Análisis

Análisis de Grand Ages: Medieval para PS4 y PC

Por Daniel Acal
-

Versión comentada: PS4

Grand Ages Medieval llega a PS4 poco después de aparecer en PC trayendo coservando todas sus virtudes (profundidad sin renunciar a la accesibilidad, duración a prueba de conquistadores, buenas ideas en el multijugador... ) y con su interfaz bien adaptada a las peculiaridades de PS4. Estratega... ¡Europa te está esperando!

La estrategia es un género tradicionalmente vinculado al PC, aunque cada vez más compañías se esfuercen por editar algunos de sus mejores exponentes en consola. Es el caso de Kalypso, que además de para PC nos trae bien adaptado a PS4 Grand Ages Medieval, el último juego de Gaming Minds que llega a España de la mano de Meridiem en una edición física que incluye un enorme mapa-poster, la banda sonora del juego y dos expansiones vía DLC. 

Gaming Minds es un estudio alemán propiedad de Kalypso Media que son ya unos expertos en estas lides como ya demostraron en Grand Ages: Roma (2009), además de encargarse de continuar la franquicia Port Royale, cuya tercera entrega, también desarrollada por ellos, llegó para PC en 2012. De hecho, el propio sello alemán parece querer especializarse en la estrategia, ya que en los últimos años han alumbrado otros buenos ejemplos como Patrician IV, Airline Tycoon II o los últimos Tropico. Y ahora se lanzan también a la conquista de PS4 del mismo modo que nosotros nos lanzaremos a la conquista de Europa con Grand Ages: Medieval.

Europa, a tus pies

Grand Ages Medieval está ambientado en el siglo XI (concretamente empezamos en torno al año 1050) en el continente europeo y sus alrededores. Un enorme mapeado que consta de unos 20 millones de kilómetros y que se extiende desde el norte de África hasta el Caúcaso. Un gigastesco escenario que alberga territorios de muy distinta índole y condiciones, algo que también se va a reflejar en el juego. Las particularidades de cada zona serán uno de los primeros aspectos a tener en cuenta nada más empezar, aunque si sois novatos, lo suyo es que antes de enfrentarnos con esta decisión optemos por el modo Campaña, que aunque su nombre invite a pensar lo contrario, es el modo más "suave" del juego. En esta modalidad empezaremos siendo el alcalde de un pueblecito cerca de Constantinopla y aprenderemos todo lo básico para lanzarnos a la conquista de Europa en misiones y situaciones que tocarán todos los palos para que nada nos pille "de nuevas" cuando nos enfrentemos al llamado Juego Abierto, que es la modalidad que tiene más "chicha".

Efectivamente, en el Juego Abierto de Grand Ages Medieval podremos seleccionar en qué parte del mapa empezamos nuestra "carrera" como conquistadores del llamado Viejo Continente. Como hemos mencionado antes, está deciisión no es baladí, ya que cada localización tiene sus peculiaridades y conocer y explotar bien los recursos de cada zona es clave para empezar con buen pie nuestra andadura, aunque lo cierto es que este aspecto no está del todo bien aprovechado y podría haber dado mucho más de sí y ser un componente mucho más determinante en las partidas.

Además, tenemos que tener en cuenta nuestro entorno y cuáles son las necesidades de las zonas colindantes para producir en consonancia y poder comerciar con ellas. Así, una vez nos hagamos con la batuta de nuestra pequeña ciudad y tengamos claros cuáles serán nuestros primeros pasos de cara a su correcta gestión, será el momento de enviar a nuestros exploradores a reconocer el terreno. El entorno inexplorado está rodeado de la típica "niebla de guerra" que disiparemos a medida que nos vayamos desplazando por los escenarios. 

Un auténtico Juego de Tronos

Al llegar a las ciudades seremos recibidos por el gobernante de turno, que nos ofrecerá algunas pinceladas sobre su población para que tengamos pistas de por dónde van los tiros y poder obrar en consecuencia. La clave para avanzar en Grand Ages Medieval es forjar alianzas políticas y firmar acuerdos que nos permitan crear prósperas rutas comerciales. Y así, ir evolucionando y pudiendo optar a más de 20 innovaciones tecnológicas que son las que hacen (hicieron) avanzar a la humanidad. Ocasionalmente, tendremos que lidiar con imprevistos como catástrofes naturales o incluso la temida peste negra que llegó a segar la vida de un tercio de la población europea en el siglo XIV. Pero eh, saber lidiar con esas crísis forma parte también de nuestro cargo, ¿verdad? No todo va a ser construir y llevarse la pasta como ocurre en la actualidad...

