Análisis

Análisis de Battlefield 4 para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Hace unos días, nuestros compañeros David Martínez y Alberto Lloret nos brindaron un estupendo análisis de Battlefield 4 para Xbox 360 y Playstation 3, donde desgranaron uno a uno todos los aspectos de la nueva apuesta del estudio DICE de EA por ganar la batalla a su eterno rival Call Of Duty.

En esta ocasión, no entraremos en muchos de los detalles que nuestros compañeros han descrito en su análisis por razones obvias, pasaremos de puntillas por aspectos como historia y desarrollo que son muy similares, por no decir idénticos de una versión a otra. En este caso quiero transmitiros las sensaciones que para un jugador de PC nos brinda esta nueva entrega.

Hoy está en boca de todos las palabras “nueva generación”, en lo que se refiere al mundo de las consolas, existe una cierta histeria entre todos los jugones del planeta por descubrir qué serán capaces de mover y mostrarnos en pantalla las gigantes consolas de Sony y Microsoft. Todo ello en una batalla mediática que en algunos momentos puede llegar a ser bastante aburrida y cargante.

Este será siempre un tema controvertido, pero el jugador de PC no tiene por costumbre vivir dentro de esa histeria que generan, valga la redundancia, las sucesivas generaciones de consolas. Las generaciones para un Pecero son sinónimo de nuevos procesadores o tarjetas gráficas, y todas, potentes y menos potentes pueden convivir en un mismo juego de última “generación”.

Todo esto viene a cuento de los futuros análisis de PS4 y XBOX ONE, que todos esperamos impacientes para ver lo que son capaz de mostrarnos estas consolas, con un título tan exigente como es este Battlefield 4. Sinceramente, por lo visto en esta versión de PC, es dificil que las versiones para las nuevas consolas de Sony y Microsoft vayan a superar el listón dejado por esta cuarta entrega en nuestros ordenadores.

Primeros y necesarios pasos con su instalación

Una de las desventajas de los peceros, son las inexplicables diferencias en el rendimiento del juego de un ordenador a otro, y no precisamente en ordenadores poco potentes. Tras instalar Battlefield 4 en un ordenador bastante potente, con 8GB de ram, un pepino de tarjeta Nvidia y un i5 bastante majo, vimos como el juego se movía a unos disparatados 3 frames por segundo, lo que para cualquier jugador es algo inaceptable.

Ni tan siquiera con la configuración gráfica más baja, Battlefield 4 era capaz de moverse a una velocidad medianamente digna. Así que nos dispusimos a descargar los últimos drivers para nuestra tarjeta y la cosa cambió como de la noche al día. La fluidez con los niveles más altos de detalle se mostraron ante nosotros de manera esplendorosa.

Ya sabemos que para un pecero el tema de los drivers al día tiene que ser algo básico, pero lo curioso es que en dos ordenadores distintos, al ejecutar Battlefield 4, en uno no nos advirtió del problema con los drivers y nos dejó sin ningún problema jugar con una ridícula tasa de frames, y por lo contrario, en el otro ordenador si nos advirtió de que debíamos instalar la última versión de drivers disponible, impidiéndonos comenzar a jugar sin ellos.

Sin duda este sistema de alertas acerca de los drivers debería ser mucho más efectivo y no permitir en ningún momento que nuestro ordenador haga ese ridículo delante de nosotros, o lo que es peor, delante de algún colega al que le hemos vacilado un buen rato de que nuestro ordenador es un pepino de esos como los de los “gamers” más hardcore.

La primera impresión es la queda

Tal y como nos describían nuestros compañeros en el análisis consolero, las primeras escenas bajo el agua, atrapados en un coche mientras suena Bonnie Tyler, son toda una declaración de intenciones, y nos mete de lleno en la acción con un flashback jugable que nos explica cómo hemos ido a terminar de esa manera bajo el agua.

A partir de aquí en el modo campaña viviremos una historia de acción ambientada principalmente en la emergente china, con la amenaza que para el resto del mundo supone su población milmillonaria y su potente ejército popular y nuclear.

