Análisis

Análisis infectado de Resident Evil 6

Por David Martínez
-

Hay muchas cosas en Resident Evil que nos dan miedo: los zombis, los escenarios oscuros, los efectos del virus C... y saber por fin si Capcom ha logrado que la sexta entrega esté a la altura de los mejores capítulos que han hecho tan grande esta saga. Comprobémoslo en nuestro análisis.

El lanzamiento de Resident Evil 6 en PS3 y Xbox 360 era una de las fechas señaladas en rojo en el calendario de todos los jugones. La últimas entregas de la saga (Revelations en 3DS y Operation Raccoon City, desarrollado por Slant Six Games) no habían terminado de calar entre los jugones.

Y en Capcom, conscientes del impacto que tiene esta saga, querían asegurarse de que el juego le gustase a todo el mundo. Sin embargo, hacer un juego que guste a todos, también entraña el riesgo de no apasionar a nadie. Después de haberlo paladeado a fondo, lo primero que os podemos decir es que la compañía japonesa ha optado por el exceso. El planteamiento de Resident Evil 6 recupera elementos de todos los juegos anteriores y los multiplica hasta el límite.

No solo es una de las aventuras más largas de la generación, sino que  además incorpora todas las mecánicas propias del género: tenemos sustos en escenarios solitarios, hordas de infectados, huidas "in extremmis", vehículos... ¿Y todo esto funciona? Pues sólo a medias. Desde luego, el juego es terriblemente entretenido, y las cuatro campañas (más de 20 horas de duración total) son trepidantes. Sin embargo este abuso de medios no consigue darnos los escalofríos prometidos.

En algún momento la acción es tan exagerada que casi parece cómico. ¿Qué os parece saltar desde un avión de combate sobre la cubierta de un portaaviones mientras nos persigue una criatura gigante? Pues es sólo un ejemplo de lo que nos espera en Resident Evil 6.

Que el control no detenga la acción

El control ha mejorado sensiblemente respecto a lo que estamos acostumbrados. Podemos movernos mientras apuntamos y buscar coberturas, como en cualquier "shooter" en tercera persona. Todos los menús se gestionan en tiempo real, sin que la acción se detenga, y una barra de cansancio nos impide realizar todos los ataques cuerpo a cuerpo que queramos. Además los QTE, que son muy frecuentes, están bien resueltos: a veces es cuestión de velocidad y otras de coordinación.

Otro de los elementos clásicos que ha desaparecido es la gestión del inventario. El espacio está limitado, pero apenas se nota, y no importa el tamaño de los objetos que cargamos. En lugar de mejorar las armas con piezas, tenemos una serie de habilidades (que "compramos" con experiencia) de las que sólo podemos seleccionar tres, como los perfiles en los juegos multijugador.

Tres campañas, tres estilos

El desarrollo de está estructurado en tres campañas, cada una protagonizada por una pareja de protagonistas distinta y fiel a un estilo propio. El comienzo del juego (por orden de campañas, aunque no cronológico) intenta reproducir las sensaciones de las primeras entregas de la saga.

El primer capítulo tiene al frente a Leon S. Kennedy, que une sus fuerzas con la agente del gobierno Helena Harper para afrontar la parte más "tradicional" de la aventura. Es una parte tensa y oscura, pero a partir de las dos horas el ritmo se dispara como en una montaña rusa. Algunas zonas están muy inspiradas en Resident Evil 2, con algún susto y "trucos" como los sonidos fuera de campo.

A Jake, el hijo de Albert Wesker, le toca compartir andanzas con Sherry, la niña de Resident Evil 2, que ha crecido hasta convertirse en una joven que lucha contra los ataques bioterroristas. Jake es el personaje más poderoso del juego (es inmune a los efectos del virus por sus antecedentes familiares), capaz de hacer estragos con sus ataques cuerpo a cuerpo.

De hecho, en uno de los niveles debe infiltrarse medio desnudo, con la única ayuda de sus puños. También protagoniza trepidantes persecuciones. Durante su campaña, Jake y Sherry se enfrentan a un tipo de criaturas diferentes, los J´avo, que sufren distintas mutaciones a lo largo del juego, y al mastodóntico Ustanak, que va armado con un garfio y una jaula metálica.

La campaña de Chris Redfield, a quien acompaña Piers Evans, es la que más se apoya en la acción, y por momentos (cuando visitamos Edonia, en Europa del Este) hasta puede parecer un juego de guerra. El uso de vehículos alcanza un nivel superior cuando nos  montamos en un avión AV-8B Harrier, de despegue vertical, que podemos pilotar bajo dos perspectivas (en el interior y con cámara trasera).

La variedad de escenarios y situaciones es brutal, y tiene guiños a los clásicos, como una armería en Tall Oaks que podría estar perfectamente en Raccoon City o un combate en un avión de pasajeros inspirado en Code: Veronica. Sin embargo todo esto juega en contra del argumento.

Hay que terminarse las tres campañas principales, y la secreta, protagonizada por Ada Wong, para enterarse de qué ha pasado con Neo Umbrella, el virus C y los J´avo, y pese a todo, no es gran cosa. Por lo menos ayuda un buen doblaje al castellano y una ambientación perfecta (en lugares tan dispares como Norteamérica, China o Europa del Este).

Sigue la fiesta en el multijugador

El multijugador es un punto a favor. Las tres campañas principales estás diseñadas para el juego cooperativo (online y a pantalla partida) y en niveles puntuales, pueden participar hasta cuatro amigos de forma simultánea. También regresa el modo Mercenarios, para que nos enfrentemos a oleadas de zombis en un tiempo limitado, y Caza de agentes, que nos permite interpretar el papel de los "malos" para ponerle las cosas más difíciles a otros jugadores.

Por si esto fuera poco, ya se han anunciado tres modos adicionales mediante DLC, que soportarán 6 jugadores: Supervivientes, Depredador y Sitio. Y además el juego tiene coleccionables y estrena la red social Residentevil.net para comparar nuestras puntuaciones y preferencias con otros compañeros de todo el mundo.


Para el final, dejamos un apartado técnico excelente, en el que destaca el diseño de los enemigos y escenarios realizado por Capcom, y que sólo tropieza por la frecuencia de los tiempos de carga. Las más de 4 horas de secuencias cinematográficas se salen, y algunos efectos de luz consiguen una atmósfera genial. Puede que no dé tanto miedo, pero desde luego es un juego brillante.

Vive el Resident Evil Day con Hobby Consolas

No te olvides de pasarte por nuestro Resident Evil Day el próximo 6 de octubre y disfrutar de un día completo de experiencias terroríficas con la proyección de la película Resident Evil Venganza en 3D, una charla sobre la saga de Capcom con expertos del Resident Evil Center y un montón de premios, como un enorme e increíble póster de la peli firmado por la mismísima Mila Jovovich.

Valoración

Puede que no sea el mejor Resident Evil de la saga, pero desde luego es el más grande y espectacular (y también uno de los más entretenidos). Sólo se podría mejorar con unas gotas más de terror en la mezcla.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

Es largo y profundo (4 campañas y modos adicionales). La variedad de personajes y situaciones.

Lo peor

No consigue dar miedo. El argumento es bastante flojo y está narrado de forma confusa.

Lecturas recomendadas