través de Twitter, mezclando toda clase de epítetos con imágenes en las que lo vemos pasarlo mal, salirse de sus casillas, y, más a menudo de lo que le gustaría, tragarse alguna que otra bofetada, cuestión en la que su tío Tyrion Lannister es todo un experto. Enjoy:

Lo tiene todo: es cobarde, mezquino, altivo y sádico. Disfruta infligiendo dolor de forma gratuita, defenestrando y humillando a los demás y abusando de su posición de autoridad. "He decidido mostrarme misericordioso, podéis escoger qué conservar. Los dedos o la lengua", le dijo en una ocasión a un bardo.

Y el que últimamente ha tomado la mayor carga de bellaquería en la serie es Ramsay Bolton, el bastardo cuyas trapacerías no tienen fin acompañado por sus perros salvajes. "Hace mil años que venimos desollando a nuestros enemigos. El hombre desollado está en nuestro estandarte". Y que le pregunten a sus enemigos si no le hace honor a esa imagen...

Sheldon Cooper

Es infantil, hiriente, engreído, déspota y tiene un síndrome de Diógenes de no te menees, pero Sheldon Cooper, con todas sus carencias en inteligencia emocional, es el gran protagonista de The Big Bang Theory y uno de los personajes más odiados de las series de televisión. Bueno, lo queremos y lo odiamos a partes iguales. Es adorable cuando muestra su lado más freak adorando a Leonard Nimoy o al profesor Protón, pero lo asesinaríamos cuando se pone a tocar el Theremín...


"Ya sé que te da miedo decepcionarme, pero espero que te consuele saber que mis expectativas sobre ti son muy pobres", es una de las lindezas que le dijo en una ocasión a Howard, el superastronauta. Bueno, es un personaje que, a pesar de tener una legión de haters en Internet, nos abre una ventana a la esperanza: ¡Si Sheldon tiene novia, cualquiera puede encontrar pareja!

Rollo Lothbrook y Floki

El hermano de Ragnar Lothbrook en Vikings es un auténtico grano en el culo. Sus ansias de poder y su elevadísima envidia le han llevado a portarse realmente mal no solo con él sino con todo el que le rodeaba pero en esta cuarta temporada de la serie Rollo se ha terminado de convertir en una Némesis malvada de verdad, renegando de su pueblo y convirtiéndose en un escollo entre los nórdicos y Frankia, que de otra forma habría caído rendida a la fiereza de las tropas de Ragnar. "Siempre estaré a tu lado", le dijo el mentirosillo a su hermano.

 

 

Floki se ganó el desprecio de gran parte de los fans de la serie cuando le arrebató la vida un queridísimo personaje en la pasada temporada así que eso junto a su histrionismo, nos ha hecho meterlo en el saco de los más odiados... Vamos, que no sabemos todavía cómo la buena de Helga todavía lo soporta. "Los guerreros no muestran su corazón hasta que un hacha lo revela".

Francis y Claire Underwood

Los personajes odiosos son muuuucho más odiosos cuando van en tándem y el matrimonio Underwood representa la materalización del Anticristo político al cuadrado. Pero los showrunners de House of Cards han conseguido algo inaudito: poner a la audiencia de su parte.

 

 

Sí, son malos, profundamente malos, retorcidos, morbosos, carecen de escrúpulos y de límites para conseguir sus objetivos. Frank ha matado, ha meado en la tumba de su padre, ha lanzado un esputo al mismísimo Cristo crucificado y se ha desecho sin compasión de cualquiera que osara cruzarse en su camino...

 

 

Pero lo adoramos, su escalada al poder (ficticia, of course) se basa en el engaño y la traición y eso, junto a sus divertidídimos apartes para dirigir al público sus reflexiones sarcásticas, lo hacen irresistiblemente irritante. "Hay muchas cosas sagradas a las que les tengo respeto, las reglas no están entre ellas", ¿no es una magnífica declaración de intenciones?


Y qué decir de su media naranja: son el uno para el otro. "Detrás de un gran hombre hay una mujer con sangre en las manos". ¡Grandísimos Kevin Spacey y Robin Wright!

Negan

Apenas se ha dejado caer por The Walking Dead pero ya ha conseguido dos cosas: desestabilizar por completo al grupo de Rick y dejarnos a todos con el alma en vilo pensando a quién diantres se ha llevado por delante. "¿Creeis que podéis escapar sin recibir una lección?", salió de su boca en su debut televisivo. Como decíamos, conocemos a Negan más de oídas que otra cosa, pero está claro que va a dar mucho juego con su lenguaje picante, su brutalidad y su compañera de fatigas: Lucille. Una caricia suya y estás perdido...

 

 

Jeffrey Dean Morgan, el actor designado para el papel de Negan ha expresado estar "jodidamente emocionado" ante su ingreso en la serie. Y es que para él ha sido algo grande el hecho de haber sido el escogido ya que afirma ser seguidor del cómic. "He visto la serie, uno. Pero dos, siempre he tenido un pie en el mundo del cómic. Yo crecí con los cómics de mi tío en la casa de mi abuela, así que siempre me ha gustado leer cómics. Y luego eso aumentó un nuevo nivel cuando hice Watchmen. Voy a la Comic-Con todos los años, generalmente con algún proyecto de algún tipo". Resumen: Negan es un personaje odiado, pero el actor que le da vida, entrañable. ¡Bonito contraste!

Chuck McGill

El adalid de la moralidad Chuck McGill es uno de los antagonistas mejor construidos de los últimos tiempos de nuestras series de televisión favoritas. Conocer la génesis de Saul Goodman era uno de los grandes atractivos de Better Call Saul, el celebrado spin-off de Breaking Bad, pero ver el desarrollo de los que componen el microcosmos de nuestro Jimmy es una pasada.

 


 

Y Chuck es muy especial: su fobia a la electricidad, su excentricidad y pulcritud en el trabajo hacen que nos haga echar espuma por la boca. Siente una envidia tal por su hermano que no puede soportarlo y parece dispuesto a cualquier cosa por hundirlo, a pesar de ser una persona dependiente y aprovechada hasta la náusea. Claro, Chuck no sabe lo que vendrá después, ese imperio de la abogacía low-cost que hará de Jimmy una celebridad mediática. 

Antonio Recio

Nos estaba faltando el pescadero mayorista en esta lista de los personajes más odiados de la televisión... La que se avecina no sería lo mismo sin Antonio Recio, el chorizo de felpudos, asiduo a la demanda judicial y a darse una "hostia terrible" en cada capítulo. Es machista, tacaño, putero, hipócrita, mentiroso... Pero oye, hay que decir que desde su miseria, cumple muy bien su papel sirviendo como catalizador de un montón de situaciones absurdas y divertidas en la serie.

 

 

Desde el centollazo al presidente o su creación de los payasos justicieros le cogimos algo más de cariño, pero vamos, que da más penita que otra cosa, sobre todo cuando dice cosas como ésta, con la que demuestra su retrógrada forma de pensar: "Yo no soy racista, soy ordenado. Si Dios nos separo en continentes por algo sería". Y lo peor es que nos hace reír...

 

En fin, ¡os toca a vosotros! ¿Hacia quién dirigís vuestro odio televisivo? Os he buscado personajes más odiados de las series actuales pero si echamos la vista atrás encontramos un montón más: desde el doctor Gregory House hasta el bueno del pelirrojo Horatio que siempre tenía una frase lapidaria en la boca. ¡Ay, qué momentazos nos han dado! ¡Si nos los encontramos en un callejón oscuro la liamos pero bien!

Lecturas recomendadas