Reportaje

Quake - Análisis retro

Por Martín Amechazurra Falagán
-

Quake fue mucho más que un mero sucesor de Doom. El juego de PC de id Software redefinió el género de los first person shooters gracias al potente Quake Engine, y es considerado como uno de los antecesores de los eSports debido a su multijugador competitivo. 

Quake es uno de los nombres propios con mayor peso en el género de los first person shooters, incluso 20 años después de su estreno. El título de id Software vió la luz del día en 1996 para PC y, lejos de ser un lavado de cara para la conocida saga Doom, el nuevo juego de sus desarrolladores mejoraba en todos los aspectos a sus predecesores gracias al nuevo motor Quake Engine y a su multijugador frenético.

Tras la salida de Doom II surgieron los primeros datos sobre el próximo lanzamiento de id Software: Quake. El juego, dirigido por John Romero, iba a tratarse de una aventura en un mundo de estilo Azteca con un protagonista muy similar a ‘Thor’, que se valía de su martillo para acabar con sus enemigos, así como incluir elementos más propios de un RPG. El tiempo que tardó John Carmack en crear Quake Engine llevó al estudio a eliminar el diseño previo del juego para simplificarlo y, en su lugar, ofrecer la versión de Quake que todos conocemos hoy en día.

Por tanto, con una jugabilidad más cercana a la de Doom, y con un estilo gótico más que de ciencia ficción, Quake se inspiraba en los elementos que hicieron grandes a la saga de id Software para construir sobre ellos y mejorarlos. Con escenarios diseñados en 3D por completo, gracias al nuevo Quake Engine, así como el uso de modelos poligonales para los personajes, o su sencillez a la hora de crear mods, Quake se consolidó como el referente para los FPS de su época.

Quake nos pone a los mandos de un soldado solitario denominado simplemente Ranger con una única misión: Viajar a través de diversos portales para acabar con el enemigo conocido como “Quake”. A la hora de la verdad, la trama es lo de menos. Desde el primer minuto de juego, la historia deja paso a la acción brutal y sangrienta que caracteriza al título, logrando que te olvides de que había una trama siquiera.

Esta acción frenética nos lleva por cuatro episodios (o mundos), cada uno con una temática diferente, para un total de 26 niveles y cuatro niveles secretos adicionales. Los distintos mundos de Quake nos llevan desde pasillos de estilo gótico o medieval hasta zonas que recuerdan a los escenarios de Doom, y otras con un estilo más lovecraftiano. Todos estaban renderizados en 3D gracias al Quake Engine, para una mayor profundidad en sus escenarios.

Sus niveles venían acompañados de una banda sonora de renombre. Trent Reznor, fundador de Nine Inch Nails se encargó de los sonidos que nos acompañan durante nuestra aventura. Según Reznor, la banda sonora del juego “no es música, son texturas, ambientes, ruidos de maquinaria en movimiento y demás. Queríamos crear una cosa lo más siniestra, depresiva y tétrica posible”. Estos sonidos creaban una ambientación que te atrapaba mientras masacrabas a un enemigo tras otro.

La calidad técnica del título de id Software lograba reforzar una jugabilidad que de por sí ya era sobresaliente. Los nuevos escenarios en 3D permitían mayor movilidad y profundidad a los tiroteos. Los jugadores podían saltar y desplazarse con total facilidad, así como disparar desde cualquier ángulo o posición a los enemigos, algo muy común en los shooters actuales pero que en el año 96 supuso toda una revolución.

Uno de los motivos por los que Quake es un juego tan conocido es, sin lugar a dudas, su modo multijugador. Si Doom fue el creador del duelo a muerte (deathmatch), Quake nos trajo el duelo a muerte por equipos, uno de los modos multijugador más comunes hoy en día. Con 28 mapas multijugador y servidores dedicados, Quake ofrecía horas de diversión por la red, sentando las bases de los juegos competitivos actuales y dando lugar a técnicas tan conocidas como el Rocket Jump, entre otras.

Quake recibió dos expansiones tras su salida, así como varias actualizaciones y versiones por parte de sus desarrolladores para jugar con una tarjeta gráfica o mejorar la conectividad online. El primer juego de la saga de id Software inspiró otras cuatro entregas, siendo la última Enemy Territory: Quake Wars en 2007. Este año nos ha traido de vuelta uno de los clásicos de los first person shooters como es Doom. ¿le llegará su turno a Quake el año que viene? Habrá que esperar al E3 para descubrirlo...

Lecturas recomendadas