Análisis

Análisis de Dragon Ball Z: Battle of Z

Por Thais Valdivia
-

Versión comentada: PS3

El nuevo título inspirado en la serie estrella del mangaka Akira Toriyama promete traernos mucha acción y altas dosis de Ki en PlayStation 3, PlayStation Vita y Xbox 360.

Goku, ese mítico personaje creado por el autor Akira Toriyama que ha estado presente en la infancia de muchos (y muchas),regresa a las consolas de la actual generación con un nuevo título bajo su musculoso brazo con el que pretende redimirse de los errores que cometió en juegos pasados. En Dragon Ball Z: Battle of Z, este poderoso Saiyan que ha traspasado todas las fronteras habidas y por haber dentro y fuera del mundo del manganime, se enfrenta a su peor enemigo: él mismo. Pero tranquilos, no estará solo, puesto que a su lado tendrá a sus inseparables compañeros de batalla que le acompañarán allá donde vaya y que no dudarán en dar la vida por su querido amigo. 

Unas misiones llenas de historia

La trama de Dragon Ball Z: Battle of Z comienza en el momento en que los Saiyans llegan a la Tierra, es decir, que todo empieza en la segunda parte del manga, esa que nos muestra a Goku convertido en un adulto casado y padre de un niño. Tras esta primera saga, le siguen las más importantes de Dragon Ball Z: Freezer, Cell y Buu. Pero no todo acaba aquí, puesto que en Battle of Z se han añadido historias inéditas de la serie de animación como, por ejemplo, los hechos que tienen lugar en la última película de la franquicia, Dragon Ball Z: Battle of Gods.

Para recorrer todos y cada uno de estos arcos, se ha habilitado un sistema de misiones. En cada una de ellas nos ponemos en la piel de los personajes más característicos de la historia para vivir junto a ellos los momentos más recordados de la franquicia. Aparte de poder manejar a los buenos, también tenemos misiones especiales protagonizadas por los enemigos más populares en las deben enfrentarse a Goku y compañía. De esta manera somos testigos de las dos versiones de la historia.

No obstante, existen unas misiones secundarias que nos permiten desbloquear más personajes del plantel si finalmente conseguimos superarlas con éxito.

Dentro de la amplia tabla de misiones, podemos jugar más de cuarenta desafíos en los que el objetivo casi siempre es el mismo: derrotar a los rivales que osen plantarnos cara. Aparte de dicho objetivo, hay otros retos como aguantar un determinad número de minutos sin que nos derroten, por ejemplo. Como no podía ser de otra manera, terminar cada misión tiene su recompensa. Además de conseguir experiencia para subir de nivel, recibimos unas cartas especiales que se pueden equipar en cada héroe para hacerles más fuertes. Con estos naipes aumentamos su salud, ataque, etc.   

Unamos nuestras manos y combatamos al mal que nos persigue

Un juego de Dragon Ball sin lucha no sería un juego de Dragon Ball. Por ello, el elemento clave de Battle of Z es su sistema de combate en tercera persona que hace hincapié en que el trabajo en equipo es vital para sobrevivir. Dicho sistema es fácil y simple de manejar, puesto que cada botón del mando realiza una acción diferente: uno sirve para acatar con ráfagas de energía, otro para defender, otro para luchar cuerpo a cuerpo, etc. Tampoco faltan los ataques especiales característicos de cada personaje (cada protagonista posee dos) que necesitan cierta cantidad de Ki para poderse realizar. Al segundo combate ya se le ha cogido el truco.

Una de las peculiaridades de los combates de Battle of Z es que no morimos si el enemigo nos deja si un punto de vida. Pasados cinco segundos, nuestro personaje regresa al campo de batalla con la vida a tope y dispuesto a seguir dando guerra. Pero hay que andarse con mucho ojo, porque estos reintentos tienen un límite que va disminuyendo conforme los usamos y dependiendo de la dificultad de la misión en la que nos encontremos.

