Análisis

Análisis de Catherine

Por Ricard Verges
-

Atlus nos ofrece la posibilidad de elegir entre Catherine, una fogosa y exuberante chica o la estabilidad y profesionalidad de Katherine. ¿Cuál será la joven que ocupará finalmente el corazón de Vincent Brooks?

Mereció la pena esperar tantos retrasos para disfrutar de Catherine. El resultado es más que satisfactorio y deja a la altura las expectativas creadas desde un principio. Y es que la explosiva mujer de pelo rubio, cuyo nombre le sirve de título, se convierte en el eje central de la historia. Su belleza y sensualidad traerán de cabeza al verdadero protagonista del  juego, Vincent. Un joven atormentado por el compromiso, que se verá obligado a tomar una de las decisiones más difíciles de su vida.

Catherine ofrece una historia que podemos calificar de picante y, al mismo tiempo, comprometedora. En ella, se mezcla un estilo que bebe del Anime, animaciones cinematográficas bajo el motor gráfico Gamebryo y escenas reales de un juego que nos ofrece dosis equitativas de una realidad abrumadora. El resultado es toda una fantasía absurda, plagada de puzles que se vuelven tremendamente complicados.



Gran parte de la culpa de que Catherine ofrezca todos estos elementos la tiene el equipo de desarrollo, Atlus Team. Especialistas en crear videojuegos donde las relaciones interpersonales juegan un papel muy importante y, a su vez, se mezclan con otros géneros como el rol. El ejemplo más representativo de todo esto lo podemos encontrar en su franquicia estrella, Persona. Otro de los integrantes importantes a este proyecto es la figura de Shoji Meguro. Incombustible compositor de la franquicia Shin Megami Tensei, con melodías clásicas en plena fusión, que ofrecen la ambientación perfecta para tan aberrante aventura.

Vincent y sus dilemas

Vicent es un joven algo descarriado, afable y propenso a exceder de los vicios legales más habituales: alcohol y tabaco. En cambio, su novia es una preciosa ejecutiva, que trabaja duro para hacerse un hueco en el complicado mercado laboral. Además, se preocupa por Vincent, lo escucha y mantiene firmes los cimientos de su relación.

El juego enciende motores cuando Katherine le pide a Vincent dar un paso más adelante en su relación como pareja, planteando algunos de los temas más peliagudos de una pareja: casarse, tener hijos, formar su propia familia... ¿Qué creéis que Vincent puede llegar a opinar de todo esto? Efectivamente, nuestro protagonista se ahoga en un mar de dudas y se siente superado por un destino que escapa de su control.

Entonces aparece la tercera en discordia, la chica que da nombre al juego, Catherine. Una joven y sensual rubia se enamora de nuestro protagonista y surge una historia plena de deseo, que condicionará todos y cada uno de los acontecimientos posteriores. Sin duda, su aparición no sólo ofrece un giro importante, sino que le dará ese toque morboso y ardiente que tanto ha dado que hablar durante meses.



Nuestras decisiones como Vincent marcarán el destino de sus relaciones sociales. No solo con nuestra atenta pareja y amante, sino con otros personajes que conoceremos y que también se verán afectados por nuestros actos.

De la cama al bar y del bar a la cama…

Quizás, la parte más negativa de Catherine es su desarrollo repetitivo y cíclico. Este consta de tres partes muy diferenciadas, donde podremos realizar diferentes acciones. Las más importantes se desarrollan en un local llamado Stray Sheep, donde Vincent y sus inseparables amigos Orlando, Toby y Jonny beben alcohol y comen pizza diariamente, mientras comentan sus pensamientos y situaciones personales.



En el Stray Sheep, no sólo hablaremos con nuestros compañeros. Habrá otros clientes en el bar que merecen de nuestra atención y, quizás, podamos ayudarles a tomar una decisión importante. Además, el local ofrece más opciones, como la posibilidad de beber litros de alcohol y descubrir algunas curiosidades de ciertas bebidas alcohólicas, cambiar el ambiente musical o jugar al Rapunzel, un juego retro muy popular entre los amigos de Vincent.

… sin olvidarnos de nuestras pesadillas

Pero llega el momento de abandonar el bar y regresar a casa para descansar. Aquí es donde el juego comienza su parte más jugable. Cuando Vincent concilia el sueño comienzan a acontecer en Catherine una serie de pesadillas que pondrán a prueba nuestra inteligencia, intuición y astucia. El objetivo principal es escapar sano y salvo, para vivir un nuevo día. Lo que nuestro protagonista desconoce es que estas pesadillas tienen un porqué.

