Análisis

Análisis a toda pastilla de Dirt 3

Por Gustavo Bernaldo
-

Este DiRT 3 es una apuesta por ofrecer espectáculo y simulación a partes iguales. En él, Codemasters ha conseguido equilibrar la balanza para hacernos disfrutar como nunca de los rallies y las competiciones Off Road. Ya sabes, esas donde el asfalto brilla por su ausencia. Superando en todos los aspectos a su antecesor y convirtiéndose, posiblemente, en el mejor título de rallies de la historia, aunque con toques de otros géneros dentro de este.

No, no estamos exagerando, jugar con DiRT 3 es como estar en una competición de verdad. Si, además, tenemos la suerte de contar con un buen volante que cumpla con las exigencias del título, la experiencia de juego será total. Pero, ¿cómo han conseguido tal nivel de perfección? Pues vamos a intentar explicarlo en los siguientes párrafos.

Vuelta a los orígenes

Para empezar, este DiRT 3 intenta volver a su cauce original dando de nuevo el protagonismo que se merece a los rallies de formato clásico o, lo que es lo mismo, que los tramos de la lucha contra el crono ocupan más del 55% del título.

No menos de 100 etapas nos esperan en DiRT 3 donde, a pesar de no contar con las licencias oficiales, han conseguido que realmente nos sintamos como en un rally de verdad, tanto por ambiente, como por la intensidad y diversión de sus etapas. Precisamente, estas son uno de los cambios más significativos, ya que se han añadido nuevas localizaciones como México, Noruega, Kenia, Finlandia o Monte Carlo. La variedad de superficies que encontramos marca nuestra manera de conducir de una forma asombrosa. Y es que, como ya sabréis, no es lo mismo llevar un coche por la fría y siempre resbaladiza nieve que por la traicionera gravilla.

Pero la superficie no es el único elemento a tener en cuenta a la hora de conducir nuestro vehículo en DiRT 3, ya que el propio coche que llevamos tiene un peso fundamental en la forma plantear los trazados. Tampoco es lo mismo tomar una curva con un Ford Fiesta que con un Focus, básicamente por la diferencia de peso y potencia que existe entre ambos, así como la diferencia entre ejes y demás condiciones. Por lo que familiarizarnos con nuestro vehículo es fundamental antes de arriesgarnos a participar en alguna etapa, ya que si no rodamos un poco antes con el coche, haremos un ridículo escandaloso. Lo normal, vamos.

Una de las novedades más radicales que hemos encontrado en DiRT 3 viene en forma de modo de juego. La Gymkhana es un modo que nos permite realizar auténticas virguerías con nuestro coche, saltos, derrapes, esquivar obstáculos… Son solo una muestra de lo que nos espera en este sensacional modo que, de la mano de Ken Block, se ha convertido en todo un fenómeno social en Youtube con millones de visitas. El propio Ken ha sido el encargado de asesorar a los chicos de Codemasters a la hora de crear este modo de juego… ¡Y vaya si les ha quedado bien! Es divertido, espectacular y, sobre todo, muy emocionante.

Gráficamente, Codemasters ha utilizado su genial motor Ego Engine, empleado también en el exitoso F1 2010, así como en títulos de otros géneros. Con él, el espectáculo está asegurado gracias a sus miles de detalles e increíbles efecto de luz.

Resumiendo, podemos encontrarnos ante el juego de rallies más completo de la historia, tanto por cantidad como por calidad, y es que Codemasters ha puesto toda la carne en el asador para convertir DiRT 3 en todo un éxito. ¿Te gusta conducir? ¡Pues vas a alucinar!

Valoración

Simplemente sensacional, supera en casi todo a su antecesor y añade nuevas opciones, como la gymkhana, que nos harán disfrutar como enanos. Si te gustan los rallies no te lo pienses, Dirt 3 es tu título.

Hobby

93

Excelente

Lo mejor

Los coches, la física, las opciones, los tramos... ¡¡Todo nos ha gustado!!

Lo peor

La selección de vehículos es a gusto de los desarroladores, no tiene por qué coincidir con nosotros.

Lecturas recomendadas