Cad nueva entrega nos descubre nuevos escenarios bélicos, y es que el agotamiento de ideas en este aspecto va siendo patente, lo que obliga a las desarrolladoras a crear historias en latitudes poco exploradas hasta el común de los jugadores.

Y en parte es un acierto, porque es una experiencia reconfortante y muy interesante recorrer una ciudad como la moderna Shangai, entre sus rascacielos y barrios más humildes, mientras el ejército rojo sigue nuestros pasos con su más moderno y vanguardista arsenal de guerra.

En este Battlefield 4 encarnamos a Recker, un valeroso soldado estadounidense que en compañía de otros dos soldados, llamados Irish y Pac, forma la unidad de combate Tombstone. Entorno a ellos y su forma de entender la guerra gira la historia de Battlefield 4, una historia que como vamos a comprobar, se queda como una excusa para crear las escenas más grandilocuentes y espectaculares que hayamos visto en un juego de guerra.

Depende del jugador, por supuesto, pero en mi caso las secuencias entre combate y combate se hacen bastante prescindibles, cuando nos encontramos ávidos por comprobar lo que puede llegar a transmitirnos este Battlefield 4. Ver una secuencia, que se supone, debe engancharnos a una historia que no podemos cambiar, sino sólo asisitir como espectadores, se hace bastante tediosa, y sólo mantenemos la atención por saber cual es el siguiente objetivo a neutralizar.

Desde el comienzo la historia pasa con más pena que gloria, sin ofrecer nada que no se haya visto antes en otro FPS bélico. Ante este panorama nuestros ojos y nuestros sentidos ponen su mirada fija en el espectacular aspecto gráfico y jugable de Battlefield 4, que es lo que realmente nos engancha.

El comienzo nos deja boquiabiertos

Desde el comienzo no podemos dejar de admirar los innumerables efectos visuales que nuestro ordenador es capaz de mover, algunos de ellos impensables hace unos pocos años. En el primer escenario, el que nos mete de lleno en el flashback, el primer pasillo que exploramos ya es toda una declaración de intenciones.

Jugando a una resolución de 2560 x 1440 píxeles, habrá que ver cuando jugaremos a esa resolución en otros sistemas, contemplamos atónitos como el agua que inunda un par de palmos el suelo del pasillo, refleja de manera perfecta la luz que entra por los tragaluz de las paredes. Pero esto no es todo, esta agua es perfectamente transparente y nos transmite una sensación de realismo extrema.

Además, a cada paso que damos, nuestras botas generan en el agua un efecto onda que la hace vibrar y a la vez distorsionar todo el entorno reflejado en ella. Lo dicho, a una resolución tan brutal, encontrarnos lo primero con este tipo de efectos pone de manifiesto el potencial que tiene este Battlefield 4 en cuanto a su desempeño gráfico.

Una campaña normalita

A partir de aquí, en Battlefield 4 vamos a poder disfrutar de 7 escenarios a cada cual más potente y espectacular que el anterior, creados única y exclusivamente para el gozo de nuestros ojos y el gatillo de nuestras innumerables armas disponibles, con escenas que recuerdan más a las de una gran superproducción de Hollywood.

Las situaciones que podemos vivir con Recker son exactamente las mismas de la versión para Xbox 360 y Playstation 3, donde vamos a poder conducir vehículos militares de todo tipo, explorar rascacielos chinos, conducir coches bajo el fuego de un helicóptero, pilotar lanchas, tanques, hacer demoliciones, y un largo etcétera que contribuye a hacer de battlefield 4 una experiencia de juego de lo más variada y espectacular.

La campaña se completa en relativamente poco tiempo, si nos ponemos a ella de manera concienzuda y sin demasiadas dificultades. Tras completarla nos da la sensación de haber asistido a una película, en la que hemos participado como extras, ya que la sensación general es de que poco podemos cambiar en el desarrollo de la historia, y que seguimos un guión que en determinados momentos es bastante previsible.

Hay interesantes detalles durante el desarrollo de los combates, como la posibilidad de usar unos prismáticos de última generación, que nos sirven para fijar la posición de los enemigos y así obtener cobertura por parte de las unidades de apoyo aéreas, o simplemente para marcar a nuestros compañeros de unidad los enemigos a abatir.

