Análisis

Análisis de God of War III Remasterizado para PS4

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS4

Ya tenemos nuestro análisis de God of War III Remasterizado para PS4, una puesta al día de la última aventura de Kratos que, entre otras cosas, mejora la resolución, los fps e incluye el contenido adicional en el disco, pero… ¿es suficiente? Vamos a verlo.

Kratos fue uno de los pioneros en la moda de las remasterizaciones cuando a finales de 2009, poco antes del lanzamiento de God of War III, llegó a las tiendas americanas God of War Collection (aquí tuvimos que esperar hasta 2010). Esta colección remasterizó las dos primeras aventuras de Kratos en PS2 a 720p y 60 frames por segundo, mejorando las texturas y fluidez de juego para dejar dos aventuras que no desentonaban en el catálogo de PS3 (y Vita) y, que además, refrescaban la trama antes de lanzar su desenlace.

Y ahora, cinco años después, Sony ha hecho lo propio con la tercera entrega (la última cronológicamente hablando), obra de Santa Monica Studio y una de las mejores aventuras de PS3 que ya en la anterior generación consiguió deslumbrarnos con un despliegue técnico brutal, que la llevó a lo más alto del Olimpo de las aventuras. La pregunta, como con toda remasterización es obvia ¿merece la pena? Lo cierto es que no hay una respuesta válida para todos, porque dependerá y mucho de donde te encuentres y lo que esperes de él…

Una aventura de proporciones tan épicas como gores

No está de más recordar que God of War III Remasterizado es la aventura de PS3 tal cual, sin modificaciones ni añadidos a su historia o jugabilidad. Así pues, nos volvemos a encontrar la misma historia de venganza que enlaza directamente con los hechos de God of War II, que concluía con Kratos ascendiendo por el monte Olimpo para acabar con Zeus. Por delante nos esperan unas 10-12 horas enganchados a una soberbia amalgama de acción, plataformas, Quick Time Events y puzles, hilvanados por la mitología griega y una colosal brutalidad.

No vamos a incidir mucho sobre la aventura en sí porque para eso está el análisis de God of War III para PS3. Solo destacaremos, una vez más, en el que el juego es un festival gore como pocas aventuras han mostrado de forma tan explícita antes: decapitaciones, amputaciones de extremidades, borbotones de hemoglobina que nos ciegan y otras barbaridades se dan cita en un brutal baño de sangre que puede no ser del gusto de todos, aunque no os vamos a engañar: nosotros lo hemos vuelto a disfrutar como la primera vez.

Una experiencia más vistosa y fluida

Algunos dirán que el salto a 1080p y 60 fps no se notan en exceso… pero no es del todo cierto. Si tenemos en cuenta que el juego de PS3 ya era soberbio y que exprimía la máquina a tope, lo que encontramos en PS4 es una mejora sobre esa insuperable base. El aumento de resolución se nota en el nivel de detalle de los modelos (solo hace falta fijarse en la piel de Kratos), en las texturas de cualquier elemento del entorno, en los efectos de luz y sombra, en los sistemas de partículas… en todo. Puede parece nimio, pero lo cierto es que no lo es.

En cuanto a los 60 frames por segundo, son constantes durante toda la aventura (no hemos notado caídas en ningún momento), y dejan unos combates más suaves,  continuos, sin “saltos” o cortes en las animaciones. Es, quizá, uno de los aspectos que más agradecen este cambio… aunque también lo notarás en los momentos de plataformeo o, simplemente, explorando el entorno. Pero estos dos cambios no son las únicas novedades de God of War III Remasterizado.

Un nuevo vicio para los adictos a Instagram

Quizá la más atractiva de todas es el llamado modo foto. Tras activarlo en las opciones, bastará con pulsar la parte izquierda del panel táctil del Dual Shock 4 para pausar la acción en el momento que queramos. Al hacerlo, aparecerán en pantalla las opciones del modo foto, que nos permiten hacer zoom (y admirar el nivel de detalle de los modelos), movernos por la imagen para buscar el encuadre que más nos interese, aplicar más de una docena de filtros de todo tipo, ajustar el brillo e intensidad, elegir marco entre otra docena larga…

Lo cierto es que mientras preparábamos este análisis hemos disfrutado bastante con esta opción, aunque nos hemos dado cuenta de una cosa: no es posible activar el modo foto en determinados vídeos pre-grabados que, además, no están remasterizados o, al menos, no están a 60 fps, afeando ligeramente el conjunto. No es nada grave ni se nota tanto como en las remasterizaciones de God of War Collection… pero, ya que te pones a remasterizar, ¿por qué no hacerlo también con los vídeos y dejar una experiencia completa y homogénea?

