Análisis

Análisis de Dark Souls Prepare to Die en PC

Por José Luis Sanz
-

Tras su clomoroso éxito en consolas y casi por aclamación popular, Dark Souls da el salto al PC con la etiqueta de Prepare to Die Edition. Sin duda, una coletilla que le viene al pelo y que muchos peceros vivirán en sus propias carnes.

Cuando hace casi un año hicimos el análisis de Dark Souls para PS3 y 360 nadie podría imaginarse que acabaría dando el salto a PC. Más que nada porque estamos ante lo que podría considerarse como un juego 100% consolero, japo, de esos que tienen su justificación en el terreno de PS3 o 360 y nada más.

Pero por esas casualidades de la vida, a alguien (un fan) le dió por empezar a recoger firmas para conseguir una versión para PC de Dark Souls y Namco accedió. Sí, sí, accedió. Increíble, máxime cuando la que es considerada como primera parte de este juego, Demon's Soul, no es conocida precisamente por haber tenido un port en PC. Nada de nada.

Así que aquí estamos, con Dark Souls corriendo en un PC y los peceros de toda la vida intentando adivinar cómo le hincamos el diente a este juego.

Uno de los juegos más difíciles del mundo

Dark Souls es un juego de rol donde manejamos a una especie de zombie que buscará impenitentemente volver a su condición humana a base de recolectar lo que se llama en el juego como Humanidad. Bien. Para conseguirlo hay que enfrentarse a una legión de enemigos que tienen un denominador común: la dificultad.

Y es que da igual si nos enfrentamos a un caballero bien equipado o a un esqueletillo de tres al cuarto: cualquiera de ellos puede matarnos en Dark Souls si no le acertamos a dar con la espada o con lo que tengamos a mano.

Un pecero no está acostumbrado a estas cosas, máxime cuando el control del juego no está precisamente afinado para el ratón y el teclado.Y es que lo primero que nos sorprende en Dark Souls es ver que todos los avisos de controles que aparecen en pantalla hacen referencia a los botones del mando de Xbox 360 (compatible su modelo USB con nuestros PC) por lo que si optamos por el teclado no sabremos qué tecla pulsar (hay que ir al manual o a las opciones del juego).

Pero es que además, aunque hayamos querido utilizar la configuración clásica en PC de teclado/ratón, rápidamente buscaremos un pad para poner orden en tanto desconcierto: no hay manera de manejar el juego si no es con el doble stick de un pad, sus gatillos y sus botoncitos A, B, X, Y, etc.

Caza monstruos sin parar

En Dark Souls la historia es una excusa para enfrentarnos a una legión de enemigos descomunales. Más en PC incluso, ya que eso de Prepare to Die Edition está justificado por la cantidad de monstruos de más que han metido y de las horas necesarias para completarlo: entre 70 y 100 horas.

Los enemigos son mortales, que quede claro, pero van a necesitar de todo nuestro talento para caer rendidos a nuestros pies. Cada mandoble que nos dan es media barra de vida que nos quitan y si no andamos listos esquivando, protegiéndonos y golpeando viviremos nuestro particular día de la Marmota volviendo una y otra vez a luchar contra el enemigo de marras hasta que le derrotamos.

Da la impresión de que en From Software han disfrutado como enanos imaginando cómo un jugador de PC (el pecero de toda la vida) se estrella una y otra vez contra el mismo muro sin poder hacer nada... aparentemente. Pero sí podemos hacer algo. Lo primero, prepararnos para morir muchas veces y lo segundo, aprender de los errores.

Dark Souls Prepare to Die Edition es un virtuoso ejercicio de aprendizaje constante sobre lo que nuestro personaje puede hacer y cómo debe hacerlo, de ahí que sea fundamental empaparse de los movimientos que podemos ejecutar con cada combinación de botones y teclas. Y es que una cosa de las que puede presumir el juego es de que no vale con in corriendo como locos. Hay que pensar y buscar la forma de derrotar a los enemigos con cierto orden y, sobre todo, mucha precisión para dar el golpe concreto en el lugar perfecto.

Algo de rol... pero no mucho

Hay algo en lo que un pecero debe pasar de puntillas cuando se pone frente a Dark Souls si no quiere hacerse mucho daño y es el rol. O mejor dicho, la ausencia de rol. No hay muchas opciones de clase que nos lleven por el camino del tankeo, del DPS puro y duro o del ranged y el mago. Hay clases que podemos elegir, pero al final todas pueden llevar armas muy parecidas que limitan los combates a una sucesión de golpes: bloqueamos con el escudo, resistimos el ataque y arreamos al enemigo.

