Ala X Star Wars Header
Reportaje

Star Wars Ala-X - Review del cómic de Rogue Squadron

Por Jesús Delgado
-

Analizamos el cómic de Star Wars Ala-X, dedicado al Rogue Squadron (Escuadrón Rebelde en España) que lidera Wedge Antilles, en los meses siguientes a la Batalla de Endor y los hechos acaecidos en El Retorno del Jedi.

Hace unos meses, si hacéis memoria, recordaréis que os anunciamos que Planeta Cómic se encargaría de reeditar la colección de cómics de Star Wars X-Wing: Rogue Squadron en formato grapa a lo largo de diez números. Pues bien, esta serie del sello Leyendas titulada Star Wars: Ala-X ya ha llegado a nuestras manos y hemos tenido la fortuna de leerla de cabo a rabo. Los diez números de esta colección son los siguientes:

  1. Líder Rebelde
  2. La Oposición Rebelde 
  3. El Proyecto Fantasma
  4. Cambo de Batalla
  5. La Princesa Guerrera
  6. Réquiem por un Rebelde
  7. Al Servicio del Imperio
  8. Lazos Familiares
  9. Mascarada
  10. Jubilación Obligatoria
Ver galería

¿Pero de qué va esto de Ala-X? ¿Tiene algo que ver con los juegos de simulación de X-Wing vs. Tie Fighter? Más bien diríamos que con los Rogue Squadron, los cuales toman nombre de esta serie y de sus novelas, adaptando a videojuego las peripecias del escuadrón homónimo.

¿Tiene esto algo que ver con la película de Rogue One? Pues sentimos deciros así en frío que salvo en ser historias de Star Wars, más bien nada tienen en común. Ala-X sucede tras la Batalla de Endor, en El Retorno del Jedi, y se basa en la vida de un grupo de pilotos, y a día de hoy no son historias oficiales (descanonizadas actualmente, de ahí el sello Leyendas). Por su parte, Rogue One parece que va a ser una película de corte bélico, en plan Doce del Patíbulo, y además de ser su historia oficial, se sucede en los meses anteriores a la película original de Star Wars. 

Dicho esto, no penséis que Star Wars Ala-X carece de valor. ¡Todo lo contrario! Las aventuras del Rogue Squadron (Escuadrón Rebelde, su nombre en España, en lo sucesivo) son de lo más entretenidas y frescas, a pesar de haberse publicado hace 20 años. De hecho, es parte del material de Dark Horse que mejor ha envejecido, siendo de lo mejorcito del viejo Universo Expandido (cúmulo de historias más allá de las películas, narradas en cómics, libros y videojuegos). 

Ampliando el universo Star Wars

La primera bondad con la que cuentan los libros que nos ocupan es que precisamente se molestan en ir más allá del culebrón Skywalker (el talón de Aquiles del viejo Universo Expandido). En lugar de volver a hablarnos de los dramas familiares de este clan tan convulso y poderoso en la Fuerza, optan por centrar el foco en otros personajes: El Escuadrón Rebelde, una fuerza de pilotos de élite, que suelen ejecutar las misiones más complicadas. Algo que precisamente le hace falta a la Alianza en los tiempos tan complejos en los que se desarrolla este cómic.

Y es que la serie de Star Wars: Ala-X no ocurre durante la "seguridad" de la Nueva República, sino que vuelve a los meses siguientes a la caída del Imperio y la Batalla de Endor. Esto implica que el Escuadrón Rebelde es aún enviado a zonas en donde la presencia imperial es muy fuerte. Por tanto, en la serie vemos el punto de vista de los pilotos, quienes impotentes asisten a la formación del nuevo gobierno galáctico que ya vimos en la Trilogía de Thrawn. Y esto implica fuertes lazos con el Universo Expandido que en 1995 (momento del lanzamiento de los cómics) se estaba consolidando tras el éxito de las novelas de Timothy Zhan.

Pero además de esto, también cuenta con un valor muy especial, que es el de proponer otro punto de vista: el de los pilotos. Gracias a Ala-X sabemos cómo es la vida de estos más allá de las espectaculares batallas áreas. Cómo cuidan de su equipo, cómo funcionan los escuadrones, cómo funcionan sus naves, qué tipo de estrategias utilizan, los usos de cada tipo de caza y bombardero, etc...

Por otro lado, Ala-X también sirve para ver el funcionamiento interno de la flota Rebelde y entender cómo funciona por dentro el organigrama de sus fuerzas. También los motivos que llevan a los pilotos rebeldes a unirse a la causa de la Alianza, al tiempo que se desarrolla los motivos que llevan a los alienígenas a luchar por el movimiento. Curiosamente, buena parte de las referencias, además, se deben a los manuales del juego del rol de Star Wars de West End Games de los años 80. Esto, por si no estáis muy al día, fue la única fuente de información sobre Star Wars durante los oscuros años 80. 