Aparte de estos prismáticos, en pleno combate, al pulsar la tecla “Q” también podremos marcar la posición de las unidades enemigas al igual que lo hacen los prismáticos, esta última sin duda es mucho más efectiva cuando estamos bajo fuego enemigo, porque sacar los prismáticos en mitad de una de esas ocasiones puede colocarnos en una situación de alta vulnerabilidad.

Con Levolution todo cambia

Si hay algo que a los seguidores de juegos bélicos nos ha obsesionado toda la vida es poder destruirlo todo a nuestro alrededor, como decía aquel personaje de South Park, que no podía dejar de decir “Todo rompo, jodo todo”. Pues algo así es lo que siempre hemos querido hacer con los escenarios de los muchos juegos que nos ha tocado jugar.

Recuerdo con mucho cariño cómo en Operation Flashpoint me dedicaba, más que a jugar en serio, a intentar reventar los escenarios sin llegar a cumplir la misión, me podían las ansias de destruir y de volar casas y coches sin ningún tipo de remordimiento. Así que con Battlefield 4 me he llevado una gran alegría, y creo que vosotros os la llevareis también.

Gracias al nuevo motor Levolution, tenemos las posibilidad de destruir todo lo que haya a nuestro alrededor, o casi todo, no hay que tomárselo al pie de la letra, pero en gran medida es así. De esta manera, determinadas construcciones, que no todas, pueden destruirse totalmente hasta su demolición, pero no sólo por nuestra parte, sino también por la enemiga.

Esto quiere decir, que de poco nos sirve escondernos en el interior de un edificio del ataque de un blindado, porque lo queramos o no, sus cañonazos nos van a dejar con el cielo abierto en muy poco tiempo. Así como las coberturas que usemos durante los combates, son totalmente destruibles.

Se acabó eso de quedarse agazapado tras un bloque de hormigón hasta que nuestros compañeros acaben el trabajo, en este caso, veremos cómo los impactos del enemigo, incluso los nuestros, son capaces de acabar con toda cobertura a nuestro alrededor.

Sin duda para, junto con la calidad gráfica de Battlefield 4, su gran evolución frente a la competencia es este mundo que va mutando con nuestras acciones y las de los enemigos, lo que asegura que ninguna partida será exactamente igual a otra. Aunque también hay que decir, que esta características, en algunas ocasiones pueden hacer que Battlefield 4 muera de éxito.

Porque se da la curiosa situación en algunos momentos, que la propia evolución del escenario, es capaz de sacar a relucir algunos bugs importantes. En una de las ocasiones, al volver a jugar la misma fase, donde hay que poner minas a un tanque en su recorrido, para que este salte por los aires, tras colocarlas, nos damos cuenta de que el tanque no pasaba, ni por donde debería hacerlo ni por ningún otro sitio.

Así que se dio la curiosa situación, de tener que buscarlo por el mapa, hasta encontrarle enganchado con unos escombros producto de Levolution, que impedían su movimiento, lo que facilitó la colocación de las minas en su parte trasera y la detonación por medio de granadas. Sin duda un fallo imperdonable que pone de manifiesto el arma de doble filo que puede suponer la modificación de los escenarios respecto a la IA como consecuencia de Levolution.

Modo multijugador

Sin duda la razón por la que hay que comprar Battlefield 4, y sobre todo para que amorticemos su coste durante al menos un par de años, es su modo multijugador, que multiplica toda la espectacularidad de su motor grafico, y sobre todo de Levolution a la máxima potencia.

Sin duda la mayor diferencia respecto del multijugador de consolas como 360 o PS3, es la posibilidad de jugar hasta 64 jugadores de manera simultánea, a resoluciones altísimas como la que os detallaba antes y con una fluidez extremadamente buena.

Pero el verdadero cambio se produce al aplicar a un entorno multijugador el motor levolution, que nos permite no sólo trazar tácticas con el resto de componentes de nuestra unidad, sino que además nos ofrecerá la posibilidad de usar el escenario a nuestro antojo para poner en jaque al enemigo.

