Análisis

Análisis de The Amazing Spider-Man

Por
-

Coincidiendo con el estreno de la película, Activision nos brinda la oportunidad de pasar a la acción convertidos en el arácnido protagonista de The Amazing Spider-Man, el “reset” de la franquicia.

Reiniciar sagas está de moda. En los últimos años, tanto el mundo del cine como el del videojuego han sido testigos del “volver a nacer” de personajes clásicos. Quizá la falta de originalidad sea la causa principal de este movimiento, pero no cabe duda de que somos nosotros, los fans, los más beneficiados. La trilogía fílmica de Batman o el próximo Tomb Raider son dos buenos ejemplos, entre otros, de cómo hacer bien las cosas en ambas industrias. The Amazing Spider-Man sigue la tendencia y, fruto del estreno de la película, tenemos ante nosotros un nuevo título basado en las aventuras del hombre araña.

¿Volar por los aires? Ni lo dudéis

 

Del argumento es mejor que os contemos más bien poco. El juego funciona a modo de epílogo de la película, por lo que os estropearíamos esta última si os diéramos detalles. Simplemente os diremos que tomamos el control de un joven Peter Parker, el cual va descubriendo sus nuevos poderes y la responsabilidad que acarrea convertirse en superhéroe. Lógicamente, villanos, delincuentes y demás “escoria” de la sociedad son nuestros enemigos, en un título donde la acción predomina sobre cualquier otro género.

 

 

Nuestra vida de héroe se basa en completar misiones, tanto las que corresponden a la historia principal como las que van apareciendo a modo de secundarias. En el primer caso, conseguir información o acabar con jefes finales (algunos muy llamativos y grandotes) son una muestra de lo que debemos hacer, mientras que las segundas son más “prescindibles”, como evitar atracos por la calle o completar retos contra el crono. La base de nuestras acciones es repartir golpes y utilizar los movimientos de los que dispone Spider-Man y sin duda el balanceo con la tela de araña es el más espectacular. Movernos por la Gran Manzana es una delicia, gracias a una sensación de velocidad y altura muy bien conseguidas. Por esta razón, principalmente, las misiones al aire libre molan mucho más que las desarrolladas en interiores.

Un tipo dominante

Al principio, el control de The Amazing Spider-man parece un poco engorroso, pero se vuelve sencillo en cuanto llevamos veinte minutos de partida y llega a ser muy dirigido en ocasiones. Tenemos tres niveles de dificultad para elegir aunque, en general, el juego es fácil. La principal diferencia radica en el estilo de nuestras acciones ya que, según lo hacemos más difícil, es preferible evitar los enfrentamientos a buscarlos, de forma que el sigilo toma su cuota de protagonismo. Como podéis ver, por este detalle y otros que os contamos, las similitudes con Batman: Arkham City son grandes, si bien Activision no ha logrado llegar al altísimo nivel desplegado por la aventura del héroe de DC Comics. Además, es demasiado frenético en ocasiones y la cámara no ayuda lo necesario, por lo que perdemos la orientación con facilidad.

 

 

Mejorar nuestras habilidades y aprender otras es posible gracias a las subidas de nivel. Obtenemos puntos al ir avanzando en la historia, y los utilizamos para potenciar los aspectos que elijamos. También podemos recoger páginas de cómic para desbloquearlos y poder leerlos, además de conseguir biografías y diseños a modo de extras. La rejugabilidad es limitada, pero esos pequeños detalles nos empujan a investigar por toda la ciudad. Es importante reseñar que no hay modo online alguno, por lo que es difícil prolongar la vida útil de The Amazing Spider-Man más allá de la historia principal.

La vida del superhéroe es corta

Aunque los textos están traducidos a nuestro idioma, las voces se han quedado en inglés. No son las de los actores de la película, pero tienen un buen nivel. La música es más que correcta, aunque a veces resulta un poco “pesadita”. El trabajo realizado sobre los gráficos sirve su propósito, ya que las texturas y algunos modelos no están a la altura pero quedan bien disimulados por los efectos de movimiento de Spider-Man y la rapidez de la acción. En cuanto a la duración, tenemos aproximadamente once horas de juego en total, quedando en unas siete si vamos “al grano”. Es, posiblemente, el mejor título protagonizado por el hombre araña, pero eso no quita que se haga corto, monótono a las pocas misiones y que a Activison le haya faltado darle ese toque épico para hacerlo grande.

Valoración

El intento de realizar un juego al estilo del último Batman es evidente, pero el resultado final no se acerca. Técnicamente cumple, pero es corto y poco variado. Aún así, divierte y nos hace sentir como un superhéroe, pero no termina de convencer.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

La sensación de ser Spider-Man. Ir pegando saltos por Manhattan es muy molón.

Lo peor

Se acaba haciendo repetitivo según completamos misiones y las secundarias tienen poca “chicha”.

Lecturas recomendadas