Como ya hemos mencionado, la colaboración con otros es esencial. Tanto es así, que se ha incorporado algunos elementos relacionados con este tema. Con la cruceta podemos dar hasta cuatro órdenes diferentes al resto de nuestros aliados. Estas pueden ir desde dar ánimos para que sigan luchando hasta que se aparten de nuestro camino y nos dejen al enemigo a nosotros solos. Aparte, al principio del juego se nos enseña a compartir parte de nuestro poder con el resto en el caso de que se encuentren en un aprieto. Por supuesto, los aliados también nos dan parte de su energía a nosotros.

Ya centrados en el aspecto ofensivo, en Battle of Z podemos desencadenar varios ataques combinados junto al resto de nuestros compañeros, como la cadena meteórica (lanzamos al adversario por los aires para que otro lo remate) o el frenesí sincronizado (los personajes se sitúan junto al enemigo y comienzan a pegarle todos a la vez).

Los combates son muy rápidos, frenéticos. Hay momentos en que es tal la rapidez que a la propia cámara le cuesta seguir el ritmo de los movimientos, lo que conlleva que se vuelva loca. Esto puede provocar que nos mareemos en ciertos momentos.

Al finalizar cada una de estas reyertas se nos da la posibilidad de donar parte de la energía que hemos acumulado a Goku para que su Bola Genki sea más y más poderosa. Gente de todos los lugares del mundo pueden ceder parte de su poder a la noble causa. Esta energía se puede usar en el momento en que equipemos a nuestro personaje con un objeto especial que consigue que desencadene todo su poder. La cantidad total de energía que tiene nuestro saiyan favorito se puede ver en el menú principal.

Más de 65 personajes son los que nos encontraremos dispuestos a ser manejados. Hay que mencionar que de un mismo personaje existen varias versiones, como es el caso del propio Goku, de quien hay hasta seis versiones incluyendo el famoso Modo Dios. También habrá personajes que se tendrán que conseguir vía DLC. 

No estás solo, saiyan

El aspecto más importante de Dragon Ball Z: Battle of Z es que está desarrollado de tal manera que el juego online prima sobre el offline, de ahí que de las tres modalidades de juego que tiene el título una sea únicamente para jugar en solitario. Este es el modo Un Jugador.

En el modo Cooperativo nos enfrentamos a las mismas misiones del modo Un Jugador pero acompañados por hasta tres amigos más vía red. Así, repasar toda la historia de Dragon Ball Z en compañía se hace mucho más ameno y entretenido.

Por último, tenemos el modo Batalla en el que formamos equipo con otros tres jugadores para enfrentarnos a otro grupo de cuatro personas. Cada pelea puede tener sus propias reglas y objetivos, lo que aporta variedad al desarrollo. Si escogemos una Batalla Normal, aquel equipo que venza al contrario antes del tiempo límite, gana; si por el contrario elegimos Puntuación, el equipo vencedor será aquel que consiga el mayor número de puntos posible; Con la norma Bola de Dragón, el ganador será aquel grupo que encuentre las siete bolas mágicas que están esparcidas por el escenario; Finalmente, la norma Batalla Campal podría decirse que es un "todos contra todos", pues nos tenemos que enfrentar a los siete jugadores a la vez para salir victoriosos. Sólo puede quedar uno.

A pesar de ser un juego de acción y lucha, Battle of Z no incorpora un sistema offline para más de un jugador, por lo que si queremos jugar en compañía tendremos que estar conectados.

Por otro lado, a la hora de realizar este análisis no se pudo examinar a fondo el modo online y comprobar si existe algún tipo de problemas como lag o ralentizaciones porque no había  usuarios disponibles. 

Apartado técnico y sonoro made in Capsule Corp

Los gráficos de Battle of Z nos presentan escenarios llenos de color y bien realizados basados en el manga y en el anime de Toriyama. Asimismo, y al igual que en otros juegos de la saga, encontramos elementos que pueden ser destruidos en mitad de un combate, lo que le aporta mucha más espectacularidad si cabe. La única pega que se le pueden achacar a estas localizaciones es que no son todo lo abiertas que parecen un primer momento, puesto que existe un "tope" transparente que nos impide avanzar más.

Los diseños de los personajes son fieles a los originales, por lo que no faltan los músculos bien definidos y marcados de los protagonistas. A pesar de ello, el exceso de brillo en la ropa y en la piel chirría bastante, dando la sensación de que se les ha dado a todos un buen baño de barniz.

