Análisis

Análisis de The Golf Club

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

The Golf Club nos recuerda que el golf nunca ha copado las portadas de los diarios deportivos o generalistas, normalmente para ver un torneo de cualquier tipo hay que suscribirse a TV de pago, y en general es un deporte que no goza de gran popularidad, pese a ser uno de los que más federados tiene en nuestro país.

En lo que al mundo de los videojuegos se refiere, los últimos años el golf ha ido perdiendo fuelle en los catálogos de consolas y ordenadores de sobremesa, reviviendo en las plataformas móviles con juegos poco fieles a la realidad, más enfocados al arcade que otra cosa.

Incluso una de las sagas más longevas de la historia, la de EA, se ha ido convirtiendo cada día más en un arcade lejos de los simuladores de antaño, llegando a sustituir al PGA Tour Golf de Tiger Woods por un nuevo título de golf arcade en las tiendas de Google y Apple.

El año pasado, tuvimos la oportunidad de disfrutar de una nueva entrega de Tiger Woods, que se pudo disfrutar sólo en PS3 y Xbox 360, teniendo una acogida un tanto fría, a pesar de incluir a leyendas del Golf como nuestro querido Seve Ballesteros.

Lejos quedan aquellos años dorados del golf en los PC's de finales de los ochenta y primeros noventa. Mientras que en las consolas podíamos escoger entre decenas de títulos de golf, a cada cual más realista, según los estándares de la época.

Hasta que llegó el venerado Links 386, LS, etcétera, una saga que supuso la mayoría de edad del género, con una simulación seria, con campos reales y unos gráficos que quitaban el hipo por entonces. 

The Golf Club llega para recoger la esencia de los mejores simuladores de Golf, como Links o losPGA Tour o Tiger Woods, con un planteamiento netamente de simulación, aunque con una gran carga social, como veremos ahora.

Golf sin fisuras

El nuevo título de HB Studios, unos desarrolladores canadienses conocidos por haber creado decenas de títulos deportivos para todo tipo de plataformas durante los últimos años, se ha embarcado en la difícil aventura de crear un título de Golf en el peor momento del género en muchos años, aunque con una apuesta fuerte, ya que hay versiones para PC, Xbox One y PS4.

The Golf Club nos propone este deporte desde un punto de vista más cercano al simulador que al arcade, prueba de ello es que ha contado con la inestimable colaboración de Greg Norman, el gran tiburón blanco, para dotar de mayor realismo sobre todo, al completo editor de campos.

Los primeros hoyos

Los primeros pasos con The Golf Club nos llevan a jugar una ronda, sin más pretensiones que tomar contacto con el manejo de nuestro golfista. Hemos jugado en el PC con el mando de Xbox 360, y desde el primer momento nos hemos hecho perfectamente a sus controles.

Cuando acometemos un hoyo, tenemos la posibilidad de activar una vista aérea de este, que podemos controlar con los sticks, acercando y alejando la cámara a nuestro antojo. El botón B nos muestra una vista aérea donde se muestran varias referencias con la distancia que hay hasta esos puntos.


Con estas ayudas, ya podemos hacernos una idea de cómo encarar el hoyo, por lo demás, la típica información en pantalla, la velocidad del viento, la dirección en que se mueve, las yardas hasta el hoyo, el palo que tenemos seleccionado y el tipo de tiro que vamos a hacer.

Hay que decir, que en las opciones del juego, podemos modificar varios parámetros, tanto visuales, como sonoros y de jugabilidad. Ésta última nos permite activar o desactivar determinadas ayudas, lo que ahonda más en la sensación de simulación.

En estas opciones, podremos desactivar el caddie, y jugar eligiendo nosotros el palo, y no haciéndolo el ordenador, ya que a los jugadores más experimentados les resulta monótono limitarse a hacer el swing sin arriesgar cambiando un palo más alto o bajo y el tipo de golpe.

Para hacer el swing, tenemos que usar el stick derecho, el swing se compone de un primer movimiento hacia abajo, que es el porcentaje de fuerza que daremos al golpe, y otro de subida que supone el desenrosque de la cintura y la dirección del tiro. De esta combinación depende hacer un buen golpe.

Cuando bajemos el stick, debemos volver a subirlo rápidamente, de ello dependerá la uniformidad del golpe. Al lanzar la bola, veremos en la parte inferior izquierda un gráfico con la trayectoria de nuestro swing, lo que nos adelantará la de la propia bola.

Tras el golpe, tendremos la oportunidad de ver una repetición del golpe, y ya no sólo de este, sino de todos los anteriores del hoyo, el que nosotros elijamos, e incluso, en las partidas multijugador, el de los golpes de los demás jugadores.

El motor físico responde a la perfección, lo que cabe esperar de una partida de golf, la caída en calle, fuera de esta con la hierba más alta o en el bunker se comporta como lo haría una bola de verdad. Así como el comportamiento con los distintos palos y tipo de golpes. Podremos realizar chip, loft, pitch etc…

El bote de la bola es fiel a la realidad, lo que unido a lo real de las texturas de la hierba o la arena del bunker, nos proporciona una sensación de juego sólida y robusta, sin extrañas reacciones de la bola.

Editor de campos

Sin duda el gran acierto de HB Studios, y la gran razón de ser de The Golf Club, en torno a lo que girará lo más divertido de este juego. Es un editor progresivo, lo que quiere decir que podrán utilizarlo tanto los más novatos como los jugadores más experimentados.

The Golf Club nos permite, desde crear un campo al azar, con unos parámetros básicosm hasta elegir la época del año en que lo jugaremos, el entorno, desértico, montañoso, costero etc… o bien el número de hoyos de los que se compondrá el campo.

