Reportaje

PlayStation Experience: Avance de Bloodborne

Por Rafael Aznar
-

Bloodborne, sucesor de Demon’s Souls y Dark Souls, llegará a PS4 el 25 de marzo, como la segunda gran exclusiva del año para la consola de Sony, tras The Order 1886. Hace unos días, en un evento celebrado en Londres como antesala de la PlayStation Experience y los Game Awards, Hidetaka Miyazaki, director de From Software, dio nuevos detalles de este esperado título, como la existencia de mazmorras aleatorias que se podrán guardar y compartir con otros usuarios.

From Software se encuentra ya en la recta final del desarrollo de Bloodborne, un juego que llegará a PS4 el 25 de marzo, tras haber sufrido un pequeño retraso. Hace unos días, como anticipo de la PlayStation Experience y los Game Awards, Sony celebró en Londres un evento previo al que asistió el director del título, Hidetaka Miyazaki, que dio nuevas pinceladas sobre la pesadilla que nos espera. También había una demo jugable, aunque se correspondía con la alfa que se lanzó hace un par de meses, que, a su vez, era el código que se había presentado ya en la Gamescom, aunque algo más pulido.

En su día, Demon’s Souls fue una exclusiva de PS3 que a punto estuvo de no llegar a Europa, pero los dos juegos siguientes del estudio nipón, Dark Souls y Dark Souls II fueron multiplataforma, pues también vieron la luz en Xbox 360 y PC (el segundo, de hecho, llegará también a PlayStation 4 y Xbox One en versión remasterizada el 3 de abril). Sony, a sabiendas del éxito que tienen los infernales títulos de From Software, se ha vuelto a asegurar su trabajo en exclusiva y, además, ha aportado también al proyecto la colaboración de Japan Studio para mejorar la faceta técnica, seguramente el aspecto más criticado de los anteriores juegos del estudio.

Igual que The Order 1886 y Assassin’s Creed Victory, Bloodborne apostará decididamente por la época victoriana, aunque, a diferencia de esos dos títulos, no estará ambientado en una ciudad real. Lo que sí está claro es que lo victoriano va a estar muy en boga en 2015. Según Miyazaki, la elección de ese marco hay que buscarla en tres factores. El primero es que quería una nueva jugabilidad que resultara más agresiva que la de los Souls y en la que tuvieran cabida incluso las armas de fuego, que, precisamente, empezaron a cobrar relevancia en esa etapa. En segundo lugar, la potencia de PlayStation 4 era un canto de cisne para apostar por una ambientación que, además de pegar con el estilo del juego, se podía prestar al deleite visual. Finalmente, Miyazaki se declara entusiasta de películas, novelas y juegos como Drácula, Sueño del Fevre (de George R.R. Martin, el autor de Canción de hielo y fuego) o Vampiro: La mascarada. A partir de todo eso, la idea era usar la imaginación para hacer una reinterpretación única de ese estilo neogótico-victoriano.

Yharnam, donde moran las bestias

El juego se ambientará en Yharnam, una ciudad ficticia devastada por la enfermedad y la podredumbre. Seres humanos decrépitos, perros sarnosos, esqueletos o ratas gigantes camparán a sus anchas, sedientos de la sangre del pobre protagonista, llegado al lugar en busca de un remedio medicinal que otrora lo hizo famoso más allá de sus muros.

Como es regla general en From Software, este RPG de acción apoyará gran parte de su encanto en una dificultad desproporcionada, que obligará a repetir muchas zonas una y otra vez antes de poder superarlas. Sin embargo, el estudio japonés no se ha limitado a hacer un copia-pega de las mecánicas de la saga Souls. Al contrario. Toda la idiosincrasia de protegerse continuamente con el escudo y la ‘tosquedad’ se han eliminado de un plumazo para dejar paso a un estilo mucho más ágil, en el que la clave para sobrevivir será esquivar y golpear en el momento más idóneo. El personaje podrá rodar por el suelo o echarse hacia atrás, según esté corriendo o no, aunque habrá que tener muy en cuenta la barra de resistencia, pues no es un ‘hack and slash’ machacabotones, ni mucho menos.

