Fated the Silent Oath
Análisis

Análisis de Fated: The Silent Oath para PlayStation VR

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS4

¿Quién puede decir no a una historia de mitología nórdica? Este emotivo viaje nos propone usar PlayStation VR como inesperado vínculo con nuestros seres queridos.

Con cinco meses de retraso respecto a la versión de PC (ya pudimos disfrutar este título en Oculus Rift y en HTC Vive), PlayStation VR recibe Fated: The Silent Oath, una aventura que explora el poder de este nuevo medio que es la realidad virtual para transmitir emociones y contar historias de nuevas formas.

Su punto de partida es muy sencillo, pero a la vez de lo más interesante: somos un vikingo fallecido al que una valkiria le ofrece la oportunidad de volver a la vida. El único precio que hemos de pagar es regresar sin voz, y no desvelar nada de nuestro tiempo muertos a las personas con las que nos encontramos... Así, al volver, descubriremos que la comunicación con nuestra familia (nuestra mujer, nuestra hija y nuestro sobrino) se limita a asentir y negar con la cabeza a sus preguntas. Por tanto, las conversaciones de los personajes secundarios son muy importantes y es justo ahí donde llegará el primer problema del juego para muchos usuarios, puesto que todos los diálogos llegan en inglés y sin subtítulos en castellano...

Recopilamos para ti son los 9 mejores juegos de PlayStation VR

Por si esto fuera poco, Fated: The Silent Oath se estructura en cuatro actos, con una duración total de dos horas, en las que desde luego tendremos mucho que hacer: conduciremos una carreta, huiremos de destructivos gigantes, cazaremos con arco, exploraremos una cueva mientras resolveremos puzles... Ahora bien, ¿encontraremos en estas tareas algo que nos cambie la vida o que revolucione la realidad virtual en materia jugable? Siendo sinceros, para nada.

Fated: The Silent Oath

Todo es bastante simple y accesible y, hasta cierto punto, genérico... pero eso no impide que tenga un par de destellos de calidad. En primer lugar, por la forma en que explora las relaciones entre los personajes y la forma de narrar los hechos (no os desvelaremos nada, pero desde luego el final es de esos que dejan un poco "tocado"). Y segundo, porque gráficamente tiene pasajes interesantes, y un estilo gráfico que mezcla con acierto la faceta artística de las aventuras de Telltale y del propio World of Warcraft. Nunca llega a tener un nivel de detalle gráfico que destaque (parece que los juegos de realidad virtual estén condenados a esa situación, aunque Resident Evil 7 haya demostrado lo contrario), pero su estética tiene un cierto encanto, inherente a su ambientación, que resulta convincente.

Lamentablemente, todo ello se ve acompañado de algunos errores gráficos de bulto, en particular por un "clipping" (polígonos de diferentes objetos que se atraviesan cuando no deberían) bastante notorio, que entorpece un poco la sensación de inmersión. El otro gran defecto, claro, es su cortísima duración, ya que al terminar nos da la sensación de que experimentado la punta del iceberg de lo que podría haber sido una aventura mucho más ambiciosa.

Fated: The Silent Oath

Así, Fated: The Silent Oath se queda más bien en el terreno de lo que se están viniendo en llamar "experiencias virtuales", más que en el de los videojuegos más tradicionales, algo que de nuevo es común con la realidad virtual. Ya vimos en Batman: Arkham VR que eso no tiene por qué ser algo negativo si está bien construido, pero en este título sabe a poco. Al menos, su precio de 9,99 euros no es particularmente alto.

Valoración

La idea y la ambientación resultaban muy prometedoras, pero la experiencia se vuelve excesivamente ligera y simple. Una pena, porque podría haber dado más de sí.

Hobby

62

Aceptable

Lo mejor

La mitología nórdica que sirve de envoltorio para el juego y ciertos fragmentos de la historia.

Lo peor

Serios problemas de clipping. Es demasiado corto y simple.

Lecturas recomendadas