A partir de aquí, contemplaremos una vista aérea del campo en tiempo real, con todo lujo de detalles. Podemos elegir el ancho de la calle, añadir montículos o crear vaguadas, bunkers, lagos  y un largo etcétera de opciones que no nos cabrían en varias decenas de líneas de texto. 


The Golf Club no se compone de campos y torneos reales, los campos creados por HB Studios y los que vayan creando la comunidad de jugadores serán la fuente de la que se nutren los diferentes torneos. Poco o nada se le puede achacar al excelente editor de campos de Greg norman.

Modos de juego

Una de las mejores características de The Golf Club es la versatilidad de sus modos de juego, que aportarán una duración infinita al juego. Partimos de que podremos jugar una ronda simple individual o un tour contra jugadores reales. Antes de ello, tendremos que escoger nuestro jugador.

Este podremos editarlo hasta convertirlo en el golfista que nos gustaría ser o simplemente una reproducción de nosotros mismos, editando la vestimenta, color de piel o si somos un jugador diestro o zurdo.

Sin duda lo más divertido es jugar un torneo público, en el que competimos contra jugadores reales como nunca lo habíamos hecho hasta ahora, viendo sus evoluciones en tiempo real durante la partida.

Así, mientras preparamos nuestro tiro o hacemos nuestro swing, veremos las trayectorias de las bolas de nuestros oponentes, tanto en campo abierto como en el green, donde veremos en tiempo real sus pateos.

Al final de cada hoyo veremos la clasificación en tiempo real y contemplaremos las repeticiones de cualquiera de los jugadores, siempre y cuando estén jugando a la vez que nosotros. Cada vez que comencemos un torneo, veremos las características del campo, ya sea alguno de los oficiales creados por HB o bien de los creados por otros jugadores.

En este informe veremos las reglas que imperan en el torneo, así como la dificultad del campo y las ayudas activadas durante la partida, lo que permitirá jugar a los menos experimentados, con ayudas para facilitarles la tarea. The Golf Club es un juego de golf rico en modos de juego, que desde el minuto uno nos permite competir con otros jugadores de carne y hueso.

Y eso no es todo, porque formaremos parte de rankings globales y podremos ver todo tipo de estadísticas en tiempo real de nuestro perfil. Sin duda, una manera distinta de ver el mundo del golf, donde no priman los campos y jugadores oficiales, sino la fidelidad al propio juego en forma de simulación y a la emoción de jugar contra otros jugadores reales.

Apartado técnico

Técnicamente, The Golf Club tiene dos vertientes, una de ellas, la del motor físico, es sobresaliente y reproduce de manera fiel la física de nuestros golpes y el bote de la bola, lo que sin duda es la columna vertebral de todo juego de golf, en este aspecto, no podemos achacarle nada.


Gráficamente, está muy bien, con unos campos bien modelados, mucho detalle, sobre todo en lo que a luces, sombras, oclusiones, reflejos en el agua de los lagos, luces dinámicas se refiere, todo ello en The Golf Club es de mucha calidad, y cumple perfectamente su función.

Pero quizás, su motor Unity no está todo lo optimizado que nos gustaría, ya que a pesar de haberlo jugado en un ordenador muy potente, con 16GB de RAM, un i7 y una Nvidia GTX 770, no se ha conseguido la fluidez total, los 60FPS, y nuestra gráfica no ha parado de trabajar con la velocidad de giro de sus ventiladores a tope.

Los miles de árboles que puede generar en ciertos campos, en tiempo real, pueden lastrar el rendimiento gráfico. Gráficamente le falta un empujón en su optimización, pero la base es muy buena.

El sonido es correcto, los juegos de golf salvo pájaros, algún avión sobrevolando, y los comentarios, en esta ocasión en inglés, poco más nos suelen ofrecer. Está totalmente traducido al castellano, con alguna palabra traducida de manera extraña, se agradece el esfuerzo de los canadienses.

Conclusión

The Golf Club nos ha gustado mucho, es un gran juego de Golf, más que un juego, un simulador de Golf que rescata la esencia de los Links originales, con una física y desarrollo de las partidas muy real. Si a todo esto le añadimos que podemos crear nuestros propios campos con un editor excepcional,la combinación es formidable.

El apartado social y multijugador, merece un capítulo aparte, es divertidísimo echarse unos torneos con otros jugadores mientras vemos sus golpes en tiempo real, lo que consigue picarnos y probar con el siguiente hoyo.

Si os gustan los simuladores de Golf, este es un título imprescindible, pero incluso siendo profanos en el género, la versatilidad de sus opciones, y la posibilidad de graduar la dificultad a nuestro gusto, permitirá jugar a los golfistas menos expertos y pasárselo en grande en un torneo amateur.

Sólo le echamos en cara una mejor optimización gráfica para funcionar 100% fluido. Por los 32€ que cuesta en Steam, es un juego repleto de opciones, e infinito en duración. Ya está disponible en para Xbox Live y antes de final de mes para PS4.

¿A qué esperáis para hacer un Albatros o un Hole in One? The Golf Club os transportará a los mejores simuladores de golf de siempre, y aún tiene margen de mejora para convertirse en uno de los majors, de esto de los videojuegos. Hacía mucho tiempo que un juego de Golf no me enganchaba tanto como este.

Valoración

Gran juego de Golf, es un simulador de la vieja escuela, el editor de campos y el multijugador le dotan de una duración infinita, sólo falta optimizarlo gráficamente.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

El editor de campos, el multijugador, los numerosos modos de juego y el motor físico

Lo peor

El apartado gráfico necesita un empujón para que fluya al 100% y no caigan los FPS

Lecturas recomendadas