Análisis

Análisis de Pokémon Shuffle

Por Laura Gómez
-

Versión comentada: 3DS

El análisis de Pokémon Shuffle para Nintendo 3DS y New 3DS tiene el peligro de engancharos. Empezaréis con unos niveles sencillos (como este puzle) y terminaréis más viciados que Celia Villalobos con Candy Crush. ¡Es lo que tiene un free to play!  

Confieso haber comprado paquetes de stickers en Line (¿si son de Hora de aventuras tengo excusa?), y puedo comprender que se pida un dinero extra por según qué DLC, pero las microtransacciones de Pokémon Shuffle son una vuelta de tuerca muy cruel al sistema free-to-play: no molestaba gastar monedas cuando éramos entrenadores de Pueblo Paleta recolectando bichos salvajes, pero sí duele gastar dinero real en comprar una Superball con la que podemos no atrapar al Pokémon y además quedarnos sin el dinero del sándwich. Más que un free-to-play, Shuffle es una máquina tragaperras.

 

¿Esta controvertida ruta freemium es solo un coqueteo con el universo móvil o la caja de Pandora para Nintendo? Steel Diver: Sub Wars ya seguía la idea del free-to-play que te incita a comprar contenido adicional, pero este Shuffle se dedica a probar cuánto tiempo somos capaces de jugar sin pagar un duro. Bienvenidos a un pulso por la salud mental.

 

Match 3, 4, 5...

Al igual que Pokémon Battle Trozei, Shuffle es un juego de puzles al estilo Bejeweled, cambiando las gemas y las runas por cabezas de Pokémon. Al agrupar tres o más “fichas” iguales, se envía un ataque a la criatura que queremos capturar. Si ganamos la batalla, lanzamos una Pokéball y las posibilidades de captura del Pokémon aumentarán si nos han sobrado turnos en la partida. Como en la saga original, los tipos que se unen en el tablero (fuego, agua, psíquico, lucha…) son más o menos efectivos dependiendo de la naturaleza de cada criatura. Cuanto más se usen los bichos en nuestro poder, más rápido subirán de nivel y serán más fuertes. Todos los Pokémon que atrapemos van a nuestro bolsillo, pero solo podemos llevar tres o cuatro a los combates, que pueden elegirse de forma automática o manual.

Algunos Pokémon pueden incluso megaevolucionar en mitad de una batalla y utilizar sus propias habilidades, como eliminar fichas en forma circular o desbloquear casillas en línea horizontal. Elegir qué Pokémon queremos evolucionar también forma parte de la estrategia de Shuffle para superar niveles. Además del tablero normal, Shuffle ofrece niveles Extras y Especiales que cambian ligeramente la mecánica de juego: sin límite de turnos pero sí límite de tiempo, capturar el Pokémon del día, un estadio especial con un legendario… En resumidas cuentas: una jugabilidad muy sencilla, entretenida, genérica y mil veces vista, pero de temática Pokémon. Suficiente. Aparte de la vaga presentación sin un solo efecto 3D, hasta aquí Shuffle funciona perfectamente bien, pero la cosa cambia radicalmente en cuanto el juego demanda dinero.

 

Moneda de cambio

Hay tres tipos de divisas: monedas, diamantes y corazones. Para jugar un nivel se necesita un corazón, y pueden conseguirse cinco más canjeando una de las joyas que aparecen con cuentagotas. Es posible quedarse sin vidas en menos de diez minutos, y si eso pasa, llegan 30 minutos de espera en tiempo real más aterradores que cualquier survival horror. Media hora para un corazón, una hora para dos corazones, hora y media para tres, dos horas para cuatro y dos horas y media para completar de nuevo los cinco corazones de vida. Cosas que se pueden hacer en dos horas y media, por cinco céntimos: ver una película de Kurosawa, ver siete capítulos de una sitcom, estudiar un par de temas de un manual, avanzar más de cien páginas de un libro, un intensivo de pilates, 2.000 tuits…

No es solo el tiempo de espera que se nos impone, sino cómo lo hace Shuffle, con trucos y manipulaciones de percepción. Cada diamante (5 corazones o dinero para poner una partida a tu favor) cuesta un euro, pero también pueden comprarse en grandes cantidades por hasta 45 euros. Si pensáramos hipotéticamente en pagar estas “macrotransacciones”, ni siquiera con esa cantidad de vidas podríamos conseguir todos los Pokémon del juego y completar sus extras: Shuffle, de descarga gratuita en la eShop, costaría tanto como un AAA. Al final, hay dos opciones: esperar con ansia ese tiempo tan cruel que impone la tragaperras o acabar echando más dinero en la ranura.

 

No hace falta atrapar a todos los Pokémon para avanzar en el tablero y acabar el juego; basta con ganarles cada partida concreta para avanzar, pero Nintendo sabe que queremos coleccionar a cada bicho y lo explota. A nivel personal, preferiría pagar 15 euros por este juego con un sistema de corazones menos manipulador; el concepto de pagar por no esperar resulta, cuanto menos, cuestionable.

 

Es una pena: a pesar de ser un juego muy simple, llega a ser adictivo, en la peor acepción de la palabra. Sus combos y sus personajes adorables crean una necesidad que solo puede saciarse con dinero. Nintendo parece haberse subido al carro del espacio móvil con uno de sus peores defectos. Pero es que son tan monos… Me queda una semana para conseguir a Mewtwo en el evento especial. Echo otra moneda. Un, dos, tres, avance, ¿premio?

Valoración

Correcto como puzle, sólido en sus mecánicas y llamativo, pero las microtransacciones frustran y hacen que jugar sea un verdadero incordio. La baza "Pokémon" no vale para todo.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Es entretenido y adictivo. El universo Pokémon está bien implementado en evoluciones, tipos...

Lo peor

Microtransacciones intrusivas. El porcentaje de captura es muy aleatorio. Partidas cortísimas.

Lecturas recomendadas