Y cómo no, si la diplomacia falla, siempre podemos optar por la batalla, que es como se resolvían antiguamente los conflictos (aunque por desgracia, en nuestro tiempo también los tratamos de solucionar así). En Grand Ages Medieval tenemos cerca de 20 tipos de unidades (no todas sirven para la batalla) y podemos llegar a construir hasta 4 tipos de barcos de combate (además de los de transporte).

Eso sí, en este Grand Ages la parte del combate está peor desarrollada que la del "politiqueo" y el comercio". Las batallas son bastante sosas y  poco variadas y resulta mucho más satisfactorio doblegar la voluntad de nuestros oponentes arrastrándoles a una bien llevada "guerra de precios" que les hunda en una bancarrota y les obligue a unirse a nuestro imperio que imponernos desplegando a nuestras tropas.

Gráficamente no te va a conquistar

Además, las batallas tienen una puesta en escena bastante simple, lo que tampoco invita a sumergirnos en unos conflictos armados que, mal llevados, incluso pueden llevarnos a la ruina tras cientos de años (literalmente) de buena gestión. Volviendo al tema gráfico, Grand Ages Medieval es correcto, pero sin muchos alardes. Teniendo en cuenta el tipo de juego que es, no podemos ponerle ninguna pega importante, salvo quizás que sus creadores hubiesen puesto más empeño en hacer diseños más "distintivos" para las distintas culturas con las que interactuaremos. También permite un zoom bastante "generoso", aunque no permite acercarse tanto como en otros juegos, como por ejemplo Divinity: Original Sin Enhanced Edition.

Donde sí que nos han convencido más es en su parcela sonora, con una sinfónica banda sonora que acompaña perfectamente a la "acción" y se adapta como anillo al dedo a este pausado desarrollo. Y hay que destacar también que no sólo está traducido si no que también está doblado al castellano. Bien es cierto que la inmensa mayoria de las veces las voces que escuchamos son lo que dicen nuestras unidades al recibir órdenes o una breve exposición de la situación por parte del gobernante de turno. Pero siempre es de agradecer que las voces estén en castellano, ¿verdad?

Bien adaptado y con multijugador

Y otra cosa que nos ha convencido y mucho es su adaptación al Dual Shock 4. Aunque siempre se echan de menos el teclado y el ratón para estas lides por su extrema comodidad, lo cierto es que cuesta poco acostumbrarse y acciones como moverse por los abundantes menús o seleccionar y utilizar las distintas unidades se realizan con bastante soltura y presteza también desde el mando de PS4. Una comodidad que también se deja sentir en el multijugador, apto para hasta 8 jugadores y que sabe cómo adaptarse a estas partidas tan largas sin comprometer a ninguno de los estrategas que partipen en ellas. ¿Cómo? Pues nos permite definir una serie de comandos y rutinas que nos permitirán que nuestra partida continúe aunque no estemos jugando "fisicamente" (aunque ojo, tampoco podremos abusar esta opción ya que, al volver a la partida, podemos encontrarnos con desagradables sorpresas.

En fin, que Grand Ages Medieval lo tiene todo para enganchar a los estrategas, salvo si buscas un juego centrado en el combate. Su pausado desarrollo está mucho màs enfocado hacia el "politiqueo" y lograr establecer prósperas alianzas comerciales y además, se disfruta mucho más así. Y hay que aplaudir también su localización al castellano y sus intentos por adaptarse de la mejor forma posible a PS4. En PC hay opciones mejores pero en la consola de Sony es una "rara avis" que, precisamente por no tener mucha competencia, puede llamar mucho màs la atención de los "consoleros".

Valoración

Un notable juego de estrategia ambientado en la Edad Media en la que la parte de diplomacia y comercio está mucho mejor desarrollada que las batallas.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

Incontables horas de juego para conquistar Europa. Y con textos y voces en castellano

Lo peor

Las batallas son poco variadas y algo sosas. Gráficamente no es muy vistoso.

Lecturas recomendadas