Reportaje

Reseña de Robocop, de Frank Miller

Por Jesús Delgado
-

Robocop, tal y como lo imaginó Frank Miller para su segunda película nos llega en forma de reseña. Este curioso tebeo nos muestra cómo hubiera sido Robocop 2 si el estudio hubiera seguido adelante con el screenplay original del autor. 

Sí, somos unos oportunistas, lo admitimos. Pero es que la ocasión nos venía que ni pintada. ¿Qué mejor momento que el estreno del remake de Robocop de José Padilha para hablaros de un cómic muy especial que presenta otra versión del Policía del Futuro? Nos referimos, claro al cómic de Robocop de Frank Miller.

¿Cómo,que Frank Miller hizo un Robocop? ¿Cómo, cuándo, dónde y por qué?, preguntaréis. A eso os respondemos después de esta bonita sintonía, que os invitamos a que escuchéis mientras leéis la reseña. 

Como decíamos, lo que se dice hacerlo, Frank Miller no hizo nunca un Robocop. No así el guión original de Robocop 2, el cual planteó a los estudios y no llegó a cuajar.

Dicho guión sería rescatado años después por el equipo creativo formado por el guionista Steven Grant y el dibujante Juan José RypEl dúo retomó esta historia y la narró en una colección de nueve números editados por Avatar Press entre 2003 y 2006. 

Si conocéis al bueno de "Frankie" ya os podéis imaginar el resultado. Si no, bueno, os adelantamos que las películas son muy Disney a su lado. Lo cierto es que el cómic que nos ocupa no cuenta precisamente con una gran calidad, pero se trata de un exponente perfecto del pensamiento ideológico de Frank Miller, cuya impronta impregna todas y cada una de sus páginas, desde el arranque hasta el final.

El Robocop que pudo ser...

Como todos sabéis, Robocop (la peli original) fue un éxito de aúpa en 1987 y rápidamente se convirtió en película de culto de los años ochenta. ¿Cómo iba Hollywood a ignorar semejante filón? Exacto, no lo hicieron. Tres años después, en 1990 salía la secuela, retomando los sucesos de la primera cinta dirigida por Paul Verhoeven, pero esta vez bajo la supervisión de Irvin Kershner (El Imperio Contraataca). 

No nos vamos a perder hablando de la producción. Eso lo dejamos para la gente que sabe más de cine, como Raquel Hernández. De lo que si os vamos a hablar es de un señor llamado Frank Miller, que por aquella época estaba en lo más alto de la ola comiquera gracias a sus trabajos con Batman y Daredevil

Frank Miller fue el encargado de realizar un primer guión, un screenplay como dijimos. Sin embargo, lo que el estudio se encontró era algo que calificaron como "infilmable" (que no infumable). No sabemos si se referían a la incapacidad técnica para rodarlo o a la sarta de burradas que ya Miller dejaba caer en sus escritos por aquella época. Muy a pesar de ello, cabe destacar que el autor y los productores no acabaron mal. De ahí que el propio Miller aparezca en dicha Robocop como extra, haciendo el cameo de "Frank", el químico jefe de los malos. 

¿Pero qué pasó entonces con este guión? Bueno, no vamos a decir que se tiró a la papelera, porque no fue así. Porque de hecho sí se reutilizó. Tras darle un par de vueltas, no dio para una sino para dos películas: Robocop 2 y Robocop 3Así es, amigos, las dos últimas películas de la saga están basadas directamente en el cómic que hoy nos traemos entre manos, pero fueron drásticamente "suavizadas". Normal, por otro lado. Por ello, queda preguntarnos, ¿cómo hubiera sido Robocop 2 tal y como Frank Miller la planteó?

... y "afortunadamente" no fue.

Hombre, afortundamente, afortunadamente, es un decir. Lo que pasa es que con esta historia se le ve mucho el plumero a Frank Miller, ya que en ella integra todos los ingredientes de varias de sus obras:  Holly TerrorMartha WashingtonRonin e incluso la cyberpunk Hard Boiled. En resumidas cuentas, aunque lo que hemos leído no es un cómic puramente realizado por él, podría pasar como suyo sin ningún problema. De hecho, tras su lectura es comprensible entender por qué en su momento el guión no se realizó tal y cómo lo propuso. Hoy pasaría por ser una macarrada ultraviolenta más, pero hace veinte años como poco hubiera sido calificada como película X.

Y es que Frank Miller vuelve con Robocop a retomar varios de sus temas recurrentes. El primero de ellos: la corrupción, tanto a nivel institucional, como a nivel empresarial debido al secuestro de lo público por parte de grandes empresas. Y, al igual que ya hizo en la saga de Martha Washington, su solución para todos los males pasa por el héroe solitario que desde dentro del sistema se vuelve contra él, desatando una carnicería a su paso. 

Del mismo modo, la cosificación de sus heroínas, sus semidesnudos gratuítos y sus actos de violencia desmesurada están a la orden del día. Por no hablar del elemento recurrente de la televisión y de otros medios de comunicación como narradores de la acción, mostrando a través de su bochornosa programación (que bien podría ser la actual) el futuro distópico que nos aguarda y el cómo nosotros, vulgo ignorante, se traga las mentiras de las instituciones imperantes con cuchara sopera.

Como adaptación, el trabajo de Grant y Ryp debe aplaudirse. La obra se ajusta perfectamente al estilo de Miller. Y ya que el cómic podría pasar por uno más de los de Frank Miller, los fans acérrimos del autor se lo pasarán como niños con este tebeo.

Estéticamente es muy agradable. El dibujo de Ryp resulta excepcional y la narrativa de Grant hace que la lectura sea sencilla, de ahí que no haya que ser un genio para poder disfrutarlo. Sin embargo, debido a sus estándares de calidad y las críticas cruzadas que el cómic ha recibido, no nos atrevemos a meterlo dentro de Los Mejores Cómics. Muy a pesar de ello, no quisieramos irnos sin dejaros el Robocop de Frank Miller como una lectura recomendada. 

¿Dónde y cómo adquirirlo?

En este aspecto lo tenéis fácil (y luego os quejaréis de que os ponemos cómics chungos de encontrar). Aleta Ediciones publica en España todos los números de esta colección en un único tomo, bastante chulo y manejable, cuyo precio es de 20 euros. El cómic de Robocop de Frank Miller puede adquirirse en grandes superficies como El Corte Inglés, FNAC, e incluso La Casa del Libro. También podéis comprarlo on-line o incluso verlo en las estanterías de vuestras librerías de cómic preferidas, por lo que dar con él no es difícil. Para rematar, os dejamos un documento histórico: la foto de un Frank Miller de 32 años posando junto al propio Robocop. Esta gran imagen nos llega por cortesía del "tuitero" Larry Wright. ¡Gracias!

Lecturas recomendadas