Aparte, los temidos dientes de sierra no se notan tanto como en otros juegos, aunque sí podemos encontrarlos si nos fijamos bien, aunque eso no estorba ni influye en la jugabilidad, ya que todo ocurre de una manera tan rápida que casi ni te das cuenta de esos pequeños detalles. Es por ello que en los momentos más pausados, como las cinemáticas, estos pequeños problemas apenas se noten.

La banda sonora está compuesta por melodías originales que consiguen ponernos en situación en todo momento y que cumplen perfectamente con su objetivo. Aunque lo cierto es que en las misiones casi ni se escuchan estos temas debido a que los míticos efectos de sonido de la serie, como cuando algún personaje lanza alguna ráfaga de energía, están a un nivel más alto. Esto último da la sensación de estar participando en uno de los episodios del anime.

Tampoco nos podemos olvidar del tema principal que aparece en la introducción, ya que es la misma canción que apareció en la película Dragon Ball Z: Battle of Gods: Chala Head-Chala interpretada por el grupo Flow.

Asimismo, hay que destacar que tanto la versión de Xbox 360 como la de PlayStation 3, además de incluir subtítulos en castellano, traen consigo la opción de jugar con el doblaje al inglés o con las voces originales en japonés. Este último detalle encantará a los seguidores más acérrimos de la franquicia. 

Una edición portátil que no se achanta

La versión de PS Vita de este Dragon Ball Z: Battle of Z conserva todo lo que hemos apuntado anteriormente, como los modos de juego, aunque existen algunas excepciones. La primera de ellas es el uso de la pantalla táctil en los combates. Esta se utiliza principalmente para los momentos en los que queremos pasar energía a un aliado o restaurar su salud. Presionando suavemente la esquina inferior derecha nos salta esta opción. Aparte de ello, el sistema de batalla es calcado al de sus hermanas mayores, fluido y frenético. No hay ni un segundo de respiro.

Otra de las diferencias que encontramos está relacionada con el aspecto gráfico. Al igual que en las anteriores plataformas, el color y la espectacularidad de los escenarios y los modelados de los personajes está realizado correctamente, aunque a la hora de la verdad, es decir, durante las batallas, los dientes de sierra hacen acto de presencia. En especial se ve en la sombra de los personajes y en el contorno de los mismos en el instante en que alguno realiza un ataque especial, como el Kame Hame Ha de Goku.

En lo que respecta al apartado sonoro, aparte de las melodías originales y los efectos de sonido propios de la serie de animación, destaca el hecho de que no se haya incluido el doblaje original en japonés. Así, los usuarios de PlayStation Vita jugarán con las voces en inglés que estarán acompañadas de unos menús y textos en castellano.

A todo esto hay que apuntar que todos aquellos que posean una PlayStation 3 y una PSVita pueden utilizar la función Cross Save que les permite disfrutar de las trepidantes aventuras de estos Saiyans en cualquier lugar y en el momento que quieran.


Dragon Ball Z: Battle of Z ya está a la venta en las plataformas PlayStation 3, PlayStation Vita y Xbox 360 en tres ediciones: normal, Day One y Goku Edition. La primera de ellas incluye únicamente el juego sin ningún tipo de "extra"; la segunda será limitada hasta agotar existencias y traerá el DLC de Goku vestido con el traje de Naruto en Modo Sabio; Por último, la Goku Edition, aparte del juego, cuenta con un traje especial para Goku (el de Naruto en Modo Sabio), un libro de arte con contenido especial y una figura de Goku de 25cm de altura que pertenece a la línea Master Stars Piece de Banpresto. Además, si eres de los que ha reservado el juego, y dependiendo de la tienda en la que lo hayas hecho, te podrás llevar el DLC exclusivo de Super Vegetto o de Super Saiyan Bardock

Valoración

Dirigido a los acérrimos seguidores de la franquicia, Battle of Z está enfocado al juego online y deja algo de lado las opciones offline.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Ambientación basada en el manganime bien conseguida. Buenas e interesantes opciones multijugador.

Lo peor

Los bruscos y rápidos movimientos de cámara desconciertan y marean. El control no es muy eficaz.

Lecturas recomendadas