Eso sí, a medida que vamos avanzando en Dark Souls podremos canjear puntos para mejorar ciertos aspectos del personaje. Estos stats que vamos subiendo son, de facto, el nivel que adquiere nuestro char y dependiendo de las zonas, será necesario llegar con un mínimo para que no nos maten de un único golpe. Bueno, esto último tampoco es importante porque da igual morir 2.543 veces que 2.544... ¿no os parece?

Por cierto, una de las cosas que más pueden confundir al rolero pecero de toda la vida es el nivel de los enemigos de las zonas que visitamos. Dark Souls no da ni una sola pista y hasta que no nos pegamos con uno de estos monstruos, no sabemos cómo se las gastan. Si llegáis a una zona de nivel 40 ó 45 (las nuevas que han metido en esta versión PC) y andáis por debajo, mejor no tentar a la suerte o la partida se convertirá en un infierno.

Cosas nuevas por ser el PC quien es...

From Software ha metido unos teletransportadores que nos hacen más fácil el ir de un sitio al otro, han incluido por defecto la ¿expansión? Artorias of the Abyss y se supone que técnicamente aprovecha el potencial de las tarjetas gráficas de PC. Pero vamos, esto último es sólo un suponer porque no es así: Dark Souls aparece en la resolución nativa de PS3 y 360 de 1.280x720 y tiene limitado el número de frames por segundo a 30.

Es decir, que ya podemos tener el último modelo de Geforce o AMD que el juego se comporta como si lo estuviéramos jugando en consolas... salvo que recurramos a la comunidad y nos bajemos un bonito fix que hace lo que From Software no ha hecho: permitir que Dark Souls vaya a 1080p (o más) en nuestro ordenador.

Otro detallito de Dark Souls Prepare to Die Edition es la apuesta por el online y el PVP o una especie de cooperativo para combatir contra monstruos mayores. En ambos casos, el que suscribe, no ha logrado conectarse a una partida o Arena, por lo que sólo puedo hablar de estas opciones porque las pone en la caja. Y mira que lo he intentado veces. Pero nada. Sorry.

Por último, me gustaría pedir a From Software y Namco que, por favor, en sus futuras incursiones en PC se olviden de Games for Windows Live. Un sistema terrible, engorroso, que da muchísimos errores y que no sirve para nada salvo para perder los nervios y que Microsoft debió diseñar para que los usuarios de PC nos pasáramos a Xbox 360 hartos de tantos problemas.Pero no lo ha conseguido.

Dark Souls Prepare to Die is for peceros

Debo reconocer que cuando me acerqué a Dark Souls no las tenía todas conmigo. Desconfiaba de un juego que consideraba consolero, de los de usar pad sí o sí y que tenía fama de difícil. No sabía si su rol iba a gustarme y si la historia me engancharía.

Pues bien, pasadas las horas de partida, debo reconocer que me ha gustado y que algo que consideraba negativo al principio, como era el morir casi a cada paso, se ha vuelto una virtud más que reseñable de Dark Souls porque ha despertado esos viejos recuerdos de las coin-op, de batir el récord, de enfrentarnos a un mismo enemigo hasta derrotarlo (si alguien aquí quiere hacerse una idea más o menos de a qué se enfrentará con el juego de From Software, decir que The Witcher 2 podría estar en la misma línea).

Dark Souls es un juego reconfortante porque está muy bien medido en su dificultad (dentro del nivelazo que tiene) y va guiando al jugador para abrirle las puertas de ciertos lugares sólo cuando está realmente preparado. Además, según acabamos con los enemigos vamos viendo que el personaje mejora no sólo por los poderes y stats que vamos asignando, sino por la propia experiencia en combate que adquirimos, auténtica madre del cordero del juego.

El interface no es precisamente muy engorroso y para un pecero es hasta intuitivo y rápido de utilizar aunque se haya dejado tal cual fue diseñado para PS3 y 360. Eso sí, es recomendable hacerse con un pad y olvidarse del teclado y el ratón porque como ya hemos comentado, la adaptación es un dislate de dimensiones descomunales.

Dark Souls Prepare to Die Edition es un juegazo, que dura lo suyo, que técnicamente podría haber sido mejor pero que a pesar de todos sus defectos, técnicos la mayoría, es una opción más que obligatoria para todos los que quieran experimentar en sus carnes lo que es la dificultad hecha videojuego y, sobre todo, una interpretación muy sui generis de lo que es el rol en PC.

Gran juego este Dark Souls Prepare to Die Edition. Sí señor.

Valoración

Gran juego, bien pensado, con una historia que podría gustar y que acaba encganchando si nos lo tomamos como un caza-monstruos. Rol y acción penalizada por un apartado técnico malvado y un control... ¿incontrolable?

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

El juego en sí, las más de 100 horas que dura y sus modos cooperativos y PVP.

Lo peor

El port es auténticamente desastroso y da grima verlo en PC.

Lecturas recomendadas