Los puzles se muestran en forma de innumerables bloques cuadrados, dispuestos de forma vertical y que deberemos escalar para llegar a la cima. Allí aguarda nuestra salvación, momentánea eso sí, pues los retos son innumerables y, como podréis comprobar en Catherine, de una dificultad endiabladamente ascendente. Los bloques son variados y con una disposición que cambia constantemente, de manera que nos obligarán a esforzarnos para construir un camino que nos lleve a lo más alto.

Tras superar el puzle de rigor, llegaremos a una zona de descanso donde hablar con otros personajes que también se ven afectados por las pesadillas y que estarán representados en forma de carneros. Estos extraños seres nos contarán todo tipo de situaciones personales y, además, nos enseñarán técnicas que nos ayudarán a afrontar futuras pruebas en Catherine. Tras hablar con todos los allí presentes, llegaremos a una capilla donde se nos realizará una pregunta que afectará a nuestro karma personal.



Al superar varios niveles, tocará enfrentarse al jefe final de cada piso, que nos conducirá a lo más alto de la torre. Todo hay que decir que lo absurdo se personifica en estos enemigos, que representan los miedos más profundos de nuestro protagonista. Sin duda, son todo un espectáculo que roza... ¿el mal gusto?

¿Catherine o Katherine?

Tras escapar de nuestras pesadillas, la vida real continúa y el dilema sigue presente, cada día más complicado y retorcido. Con situaciones que se embrollan a medida que tomemos decisiones, correctas o no, según nuestro criterio. Por un lado, tenemos a Catherine, una chica algo inmadura pero fogosa y atrevida, que volverá literalmente loco a nuestro protagonista, arrastrándolo a cometer actos infieles.

Katherine, por el contrario, se mantiene en una línea algo más secundaria, preocupándose por su pareja y con una relación lo más fluida posible. Vincent deberá tomar una decisión para evitar el declive, si es que decidimos ser fieles a nuestros principios como pareja. Las opciones son múltiples y eso se representa en los diferentes finales que tiene el juego.

¿Y cómo nos decidimos por Catherine o Katherine? Hay diversos modos. El primero es mediante mensajes de texto, que podremos consultar en cualquier momento. Los recibiremos por parte de ambas chicas y nuestras respuestas condicionarán la decisión final. En otras, se nos ofrecerá la posibilidad de tener conversaciones cara a cara, que también tendrán un resultado en nuestra fidelidad.



La verdadera gracia de esta parte del juego son las situaciones comprometidas, que nos meterán por completo en la historia. Algunos de los vídeos incluidos nos transmitirán tensión, sorpresa y muchísimo humor. Catherine es, sin duda, un Anime interactivo que nos pone a prueba en muchos aspectos,

(K)Conclusión

Atlus nos ofrece una nueva visión de sus famosos Persona. Juegos que dan una gran importancia a las relaciones sociales y donde la acción principal se desarrolla en la clásica torre, uno de los sellos de la casa. Ahora bien, ¿cómo podemos afrontar Catherine, cuando se sustituye por puzles uno de los mejores sistemas de combate del género? El reto parecía difícil, sí, pero la compañía ha logrado crear un producto increíblemente divertido y adictivo en todas sus partes.

Lamentablemente, Catherine tiene un desarrollo muy lineal, donde se repite el mismo patrón. Pero, a medida que avanza la aventura, su historia se vuelve mucho más interesante y los puzles comienzan a ser un autentico desafío. Algo que puede compensar cierta pérdida de interés por parte del jugador.

Quizás, la dificultad endiablada de sus pesadillas pueda llevarnos por el camino de la amargura, incluso en su modo más fácil. Pero hay que evitar caer en la frustración y tomarnos su resolución como un reto. Superar las pesadillas con movimientos ingeniosos tendrá una gran recompensa personal.

* Análisis realizado con la versión PS3 de Catherine.

Valoración

Atlus nos ofrece una idea original, fresca y divertida que nos mantendrá enganchados al televisor hasta que no resolvamos los innumerables conflictos personales y jugables que nos ofrecen. Toda una experiencia diabólicamente atrevida.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

La idea es muy inteligente y ofrece una gran variedad de experiencias. Sus puzles son todo un reto.

Lo peor

El planteamiento del juego es repetitivo y el control en los puzles llega a cansar.

Lecturas recomendadas