Análisis

Análisis de Luigi's Mansion 2

Por Laura Gómez
-

Next Level Games se ha hecho cargo de adaptar el espíritu nintendero en esta secuela de Luigi's Mansion, el título de GameCube que todos adoramos y se nos quedó tan corto. El nuevo título es mucho más largo y ha captado perfectamente la esencia humorística de nuestro héroe miedica.  

Hacía más de diez años que Nintendo no le ofrecía un sitio privilegiado al hermano pequeño de Mario. Luigi fue uno de los anfitriones del título original que aparecía con el lanzamiento de GameCube y, aunque era un título divertido y con mucho encanto, se nos quedaba demasiado corto. Su secuela se anunciaba en el E3 de 2011 sin que nadie la esperara, y este año, por fin, Luigi puede sentarse a la altura de su hermano fontanero con la cabeza bien alta, porque Luigi’s Mansion 2 ha tomado el “más y mejor de lo mismo” por bandera.

Desempolvamos nuestra renovada Succionaentes 5000 para un juego que apuesta por un planteamiento más pausado y que apela al ingenio del jugador. Next Level Games ha sabido jugar bien las cartas clave de los títulos de Nintendo, el humor y la nostalgia: Luigi se pega unos buenos sustos durante el juego, canturrea la melodía principal hasta que le imitamos inconscientemente y nos encontramos con cameos de fantasmas como Boo o los espectros no tan entrañables de Poltergeist. 

Más casas encantadas

La primera novedad es el número de mansiones: si el primer juego sucedía en una sola residencia, este Luigi’s cuenta con cinco tenebrosas mansiones de varios pisos y cientos de habitaciones que rastrear. En el modo historia tenemos cuatro y la quinta pertenece al modo multijugador y la tenemos disponible desde el principio del juego. Cazar a todos los simpáticos fantasmas es más fácil con una serie de artefactos que nos va entregando nuestro profesor chiflado particular, Elvin Gadd, que aparecía en otros tantos títulos de los fontaneros.

Requiere un poco de práctica hacerse al control de la 3DS, pero acabamos aprendiendo que lo importante es pulsar A en el momento adecuado para guardarnos a los espectros en la aspiradora. Los escenarios están llenos de objetos susceptibles de ser aspirados, y muchos de ellos pueden darnos monedas o corazones de salud, muy importantes contra el fanstasma hueso de turno. En este Luigi’s es importantísimo observar el entorno porque siempre se nos puede escapar una cuerda que nos abre una habitación o un cuadro que se cae para mostrarnos un pasadizo secreto.

Los universos de casas encantadas surgieron en el Super Mario World de SNES y, desde entonces, no hemos parado de ver fantasmas en los juegos de los fontaneros. En el caso de Luigi's Mansion 2, podríamos considerarlo un juego de puzles. Paranormales, eso sí. Cada habitación tiene sus propios rompecabezas y ninguno se resuelve mediante la fuerza bruta. Luigi’s Mansion 2 es como una novia inteligente y, por qué no, también bastante llamativa: su estética está brutalmente conseguida y detrás del título hay un gran trabajo de diseño.

Los efectos de iluminación fantasmagóricos son geniales a lo largo de todo el juego y cuenta con un uso muy inteligente de los giroscopios. La curva de dificultad es muy justa y no tardan en aparecer fantasmas más complicados ¡No cometáis el error de pensar que es demasiado fácil! Al final de cada misión obtenemos una valoración y un recuento de tesoros y fantasmas donde asoma la patita el factor rejugable.

Millones de detalles simpáticos

Los detalles que rodean el universo del juego son estupendos. Si en el título original Luigi llevaba un "GameBoy Horror" como dispositivo portátil, nuestro héroe se ha modernizado y lleva consigo una DS tenebrosa con el mapa interactivo de las diferentes mansiones y misiones que debemos completar. Su consola también le sirve para recibir llamadas del profesor. Otro ejemplo de lo cuidadas que están estas pequeñas pinceladas son las secuencias en las que podemos cotillear a los fantasmas a través de algún agujero en la pared; son muy inmersivas y divertidas y podemos pillar a los fantasmas en su hábitat natural, muy relajados y haciendo el tonto.

Los artefactos que nos ha fabricado el profesor Gadd son muy importantes a lo largo de todo el juego, ya que tenemos que manejarlos a la perfección si queremos evitar que los fantasmas invadan el resto del mundo: la renovada Succionaentes 5000, el Desoscurizador que regenera las partículas que esconden los orbes, la linterna con cargas eléctricas, el Fantasmógrafo que rastrea entes... Todos estos gadgets nos facilitan la aventura y son esenciales para avanzar. Ya veis que os esperan muchas horas de rastreo en estos escenarios.

Otro puntazo de este Luigi’s es el modo multijugador (online y local) hasta para cuatro personas. Podéis formar equipo para adentraros en una mansión de un montón de plantas -5, 10 o 25, dependiendo de vuestra valentía-, y resucitaros unos a otros si algún fantasma se pasa de la ralla. Podéis ayudaros a cazar los fantasmas: la cooperación es básica y lo más divertido del juego. También podéis daros la lata entre vosotros, pero eso ya no es cosa nuestra. Ideal para meter sustos y pasar un rato de muerte. El multijugador ha sido el movimiento más inteligente de Nintendo. 

En definitiva,  Luigi's Mansion 2 es un juego muy, muy entretenido, con algunos puzles muy elaborados y un montón de elementos estudiables mermado, quizá, por pequeñas guías en el mapa interactivo que nos dan mascadas algunas situaciones, pero nunca llegan a ser un problema. Si tuviéramos que ponerle una pega al juego, sería la frustración que es capaz de provocar en nosotros, ¡pero no es su culpa!

Valoración

Puede que sea una secuela bastante continuista y que no revolucione el concepto original, pero después de tantos años, nos sabe a gloria. El título es una maravilla y un "must" del catálogo de 3DS.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

En los escenarios necesitamos más maña que fuerza. Su estética tan elaborada.

Lo peor

La banda sonora repetitiva y alguna que otra guía excesiva en el mapa. Nada alarmante, ¡es genial!

Lecturas recomendadas