Análisis

Análisis de Batman Arkham Origins Blackgate: Deluxe Edition

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS3

Últimamente, Batman tiene más trabajo que el chapista de Mazinger Z. Pensaba que había capturado al Joker y compañía en consolas portátiles, pero ahora le toca un "round two" en consolas de sobremesa. ¿Estará a la altura de sus puntiagudas orejas esta Deluxe Edition?

No hace mucho que os ofrecimos el análisis de Batman Arkham Origins Blackgate, a cargo de mi compañero Roberto Anderson. Como recordaréis, se trata de un juego concebido para consolas portátiles (ha salido en 3DS y Vita), que arranca 3 meses después de los hechos de Batman Arkham Origins y sirve, por tanto, de nexo entre éste y Batman Arkham Asylum.

Pues bien, ese mismo Blackgate es el que llega ahora a PS3, 360 y PC (se supone que también saldrá en Wii U, aunque por ahora no lo ha hecho), con algún que otro añadido. Es idéntico al juego portátil en un 95%, así que será mejor que empezemos explicando su mecánica, ¿vale?

Batman pierde media dimensión

La forma de movernos en el juego tiene una herencia clara de la saga Arkham. Nuestro amigo Batsie puede correr, trepar y planear con solo pulsar un botón. Además, mediante la bat-garra arrancamos objetos a distancia, nos encaramamos a objetos distantes o elevados...Cómo no, es posible colarse por los conductos de ventilación para acceder a nuevas estancias. Además de explorar, también se incluye la lucha contra las decenas de esbirros tontorrones, con un sistema que es muy parecido al de los otros títulos: con aporrear un botón podemos enlazar toda clase de combos y basta con usar otro botón para contraatacar cuando estemos expuestos y otro para atontar con la capa a los enemigos.

¿Qué más queda de la saga? ¡El Modo Detective, claro! Podemos activarlo cuando queramos para encontrar pistas y objetos "interactivos", como vigas rompibles o puertas atascadas. Esto presenta un incoveniente: no es posible usar ciertos objetos hasta que los hayamos escaneado, a pesar de que sea evidente para lo que sirven y los tengamos delante.

Hasta aquí, todo muy parecido al resto de los Arkham, pero la gran diferencia está en que no podemos movernos en 3D. Todo el desarrollo está en 2'5 D, lo que significa que nos movemos en dos dimensiones salvo en determinados momentos en los que se mueve la cámara. De esta forma, la exploración podría parecer más sencilla, pero a cambio las claves para superar cada zona están muy dispersas entre sí. Tanto, que a veces hay que darse verdaderas caminatas para poder avanzar.

Esta vez no existe un planteamiento sandbox, ya que no disponemos de un mapeado abierto con submisiones. Más bien se trata de un "Metroidvania", pues el juego está dividido por regiones que hemos de explorar a diferentes niveles. Por supuesto, muchos accesos requieren usar el secuenciador criptográfico o algún gadget que desbloqueamos más adelante, como la pistola de gel explosivo. ¿Por qué Batman tiene que desbloquear todos sus "herramientas" en cada juego? ¡Qué mala memoria tiene!

El último aspecto son los combates contra los jefes finales, que salen bastante mal parados. Ya en los otros Arkham resultan algo bobos por ser demasiado "coreografiados", pero es que aquí son un puro "quick time event", no tienen nada de estrategia. Una pena.

De acuerdo, pasemos a las diferencias de esta Deluxe Edition con respecto al juego que salió en 3DS y Vita. En cuanto a la jugabilidad, la más clara está en el uso del modo Detective. Mientras que en el juego "normal" se usaba la pantalla táctil para explorar en busca de pistas, en el Deluxe hemos de pulsar un botón y mover el stick para barrer el entorno. Es un pelín más incómodo, pero no es nada grave. De todas formas, se nota que el juego estaba pensado para aprovechar mucho esta función, ya que se nos obliga demasiadas veces a usar el modo Detective, lo que ralentiza innecesariamente el desarrollo.

En cuanto al apartado gráfico, se ha llevado a cabo un escalado a HD, pero el resto es casi idéntico al original. Así, las texturas son realmente flojas, algo que se nota sobre todo en zonas abiertas en las que se ve el cielo, que es poco más que un amasijo de píxeles. Los modelos de Batman y de los villanos (sobre todo el Joker) sí son bastante

buenos, pero el resto de personajes y las animaciones acusan su origen portátil.

En cuanto al audio, se han usado melodías de Arkham Origins, que operan junto a voces muy buenas... Aunque esta vez nos perdemos el estupendo doblaje al castellano que caracteriza a la saga, sólo hay diálogos en inglés.

De Deluxe tiene poco

Bueno, habrá algo más aparte de los gráficos HD, ¿no? Pues sí, se supone que se han mejroado las secuencias de combate y se han añadido trajes extra para Batman como el de Zero Year... Pero para obtenerlo hay que darse de alta en el servicio online de Warner Bros. También se ha modificado el mapa que nos orienta por los niveles para hacerlo más intuitivo, pero la verdad es que nos parece un pelín confuso en ocasiones, pues no deja muy clara la altura a la que nos encontramos o cómo llegar al objetivo principal.

En definitiva, la experiencia no se encuentra a la altura de los otros Arkham que hemos visto en PC y sobremesa, lo que sumado a un precio de casi 20 euros (tened en cuenta que dura en torno a 8 horas, sin tener en cuenta la búsqueda de coleccionables) puede echar para atrás a más de uno. El desarrollo es entretenido y la atmósfera está bastante conseguida (gracias en buena medida a las secuencias de corte, hechas a base de curiosos cómics animados), pero es demasiado evidente que proviene de otras plataformas y ha sido "supervitaminado" a la fuerza.

En fin, no es la primera vez que vemos algo que tiene la coletilla "Deluxe" y que no merece mucho la pena. ¿No es verdad, Jorge Javier Vázquez?

Valoración

Ya en versión portátil se quedaba un poquitín corto. Esta nueva versión no hace sino poner más de manifiesto sus fallos, aunque en general resulta entretenido.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Los personajes y la atmósfera son muy interesantes.

Lo peor

Los gráficos no están a la altura. El desarrollo es más complicado que atractivo.

Lecturas recomendadas