A existir tantos elementos destruibles, cada partida será una carrera por utilizar de la manera más efectiva posible nuestro entorno en contra de nuestros enemigos. Con escenarios en China y Oriente medio, podremos luchar por la supremacía en los diferentes modos disponibles, luchando para cualquiera de los tres ejércitos implicados en la trama, como son el estadounidense, ruso y chino.

Es impresionante ver como 64 tíos se embarcan en por primera vez en vehículos anfibios, o todo terrenos, lanchas, unidades aéreas y un largo etcétera, que nos hacen vivir la sensación real de que estamos en mitad de un combate moderno. Un aspecto a favor de este modo multijugador, es que no será el típico arena en el que damos al vuelta a la esquina y recibimos un tiro entre ceja y ceja, sino que el lado táctico está muy presente y nos permite aguantar en el escenario el tiempo suficiente para saborear la táctica y la tensión de un combate real.

Si ninguna duda este modo multijugador en PC va sobrado, da igual a la resolución que juguemos, que a nada que tengamos una conexión común de 10mb en casa, nuestro combate entre 64 jugadores funcionará de manera totalmente suave y eficaz.

¿una nueva generación gráfica?

Independientemente del hardware, sí podemos percibir un salto cualitativo en los gráficos que mueve Battlefield 4. No habíamos visto hasta la fecha ciertos efectos con el agua, luz o el volumen de ciertas edificaciones y vehículos militares. Además de que esta potencia gráfica a resoluciones galácticas cobra especial espectacularidad con el motor Levolution.

Aunque en ocasiones, este aspecto se ve lastrado por detalles de “principiante” como la repetición de elementos en el escenario, como vehículos idénticos, del mismo color, en cada esquina de un escenario urbano, como si estuviéramos jugando a un FPS de hace bastantes años.

Yo no iría tan lejos como para decir que este battlefield es un juego de nueva generación, si es verdad que es una evolución notable gráficamente pero no creo que lo suficiente para denominarlo de esa manera. Esto me invita a pensar, a la espera de los análisis de PS4 y XBOX ONE, que ninguna de estas dos versiones superará a la del PC más potente que mueva este Battlefield 4.

Conclusión

Battlefield 4 para PC es un juego imprescindible, lo que no quiere decir que sea un nuevo estándar en el género de los FPS, o que vaya a superar a Call of Duty, simplemente porque son dos juegos muy distintos.

El gran potencial de este juego es el apartado gráfico y el multijugador, donde muestra unas virtudes a mi modo de ver insuperables hoy en día, con su espectacular motor Levolution al frente de todo este derroche gráfico.

El modo campaña es divertido y nos hace pasar el rato, pero sin grandes alardes ni aportaciones al género, todo en el guion es previsible y hace que en determinados momentos vivamos situaciones de mero espectador en una superproducción bélica. Todo lo contrario que el modo multijugador, donde la modificación de los escenarios con fines estratégicos sí nos aporta la sensación de poder seguir nuestro propio rumbo.

Definitivamente, a la espera de las versiones de PS4 y XBOX ONE, este Battlefield 4 para PC es el FPS bélico más espectacular que hemos tenido ocasión de jugar, a pesar de su campaña, pero gracias a Levolution y sus 64 jugadores simultáneos online.

Ojo, que la nota de este análisis sea inferior a la de PS3 y XBOX 360 no quiere decir que sea peor esta versión, ni mucho menos, simplemente el potencial de un PC es mayor y es lógico que haya un mayor margen de mejora en todos los aspectos.

Valoración

Extraordinario FPS bélico, gráficamente de lo mejor que hemos visto nunca en un PC, aunque no como para hablar de una nueva generación y con un modo multijugador extraordinario, el motor levolution supone una clara progresión en el género

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Los espectaculares gráficos, modo multijugador para 64 jugadores y el motor Levolution

Lo peor

Campaña corta y previsible, algunos bugs en forma de bucles bastante sonrojantes

Lecturas recomendadas