Su escueto DLC, incluido en el disco

God of War III Remasterizado también incluye en el disco el contenido adicional lanzado en PS3 tras el lanzamiento, como un nuevo grupo de retos llamado los “desafíos del exilio” y todas las armaduras y skins adicionales, como el de Deimos, el hermano de Kratos. Tampoco faltan la arena de combate, un modo “horda” que te permitirá elegir los rivales, la dificultad y otros aspectos… aunque para desbloquearlo antes debes superar los desafíos del Olimpo.

Tampoco faltan algunos secretos que estaban en el original, como las posesiones de los dioses que, una vez recogidas, podemos activar en una segunda partida para activar efectos como recoger 10 veces más orbes, disponer de una barra de furia ilimitada y ventajas similares. Pero nada de esto oculta uno de los problemas del juego: su “reducida” duración. Como mucho, en un par de buenas sentadas completarás la aventura… y ya habrás visto casi todo (o al menos lo mejor) que tiene que ofrecer. Añade una segunda vuelta para terminar de sacar los demás trofeos… y listo.

Como en el juego original, los desafíos y modos extra tampoco incitan demasiado a rejugar y, aunque la remasterización –a cargo de Wholesale Algorithms Inc. con la ayuda de 5 estudios más- está bien hecha, no es menos cierto que nos hemos topado con algún que otro bug, como fallitos en la IA (enemigos atascados o parados en un par de combates) o tener que reiniciar el duelo contra un jefe final, el escorpión gigante, porque uno de sus puntos vulnerables no se destruían. Nada grave gracias al gran sistema de checkpoints del juego, que autoguarda antes de los  momentos clave... También retiene algunos fallos del pasado, como la normalización del sonido de ciertos diálogos, con algunas voces muy bajas que cuesta escuchar en diálogos puntuales.

¿Merece o no la pena esta remasterización?

Así pues, a la vista de todos estos elementos… ¿merece la pena esta remasterización? Pues como decíamos al principio, depende y mucho de tu punto de partida y lo que esperes. Si nos ponemos en el pellejo de un nuevo usuario de PS4, que en anteriores generaciones jugaba con las consolas de Nintendo o Microsoft, lo cierto es que la experiencia se queda algo coja al no estar presentes los dos primeros God of War, necesarios en cierto modo para no perderse detalle de las relaciones entre personajes y porqué la aventura arranca como lo hace.

En su defecto, tampoco hubiera estado mal que, por los 39,99 euros que cuesta la remasterización (35 en PSN), se hubiera incluido God of War Ascension, el otro juego en PS3 de la saga, que hace las veces de la precuela. Pero visto así, de forma aislada, parece que Sony ha buscado repetir su éxito del verano pasado, cuando lanzó The Last of Us Remasterizado por estas fechas, (también incluía todo el DLC importante), aunque en el caso de GoWIIIR el lanzamiento parece tener menos “empaque” y contenido… aún siendo una aventura única.

Y, para aquellos que ya se lo pasaron en PS3… pues la respuesta es aún más complicada si cabe. A título personal, hacía 5 años que no tocaba el juego y lo he vuelto a disfrutar a lo grande, como la soberbia aventura que es. He gozado con la mejora visual, con la fluidez del combate, el modo foto… pero también entiendo que para una parte importante del público, estas mejoras no son suficiente aliciente para volver a pasar por caja (y más con su actual precio) y superar una aventura que ya conocen y que ya era soberbia en PS3. Si es tu caso, no lo dudes: hay otras opciones.

Si, por el contrario, ahora mismo no hay nada que te termine de convencer –algo difícil, todo sea dicho, con Batman Arkham Knight, The Witcher 3 o Bloodborne entre otros- o  eres un ultrafan de la saga, entonces tienes muchas papeletas para que esta remasterización te enamore. Como hemos dicho, la aventura sigue siendo muy disfrutable y las mejoras visuales no hacen sino mejorar la experiencia. Una experiencia que sigue siendo única en su especie, sobre todo si no la jugaste en su día o simplemente quieres volver a revivirla en su mejor forma posible.

[gallery:121954]

Valoración

GoW III Remasterizado rescata la soberbia aventura de hace 5 años y nos la sirve más fluida y detallada. No hay novedades más allá del modo foto, y su DLC no amplía mucho una experiencia que sobre todo conquistará a los nuevos y los ultrafan.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

1080p y 60 fps dejan una experiencia más vistosa y fluida. El modo foto.

Lo peor

El precio. Que no incluya los 2 GoW anteriores. Algún que otro bug.

Lecturas recomendadas