El sistema de ataque estará totalmente renovado. Habrá diversas armas, como cuchillas o hachas que se podrán cambiar instantáneamente entre dos modos, incluso en pleno combo, para luchar con una herramienta en cada mano o con una sola a dos manos. Así, habrá un botón para ataques rápidos y otro para ataques fuertes. Las armas de fuego, cuya munición será muy limitada, y los cócteles molotov servirán, sobre todo, para sacudirse de encima a los enemigos, pero habrá que apuntar bien, pues no bastará con pulsar un botón. Como contrapunto a la acusada dificultad, se podrá recuperar un poco de energía al atacar a los enemigos, siempre que la barra de salud no esté demasiado mermada.

El multijugador, como siempre, a su manera

Bloodborne contará con un multijugador cooperativo que seguirá la línea de los Souls. Así, para jugar online, contaremos con una especie de campana que permitirá invocar a otros jugadores. Si los queremos echar, podremos usar munición de fogueo y, para comunicarnos, habrá un objeto llamado ‘memoria’ que permitirá articular frases y palabras. En una rueda de preguntas, Hidetaka Miyazaki comentó que el sistema de búsqueda de partidas seguirá siendo aleatorio, por lo que, a priori, no podremos elegir con quién jugar. Si se derrota al jefe de marras o alguien muere, se acabará la partida.

El online también tendrá una parte contextual. Así, cuando avancemos por los escenarios, nos encontraremos con tumbas de otros soldados muertos, que servirán para obtener las posibles estrategias o pistas que alguien haya dejado sobre el tipo de peligros que acechan en la zona en cuestión.

La oscuridad lo inundará todo

Bloodborne tendrá una ambientación muy sombría. La ciudad de Yharnam y sus alrededores, como un cementerio, estarán cubiertos por una perenne niebla. La dirección artística promete ser de aúpa, con una arquitectura de gran belleza y juegos de luces que casarán de maravilla con todo el conjunto. Las animaciones del protagonista también estarán muy bien trabajadas, con detalles como la ropa agitándose al viento o la apertura ‘manual’ de muchas puertas. Aun así, en la alfa a la que pudimos jugar, aún había muchas cosas que pulir, especialmente los cuerpos de los enemigos una vez muertos, que se agitaban a nuestro paso como auténticos peleles. Habrá que ver si, con la ayuda de Japan Studio, From Software logra deshacerse, por fin, de los problemas que han acusado los Souls, como bajones gráficos respecto a lo que se mostró inicialmente, caídas de la tasa de imágenes o ‘tearing’.

La gran novedad que se dio a conocer en el evento al que asistimos en Londres es que el juego contará con una decena de áreas subterráneas. Esas mazmorras se generarán de forma procedural. Es decir, la disposición de esas áreas no estará predefinida de antemano, sino que se realizará aleatoriamente a medida que nos adentremos en ellas. Curiosamente, Capcom también está trabajando en un sistema similar para Deep Down, un juego que guarda muchas similitudes, tanto visuales como jugables, con el de From Software. Además, una vez explorada una mazmorra, se podrá guardar para, luego, compartirla con otros usuarios.

En la presentación a la que asistimos, vimos una de estas mazmorras, en las que habrá que buscar ciertos mecanismos para activarlos y seguir avanzando. Como no podía ser menos, estarán plagadas de trampas, como rocas gigantes que nos obligarán a correr para no morir aplastados y, sobre todo, jefes finales de armas tomar. En la demo que presentó Miyazaki, había dos. Uno era una especie de trol con un brazo-gancho candente y el otro era un gigantesco perro que escupía fuego por la boca. Quien estuviera preocupado por una posible reducción de la dificultad no tiene nada que temer…

Sangre exclusiva para PlayStation 4

La saga Souls ha sido, sin duda, una de las mejor valoradas en el último lustro. Sony tuvo el privilegio de verla nacer en su PS3, pero las dos entregas siguientes volaron de su nido exclusivo. Sabiendo el potencial que tiene From Software para hacer grandes títulos de rol, la dueña de la marca PlayStation se ha anotado un gran tanto al hacerse con una exclusiva que promete hacer lo impensable de nuevo: hacer aplaudir a rabiar a los que se atrevan a entrar en Yharnam para enfrentarse al dolor y a la muerte.

Lecturas recomendadas