Ala-X

La serie cuenta con otro valor fundamental: el punto de vista del enemigo. Uno de los problemas en casi todas las historias de Star Wars es el maniqueísmo implícito de sus historias: "Los Rebeldes son muy buenos y heroicos y todos los Imperiales escoria asesina y algo tonta". Bueno, en un principio este planteamiento se mantiene, pero a medida que la serie avanza, comenzamos a entender el punto de vista del Imperio y también descubrimos que sus oficiales y altos mandos no son los cabecicubos simplones que se nos ha vendido de manera habitual.

Debido a que la trama se desarrolla durante los primeros meses de la caída del Imperio, asistimos a la primera lucha intestina dentro del Nuevo Orden del Emperador Palpatine. Sin un emperador que rija, las distintas facciones imperiales entran en una dinámica cainita, intentando consensuar un orden, llevando a poner en un peligro innecesario a sus tropas. De este contexto salen dos personajes tremendamente atractivos como son el Baron Soontir Fel y la directora Isard.

El primero es un as fiel a los ideales del Imperio y, posiblemente, el mejor piloto de ese bando (con permiso de Maarek Steele). Fel se dibuja como uno de esos "imperiales buenos", que están más en el bando del Lado Oscuro por ideales de orden y paz que por ansias de conquista y opresión. Su carisma entre los lectores, además, le llevaría a ser el padre del nuevo emperador de los restos del dominio imperial en la antigua continuidad. Lo cual no es moco de pavo.

Baron Fel Ala X

Por otro lado, Ysanne Isard se postula como una de las grandes villanas del viejo UE. La jefa de la Inteligencia Imperial es la gran antagonista del Escuadrón Rebelde, manipuladora y carente de limitaciones morales, más allá de su ambición y sus ansias de control. Supuso uno de los "reemplazos" de Thrawn más frescos y mantuvo el interés durante mucho tiempo, siendo una de las mejores villanas (y una de las pocas mujeres fuertes de verdad) de la vieja continuidad de Star Wars. 

Consideraciones finales

En sus últimos años, sobre todo, el viejo Universo Expandido adolecía de unos tintes de culebrón y de anquilosamiento bastante preocupantes. Tratando de estirar el chicle y de crear expectación entre los lectores y fans, cualquier giro argumental o desenlace era aceptable. Esto no se aplica con las historias de Ala-X. De hecho, su edición española en grapa es muy acertada, ya que cada uno de los ejemplares (cuyo precio individual es de 4,95) contiene historias autoconclusivas, largas y entretenidas. 

Con un tratamiento de Hazañas Bélicas, la serie de cómic de Ala-X pretende ser seria dentro de los límites marcados por el tono de Star Wars. Esto implica que tenemos humor, pero también fuertes dosis de combates espaciales y tiroteos, secuencias de acción y romance. Vamos, todo lo que entra en la coctelera para fabricar una buena historia de La Guerra de las Galaxias. Esta calidad, por otro lado, no es fácil, teniendo en cuenta que estamos ante un equipo bastante heterogéneo que cambia su equipo artístico con regularidad entre volúmenes. Y hay cambios de guionistas: Darko Macan, Jan Strnad, Scott Tolson y Mike W. Barr se compaginan para narrar las historias del grupo. Sin embargo, son las tramas de Michael A. Stackpole, autor de la novela de 1996 de esta serie, las más interesantes sin lugar a duda.

Mete en la coctelera todo lo necesario para una buena historia de La Guerra de las Galaxias

El dibujo, por otro lado, no tiene nada de malo. Estamos ante uno de los trabajos más limpios de la etapa de Dark Horse de finales de los 90. Los lápices realizan viñetas muy completas, con montones de detalles y un retrato más o menos fiel al de los personajes de las películas que se permiten el lujo del cameo. Edvin Biukovic, John Nadeau, Gary Erskine, Steve Crespo, Jim Hall y Drew Johnson firman una buenísima muestra visual del Star Wars de los noventa.  

Por último, hemos de señalar la flaqueza de estos cómics venga dada de su origen y concepto, la de su lectura conjunta con unas novelas que aún no han salido en España, o que al menos llevan descatalogadas años. El cómic Star Wars Ala-X es una serie que corre paralela a unas novelas con las que comparte título. Esto implica que algunos hechos puedan parecer inconexos si no se conoce la historia de los libros. Afortunadamente, esperemos, Planeta reeditará este material en un futuro, haciendo más completa la lectura.